Abril 4, 2023

Una gestión posible: que el cobre sea un mineral crítico para EE. UU. Por Raúl E. Sáez

Investigador Cieplan

El Gobierno de Chile debe, en el marco del Tratado de Libre Comercio, negociar la inclusión del cobre en la lista de minerales críticos de manera que las láminas de cobre contenidas en una batería también puedan ser de cobre chileno y los compradores de autos eléctricos con esas baterías obtengan una reducción de sus impuestos.


EE. UU. clasifica como minerales críticos aquellos: i) que son esenciales para su seguridad económica o nacional; ii) cuya cadena de suministro es vulnerable a interrupciones, incluyendo restricciones asociadas a riesgos políticos externos, crecimientos abruptos en la demanda, conflictos militares, disturbios violentos, comportamientos anticompetitivos o proteccionistas, y otro riesgos a lo largo de la cadena de suministro; y iii) que proveen una función esencial en la manufactura de un producto, incluyendo aplicaciones en tecnología energética, en la defensa nacional, en la agricultura, en los bienes de consumo electrónicos y en la salud, y cuya carencia tendría consecuencias importantes para su seguridad económica. La lista no incluye los minerales combustibles.

En base a estos criterios, la lista vigente desde 2022 contiene 50 minerales, tres de los cuales son producidos en Chile según el Anuario de la Minería de Chile de 2021, publicado por Sernageomin: cinc, litio y manganeso. La lista es revisada al menos cada tres años, pero el Ejecutivo estadounidense tiene discreción para agregar o retirar minerales en cualquier momento.

¿Por qué es importante que minerales extraídos en y exportados desde Chile estén en esta lista? En términos generales porque EE. UU. está buscando asegurar la disponibilidad de estos elementos esenciales en ciertas cadenas de suministro de bienes y equipos desde países confiables -según el punto de vista norteamericano- y así no enfrentar la suspensión de su suministro por razones geopolíticas. En particular, el objetivo es reducir la dependencia de países y empresas que EE. UU. denomina como “entidades de preocupación” (entities of concern).

Lo anterior se está traduciendo en medidas concretas de política industrial que especifican un porcentaje mínimo de contenido desde países seleccionados para la producción y venta de ciertos bienes en EE. UU. Un ejemplo de ello es el otorgamiento de beneficios tributarios a quienes compren vehículos eléctricos solo si sus baterías contienen minerales críticos extraídos en EE. UU. o en países con los cuales este país tiene tratados de libre comercio.

Por lo tanto, a partir de este año, el litio proveniente de Chile y de Australia tiene una preferencia por sobre el originario de otros países para ser incorporado en baterías fabricadas en EE. UU. El 3 de abril, el Departamento del Tesoro emitió el instructivo que implementa esta norma. Chile está incluido entre los 21 países con tratados de libre comercio cuyos minerales críticos serán efectivamente considerados como contribuyendo al cumplimiento del requisito de contenido exigido. De esta forma, los compradores estadounidenses se beneficiarán del crédito tributario cuando compren un auto con litio chileno. Ahora, se requiere con prontitud que Chile aumente la capacidad de producción y exportación de litio ante esta ventana que se abre y que puede cerrarse en la medida que el beneficio se extienda a otros países.

El cobre también es utilizado en las baterías, pero no está incluido en la lista de minerales críticos. En consecuencia, el cobre extraído y procesado en Chile no contribuye a que la batería sea considerada para efectos del beneficio tributario. Es decir, a diferencia del litio, no existe una ventaja para que los fabricantes de baterías de EE. UU. utilicen cobre chileno.

El Gobierno de Chile debe, en el marco del Tratado de Libre Comercio, negociar la inclusión del cobre en la lista de minerales críticos de manera que las láminas de cobre contenidas en una batería también puedan ser de cobre chileno, y los compradores de autos eléctricos con esas baterías obtengan una reducción de sus impuestos. Esta propuesta de inclusión del cobre recibirá el apoyo de senadores y representantes que consideran que el cobre debe ser un mineral crítico para EE. UU. por su enorme importancia en la transición energética.

Publicaciones relacionadas

Presidente de Empresas de Servicios Financieros A.G.

Julio 19, 2024

El desafío del Registro de Deuda Consolidada. Por Enrique Tenorio

La creación del Registro de Deuda Consolidada es una excelente noticia para el progreso del país, pero para que su impacto sea significativo, es crucial que se considere a todos los actores del sector financiero, desde grandes bancos hasta pequeñas entidades no bancarias.

Socio de Impuestos Internacionales de EY

Julio 18, 2024

Asignatura pendiente: acuerdo de doble tributación con Alemania. Por Felipe Espina

En general, los convenios para evitar la doble imposición aseguran una relación tributaria eficaz y eficiente entre dos países.

Economista. Académica de la FEN de la U. de Chile

Julio 18, 2024

Algo no se está entendiendo bien. Por Gabriela Clivio

La discusión actual de pensiones partió con el pie izquierdo, centrándose en la “repartija” del 6% de cotización adicional y la insistencia de agregar un componente de reparto para las jubilaciones, es decir, que parte de las cotizaciones de los jóvenes financien a quienes se van retirando.

Ex-Ante

Julio 17, 2024

Por qué el Nasdaq cayó en medio de tensiones por comentarios de Trump sobre Taiwán

Gráfico: Ex-Ante | Fuente: Nasdaq

El Nasdaq Composite registró una caída del 2,77% este miércoles, su mayor descenso desde diciembre de 2022, mientras los inversores reaccionaban a los comentarios del ex presidente Donald Trump sobre Taiwán y la política estadounidense hacia China. El S&P 500 también bajó un 1,39%, mientras que el Dow Jones, en contraste, subió un 0,59%.

Director ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI)

Julio 17, 2024

Grandes desafíos en energías renovables. Por Carlos Cruz

(Crédito fotografía: Pablo Gazzolo)

La transición hacia un futuro energético sostenible debe gestionarse cuidadosamente para maximizar los beneficios ambientales netos. Ello también supone que se puedan concretar inversiones estratégicas en este ámbito con el fin de cumplir las metas que nos hemos trazado para luchar contra la crisis climática.