Un crimen político en el que la dictadura venezolana dejó sus huellas. Por Sergio Muñoz Riveros

Ex-Ante

Se ha creado el vergonzoso precedente de que, en territorio chileno, todo es posible. Ello levanta una inmensa interrogante sobre la real capacidad del Estado para defender la soberanía nacional, garantizar la seguridad pública e imponer el respeto a la ley. Son demasiados los signos de vulnerabilidad de Chile.


El asesinato del exmilitar venezolano Ronald Ojeda ha horrorizado a todo el país. La TV y las redes han mostrado repetidamente cómo fue sacado semidesnudo de su departamento por falsos policías, ante la angustia de su esposa y su hijo de 6 años. Las pericias efectuadas por la fiscalía indican que fue asesinado en las horas siguientes al secuestro y enterrado en la zona de Maipú en que fue encontrado su cadáver.

Había sido preso político en Venezuela y vivía en Chile desde 2017. Era un activo opositor de la dictadura de su país, y en enero de este año había sido degradado y expulsado de las filas militares junto a otras 32 personas a las que el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, acusó de traición a la patria.   

Ya sea que hayan actuado directamente agentes de la contrainteligencia venezolana en el crimen de Ojeda, ya sea que hayan actuado delincuentes subcontratados, que hoy parece lo más probable, hemos sido testigos de una operación que desplegó amplios recursos y aplicó metodología militar. No hace falta explicar cuál era el objetivo: eliminar a un hombre al que el régimen de Maduro consideraba un traidor. Se consumó así un crimen político, sin duda, pero no faltarán los que intenten hacernos creer que se trató solo de un caso delictual, y que no se justifica enturbiar las relaciones diplomáticas con Venezuela.

Se ha creado el vergonzoso precedente de que, en territorio chileno, todo es posible. Ello levanta una inmensa interrogante sobre la real capacidad del Estado para defender la soberanía nacional, garantizar la seguridad pública e imponer el respeto a la ley. Son demasiados los signos de vulnerabilidad de Chile. Y si no reacciona pronto con todas las fuerzas que posee, se deslizará, ahora sí, por la pendiente de la decadencia sin remedio. Para evitarlo, los poderes del Estado deben justificar su razón de ser, y quienes están a la cabeza de ellos deben sentir todo el peso de la responsabilidad que desempeñan. Tienen la tarea de velar, con coraje, por las bases de la República.

¿En qué pie quedará el famoso acuerdo de “colaboración policial” suscrito por Manuel Monsalve con funcionarios venezolanos? Y, sobre todo, ¿en qué pie quedarán las relaciones diplomáticas con el régimen de Maduro, crudamente caracterizado por un conocedor de Venezuela como Pedro Felipe Ramírez, que se desempeñó como embajador de Chile en ese país durante el segundo gobierno de la presidenta Bachelet? ¿Qué impresión se habrá formado Jaime Gazmuri, el actual embajador en Caracas, de todo lo ocurrido? ¿Es que aquí no ha pasado nada?

En el contexto del secuestro y asesinato del joven venezolano, el PC actuó de un modo que obliga a preguntar cuáles son sus verdaderas lealtades. Tuvo la opción de apoyar decididamente la investigación sobre el secuestro, sin que importara quiénes eran los autores. Pero, no lo hizo. Pudo condenar el hecho de que se produjera en democracia el primer caso de un detenido-desaparecido. Y tampoco lo hizo. Pudo demostrar independencia y haber dado el acuerdo para que se realizara una sesión especial de la Cámara sobre el secuestro. Y se negó a ello.

Eligió, en cambio, el camino de mostrar preocupación por las críticas al régimen de Maduro, por las “especulaciones terribles”, como dijo Juan Andrés Lagos. ¿Qué clase de compromisos, qué deudas, han llevado a sus dirigentes a actuar como lo han hecho?

Lo más sorprendente fue que Gabriel Boric, sin decir palabra sobre la muerte de Ojeda, haya salido impetuosamente el sábado 2 de marzo a enfrentar a los contradictores del PC por lo que llamó su “anticomunismo visceral”, como si se tratara de un partido que no puede ser criticado por las posiciones que asume. Es muy extraño. Todos los partidos participan en los debates, muy duros a veces, sobre diversos tópicos, y a ninguno se le ocurre decir que las críticas que recibe son una forma de persecución. El PC es parte del gobierno y está sujeto, como cualquier otro partido, al juicio público. Sería mejor que Boric no lo trate como minusválido.

El asesinato de Ojeda ha mostrado dramáticamente la dimensión de las amenazas que enfrenta nuestra democracia. Se ha hecho evidente que la dictadura venezolana tiene “fuerza propia” dentro de Chile, lo que constituye un hecho gravísimo, que plantea exigencias insoslayables a las FF.AA. y las instituciones policiales. Si el gobierno no defiende consecuentemente la soberanía nacional, si no sostiene con firmeza el Estado de Derecho, si vacila respecto de la defensa de las libertades, pagará un alto costo. Y cada día tiene menos capital para hacerlo.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Director ejecutivo del Instituto UNAB de Políticas Públicas y ex ministro de Educación.

Abril 13, 2024

Niños sin matrícula y restricciones para abrir nuevos colegios: ¿Quién paga la cuenta? Por Raúl Figueroa Salas

“La capacidad de gestión de un gobierno, tantas veces ninguneada, es una pieza fundamental de las políticas sociales efectivas. Diagnósticos claros, objetivos precisos y acciones concretas con una mirada local son necesarias para abordar las urgencias. La tendencia a la centralización y deshumanización de las propuestas como una vía de solución tiende a fracasar y […]

Abogado, ex presidente de la Cámara de Diputados

Abril 12, 2024

La dictadura chavista tiene santos en la corte en Chile. Por Jorge Schaulsohn

Imagen: Agencia Uno.

Frente a un hecho gravísimo que comprometió la seguridad nacional, el gobierno chileno no dijo absolutamente nada, trató el crimen como un delito común. Ignoró completamente a la viuda negándose a recibirla. Solo lo hizo ahora ante este nuevo impasse, un gesto que estas alturas aparece como oportunista y cruel. El propio Presidente salió en […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Abril 12, 2024

Las 7 series que hay que ver: humor, thriller, ciencia-ficción, “true-crime”. Por Ana Josefa Silva

Imagen de Eiza González en "El problema de los tres cuerpos", disponible en Netflix.

La mayoría son de este año. Y sí, la mayoría son thriller o de acción, pero muy distintos: algunas son comedias; otras, de humor muy pero muy negro; una es una radiografía a la corrupción; otra, un “true-crime” y también incluí la serie ciencia-ficción que está arrasando en estos días. Además, una serie que había […]

Por Juan Diego Santa Cruz, cronista gastronómico y fotógrafo

Abril 12, 2024

Algo es algo: Monjamón. Por Juan Diego Santa Cruz

Si las monjas pudieran cocinar de todo tendríamos el despliegue de los más sabrosos panes y jamones por todo el urbe et orbi. Ya habrían creado hace siglos el pan de masa madre superiora y la marca “Monjamón” dominaría las ventas en los supermercados.

Abogada y Presidenta de la Comisión de Probidad

Abril 11, 2024

“Es la implementación, estúpido”. Por María Jaraquemada

De izquierda a derecha: Umut Aydin, Carolina Leitao, Ramiro Mendoza, María Jaraquemada y Andrea Repetto. Imagen del Instituto de Éticas Aplicadas UC en el marco del seminario “¿Es Chile un país corrupto?”.

Tenemos una buena base regulatoria, pero muchas veces nos quedamos con la satisfacción de su aprobación y nos olvidamos de lo más relevante: su implementación adecuada, su monitoreo, su evaluación y sus necesarios ajustes a la luz de lo anterior. Si realmente queremos volver a creernos “los jaguares de Latinoamérica” y hacernos cargo de esta […]