Biden, la guerra en Gaza y el fantasma de 1968. Por Alberto Rojas M.

Director del Observatorio de Asuntos Internacionales, Universidad Finis Terrae.
El Presidente de EE.UU. Joe Biden y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en una imagen de octubre pasado.

La guerra en Gaza y las protestas universitarias están dañando la candidatura de Biden. El primer atisbo de eso fue durante las primarias, cuando numerosos demócratas votaron por otros precandidatos del partido como una manera de expresar su descontento con el apoyo de la Casa Blanca al gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu.


A casi siete meses del inicio de la guerra entre Israel y Hamas, las esquirlas del conflicto han comenzado a impactar al gobierno del presidente Joe Biden, precisamente en un año electoral, ya que en noviembre próximo se sabrá si él gana un segundo mandato o Donald Trump regresa a la Casa Blanca.

Para el mandatario demócrata, ya ha sido bastante complicado enfrentar durante estos meses los constantes ataques del expresidente republicano. Ahora, a ese escenario se suman las diferentes aristas del conflicto en Medio Oriente, que ya se instaló en la actual campaña presidencial.

Uno de los flancos más preocupantes han sido las masivas protestas estudiantiles en contra del apoyo estadounidense a Israel, en al menos 40 universidades a lo largo de EE.UU. Y dentro de las cuales figuran instituciones como la Universidad de Columbia, en Nueva York; la Universidad de California-Los Angeles, en la costa del Pacífico; la Universidad de Carolina del Norte, la Universidad de Yale, la Universidad de Texas y la Universidad de Connecticut.

Biden ha insistido en que el derecho a manifestarse no es compatible con disturbios y destrucción de propiedad público o privada, lo que solo le ha granjeado más críticas.

Manifestaciones similares se han producido en diferentes países de Europa y América Latina. Sin embargo, en Estados Unidos el tema de las protestas ha cobrado una connotación especial, ya que muchos ven en ellas similitudes con acontecimientos ocurridos en 1968.

Ese año, el demócrata Hubert Humphrey era el candidato que debía ser proclamado en la convención demócrata, en Chicago. Sin embargo, las protestas de más de 10.000 personas en contra de la guerra de Vietnam acabaron empañando el evento, luego que se registraran más de 600 heridos y 700 detenidos.

La impopularidad del conflicto en la península de Indochina acabó con la candidatura de Humphrey, quien perdió ante Richard Nixon por apenas 500.000 votos. Y hoy, al interior del Partido Demócrata, muchos temen que se repita ese mismo escenario durante la convención de agosto, cuando proclamen a Biden… en Chicago.

La guerra en Gaza y las protestas universitarias están dañando la candidatura de Biden. El primer atisbo de eso fue durante las primarias, cuando numerosos demócratas votaron por otros precandidatos del partido como una manera de expresar su descontento con el apoyo de la Casa Blanca al gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu.

Desde mediados del siglo pasado, Estados Unidos ha sido el aliado histórico de Israel. Y tras el brutal ataque terrorista de Hamas de octubre de 2023, en el que murieron 1.200 israelíes y 250 personas fueron secuestradas, Biden ratificó su apoyo a la respuesta militar de Netanyahu.

El punto es que la ofensiva israelí en Gaza hoy suma cerca de 34.000 muertos, la mayoría civiles, lo que ha generado la condena de organismos internacionales como Naciones Unidas y de numerosos gobiernos. Un ejemplo de eso es que Colombia acaba de romper relaciones diplomáticas con Israel, siguiendo los pasos de Bolivia y Belice.

Durante estos meses ha quedado en evidencia que EE.UU. ya no tiene la influencia -o la capacidad de presión- que podría haber tenido hace años sobre Israel. Pero, al mismo tiempo, ha debido compatibilizar esa situación con un apoyo concreto, por ejemplo, durante el reciente ataque con drones y misiles de Irán.

Si no se logra pronto una tregua que evite que el número de palestinos fallecidos siga aumentando y que la crisis humanitaria se siga profundizando, Biden enfrentará nuevas y más duras críticas a su gestión. Algo que Donald Trump ya ha comenzado a capitalizar en su campaña.

En todo caso, lo que muchos parecen no haber calculado, es que, si Biden pierde las elecciones debido a la guerra en Gaza, el triunfo de Trump solo garantiza un agravamiento de la situación. Después de todo, hay que recordar que durante su primer gobierno mantuvo una estrecha relación con Netanyahu, al punto que ordenó el traslado de la embajada estadounidense desde Tel Aviv a Jerusalén.

¿Será la guerra en Gaza el Vietnam de Joe Biden? Si Netanyahu sigue adelante con la ofensiva en Rafah, siguen subiendo las cifras de fallecidos en Gaza y las protestas en las universidades se extienden a las calles, es muy probable que sí.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Mayo 24, 2024

Furiosa: acción, guerras y venganza, los ejes de una brillante distopía. Por Ana Josefa Silva

La esperada precuela de Mad Max: Fury Road es mucho más que conocer la infancia y adolescencia de Furiosa, la súper heroína de las dos más recientes entregas de la saga. La película está tan bien filmada que vale por sí misma. Además una recomendación de la serie que hay que ver y ¿se acuerdan […]

Abogada y académica.

Mayo 23, 2024

Cuenta pública: Los riesgos de la condescendencia. Por Natalia González

Crédito: Agencia Uno.

La condescendencia podría terminar obviando el eventual oportunismo del giro presidencial, además de que le permitiría hoy y mañana culpar al empedrado por lo que no ha podido realizar, sin asumir mayor responsabilidad lo que es un flaco favor para todos. Ello, además de conducirnos a una posible corrección política, siempre vacía, que lejos de […]

Economista y académico de la Escuela de Negocios de la UAI

Mayo 23, 2024

Es el mercado de capitales, estúpido (y te lo dije). Por Pablo Correa

¿Quién va a financiar la inversión para enfrentar las necesidades hídricas dado el cambio climático? ¿de dónde vendrán los balances para que existan Fintech que le compitan a la banca? ¿De dónde vendrá el capital de riesgo para la industria de la biotecnología agroalimenticia?

Kast en España: Las banderas rojas de la democracia. Por Cristóbal Bellolio

A Kast no le interesa mostrar generosidad ni grandeza de espíritu. No es Piñera ni menos Fiú. Su negocio es otro: polarizar afectivamente la conversación para rentabilizar el clima adverso que experimenta el gobierno. Esa fue la receta con la que accedieron al poder Donald Trump, Jair Bolsonaro, y recientemente Javier Milei: a punta de […]

Director ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI)

Mayo 22, 2024

Estimulantes perspectivas sobre las concesiones. Por Carlos Cruz

Aunque hasta no hace mucho tiempo existían temores sobre el futuro de esta industria, estos deberían haber quedado absolutamente disipados debido a los positivos resultados que ha tenido la Alianza Público-Privada al llevar adelante proyectos de inversión de impacto ciudadano significativo y que generan capacidades habilitantes en los territorios.