Los escenarios del conflicto Hamas vs. Israel y el peligro de una guerra no convencional en Medio Oriente. Por Paz Zárate

Abogada Internacionalista
Soldados israelíes en Cisjordania durante la noche del sábado.

Es bastante poco probable que esfuerzos diplomáticos logren evitar el agravamiento de la situación. En otras palabras, el ataque de Hamas puede derivar un conflicto mayor, que afecte Líbano y Siria. Además, seguramente tendrá un efecto expansivo en toda la región. El escenario, entonces, es un polvorín; pero eso no puede confundirnos. Tal como sucedió en tantas instancias históricas en distintas latitudes, el terrorismo diseña estrategias para dañar civiles, captando mediante matanzas una aterrorizada audiencia internacional lo más grande posible. No le interesa la democracia ni el diálogo.


Tal como pasó al inicio de la invasión rusa en Ucrania, el ataque en contra de Israel por aire, tierra y mar de un grupo terrorista (Hamas, de corte islamista), tomando rehenes civiles y territorio, y la respuesta de ese país (declaración de guerra), debe llevar a la opinión pública en países como el nuestro a buscar un marco certero para entender la disputa, que no es una entre ejércitos convencionales.

El conflicto palestino-israelí es fuente constante de tensión. La mayor parte de la comunidad internacional rechaza la violencia, aboga por el respeto al derecho internacional humanitario y está a favor de la existencia de dos Estados que convivan pacíficamente con fronteras seguras. Chile, en particular, ha hecho hincapié histórico en la necesidad de una solución de la controversia sin intervención de terceros, en concordancia con la posición que hemos defendido en nuestros propios conflictos vecinales territoriales.

Actualmente los palestinos tienen un grado limitado de autogobierno, pero Israel retiene control primario sobre fronteras. Aunque el ataque de Hamas fue sorpresivo por su gran escala y elevado número de víctimas fatales y heridos, la violencia de la región venía creciendo y Cisjordania -la mayor región palestina- vive la peor ola en décadas: en el último año más palestinos e israelíes han sido asesinados que en cualquiera otro desde inicios de este siglo.

Hablar de este conflicto requiere también una distinción básica: separar a la comunidad alrededor del mundo ligada culturalmente al judaísmo (donde caben las más diversas miradas sobre el conflicto), de la ciudadanía israelí (diversa y organizada en un Estado secular), y el gobierno actual de Israel (hoy conducido por una alianza de extrema derecha religiosa que empuja una agenda altamente impopular).

Igualmente, es de mínimo rigor separar al pueblo palestino (religiosamente variopinto) del Islam, del gobierno liderado por Abbas (afectado por varios escándalos), y los tres grupos terroristas que perpetraron este ataque: Hamas (sus brigadas Qassam), la Jihad Islámica (facción de línea dura que operan en Palestina) y Hezbolá (en la frontera con el Líbano). Este último grupo libanés chiíta pide apoyo “árabe e islámico” no para la Autoridad Palestina sino para Hamas y la Jihad Islámica, los que denomina “resistencia”, y con quienes declara hacer “continua evaluación de los acontecimientos y la marcha de las operaciones” en una “unidad de campo”.

El modus operandi de estos tres actores no estatales nos indica que la guerra iniciada ayer nos puede llevar a un escenario gravísimo:

  • Terroristas intentan posicionarse como los verdaderos voceros del pueblo palestino, por sobre el legítimo gobierno, que es la Autoridad Palestina. “Con nosotros el pueblo está recuperando su revolución”, dijo ayer el comandante militar de Hamas mientras llamaba a palestinos a unirse a su lucha.
  • Estos terroristas también intentan posicionarse como voceros árabes, pues al atacar Israel la misma semana en se cumplen cincuenta años del inicio de la guerra de Yom Kippur, envían un mensaje tácito de rechazo a la normalización incipiente de relaciones entre Arabia Saudita e Israel, que podría facilitar la normalización amplia de relaciones por parte del mundo musulmán.
  • La capacidad de fuego mostrada por estos tres grupos no estatales sugiere apoyo de agentes externos como Irán y Rusia. A Vladimir Putin, criminal de guerra con orden de arresto en su contra, le acomoda que Occidente se canse de ayudar a Ucrania a batallar la invasión, y se distraiga con otra guerra. Además, Rusia tiene intereses y bases militares en la región. Al Assad -también criminal de guerra- debe su sobrevivencia en el poder en Siria a la ayuda de Putin y ha dicho recientemente que acogería con agrado nuevas bases rusas, sugiriendo que la presencia rusa en la región se hará permanente.

Considerando entonces el actual contexto geopolítico global post invasión rusa a Ucrania; el hecho que los actores no estatales como Hamas, la Jihad Islámica y Hezbolá no se someten a regla básica alguna del sistema internacional; y la circunstancia que actores estatales con poder de veto en el Consejo de seguridad de la ONU tendrían un interés en ganar influencia en la región, es bastante poco probable que esfuerzos diplomáticos logren evitar el agravamiento de la situación.

En otras palabras, el ataque de Hamas puede derivar un conflicto mayor, que afecte Líbano y Siria. Además, seguramente tendrá un efecto expansivo en toda la región, al afectar la aplicación de los Acuerdos de Abraham, que habían generado mayor inversión, comercio y turismo en la región al normalizar las relaciones con Marruecos, Emiratos Árabes, Sudán y Bahrein.

El escenario, entonces, es un polvorín; pero eso no puede confundirnos. Tal como sucedió en tantas instancias históricas en distintas latitudes, el terrorismo diseña estrategias para dañar civiles, captando mediante matanzas una aterrorizada audiencia internacional lo más grande posible. No le interesa la democracia ni el diálogo. No conduce a ningún proceso de paz.

La única causa legítima en este conflicto es el reconocimiento de dos Estados: Israel y Palestina; y justamente para apoyarla, hay que llamar al terrorismo por su nombre.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Socio Principal de Charme Consultores y Profesor del MPP de la UDP

Mayo 29, 2024

Los sin sentidos del gobierno en la Reforma de Pensiones. Por Alejandro Charme

Crédito: Agencia Uno.

Publicitar medidas no implementadas que ni pretenden aún serlo -como el seguro social- que solo forman parte de un pensamiento ideológico plasmado en un proyecto de ley que ya fue cercenado por el Congreso en primer trámite, y financiada además, con dinero de todos los chilenos, es seguir pavimentando una seguidilla de actividades sin sentido […]

Escritor y columnista

Mayo 29, 2024

Daniel Jadue: El peor de los héroes. Por Rafael Gumucio

Crédito: Agencia Uno.

Jadue es cualquier cosa menos una víctima: Colegio privado, universidad de elite, es cierto, su familia inmigró a Chile y durante algunas décadas infames su colectividad recibió el desprecio del racismo. Pero eso ya no era cierto cuando Jadue pudo bailar un baile típico de su tierra en pleno festival de Viña de la dictadura.

Ex-Ante

Mayo 29, 2024

Visa Waiver: informe del FBI detalla cómo están desarticulando las bandas chilenas de “turismo delictual” (lea el documento)

Los imputados chilenos trasladando una caja fuerte en Nueva Jersey. (Informe del FBI)

El 23 de mayo, una banda de ciudadanos chilenos quedó en prisión preventiva por su presunta participación en robos perpetrados a viviendas de Maryland, Pensilvania, Nueva Jersey y Nueva York. Un informe enviado al tribunal por la agente especial del FBI Jimena Noonan detalló las pistas que permitieron vincularlos con robos de joyas en distintos […]

Director de Inversiones de LarrainVial Asset Management

Mayo 28, 2024

Un cuento de dos países. Por José Manuel Silva

Sin duda que la tarea de mejorar la institucionalidad de la economía chilena para retomar la senda de crecimiento es prioritaria, pero el punto de partida no tiene comparación. Soñar con un país desarrollado que se acerque a Portugal o España es hoy mucho más realista. Con la institucionalidad de los sesenta y setenta era […]

Al gobierno se le viene su propio octubre. Por Sergio Muñoz Riveros

Después de las elecciones de octubre, la pista se pondrá más pesada para el gobierno. La condición de minoría de los partidos que lo sostienen se hará más evidente. Y partirá la campaña presidencial con velas desplegadas. Confiemos en que Boric termine su gestión lo mejor que pueda.