Cuestión de Honor: El frenteamplismo contraataca. Por Cristóbal Bellolio

Ex-Ante
Imagen: Agencia Uno.

Si Boric sigue pidiendo perdón, piensan, ya no quedará autoestima ni dignidad. No quedará ni la base más incondicional de apoyo. Es cierto que los duros no bastan para ganar la próxima presidencial. Pero la política es una maratón. Para seguir corriéndola, hay que salvar el honor.


Primera escena: el Presidente de la República Gabriel Boric, responsable principal de las relaciones internacionales del país, ordena la exclusión de Israel de la feria de defensa y armamento aeronáutico más importante de la región, FIDAE. ¿La razón? Las acciones bélicas del estado de Israel contra la población palestina en Gaza. Aunque muchos lo critican por anteponer sus convicciones personales por sobre los intereses estratégicos del estado chileno, el presidente no recula: sabe que en la izquierda, y especialmente en su entorno, priman las simpatías por la causa palestina.

Segunda escena: apenas se encuentra el cadáver del exmilitar venezolano secuestrado en misteriosas circunstancias en territorio nacional, el presidente Boric usa sus redes sociales para blindar al Partido Comunista ante las acusaciones de complicidad y obsecuencia con la dictadura de Maduro, criticando el injusto anticomunismo latente en sectores de la sociedad chilena. Es decir, opta por reconfortar a un socio antes de enviar condolencias a la familia de la víctima o condenar su crimen.

Tercera escena: ante los cuestionamientos por el deterioro de la calidad de la educación pública, y especialmente de los liceos emblemáticos, el presidente Boric defiende el espíritu de la ley de inclusión de Michelle Bachelet, que terminó con la selección por rendimiento en dichos establecimientos, los pocos capaces de diversificar la elite chilena. El mandatario se cuadra con la tesis de Atria y compañía, la misma que defendieron cuando eran dirigentes estudiantiles: la selección escolar no discrimina por mérito, sino por origen socioeconómico, lo que es injusto para cualquier socialista que se precie de tal.

Cuarta escena: el gobierno introduce indicaciones a la nueva propuesta de “reglas de uso de la fuerza” (RUF) para el control del orden público por parte de Carabineros. Entre ellas, una que mandata a las policías a atender a la identidad de los manifestantes, en especial si son poblaciones vulnerables, como las diversidades sexogenéricas o los migrantes. La mayoría del país no puede creerlo: en medio una crisis de seguridad, el oficialismo insiste con la política identitaria, incrustada en el ADN frenteamplista, que fue rotundamente rechazada en el plebiscito constitucional del 4S.

¿Cómo se llama la película?

Cuestión de honor.

Después de una seguidilla de críticas internas, que acusaron un gobierno culposo y timorato a la hora de defender sus convicciones, el presidente fija tres o cuatro posiciones, aparentemente inconexas, pero que revelan un patrón de autoafirmación ideológico. Si bien es cierto que nuestra administración terminó siendo bastante distinta de lo que imaginábamos en un principio, parece decir Boric, no nos olvidamos de quiénes somos y dónde está nuestra base de apoyo. Punto para Winter.

Este contraataque frenteamplista está amparado en dos elementos adicionales. En primer lugar, se ha sacado poco y nada haciendo guiños a la derecha. Boric y sus ministros han pedido perdón por basurear a Carabineros durante el estallido, por su mezquindad en la pandemia, por impulsar los retiros previsionales que dispararon la inflación, y acaban de reivindicar el temple demócrata ejemplar del fallecido Sebastián Piñera, al cual le hicieron, en palabras del propio presidente, “querellas y recriminaciones… más allá de lo justo y lo razonable”. Y, sin embargo, la derecha no se inmuta. No se allana a negociar las reformas y sigue en la deriva odiosa y confrontacional. Amiga date cuenta.

En segundo lugar, se viene un ciclo electoral. A estas alturas, es poco probable que el gobierno de Boric revierta fantásticamente su magra aprobación. Pero salvo excepciones tropicales como la de Bukele en El Salvador, navegar en torno al 30% de simpatía ciudadana está dentro de la normalidad democrática contemporánea. Boric le habla a su base, a sus arbolitos. A los que postean niños masacrados en medio oriente, recuerdan la trayectoria democrática de los comunistas en Chile, creen en la importancia de los principios igualitarios a pesar de sus externalidades negativas, e insisten en que Chile tiene una deuda histórica con los grupos oprimidos. Con ellos, ellas y elles basta para plantar cara en las municipales y en lo que viene.

Si Boric sigue pidiendo perdón, piensan, ya no quedará autoestima ni dignidad. No quedará ni la base más incondicional de apoyo. Es cierto que los duros no bastan para ganar la próxima presidencial. Pero la política es una maratón. Para seguir corriéndola, hay que salvar el honor.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Abril 16, 2024

XXVII Congreso del Partido Comunista: renovando la ortodoxia. Por Ricardo Brodsky

Crédito: Agencia Uno.

El XXVII Congreso del Partido Comunista no va a modificar un ápice las verdades consagradas por su relato, no va a detenerse en la caída del muro de Berlín, no va a criticar el ultranacionalismo ruso que encarna Putin, no va a criticar ni a Maduro ni a Ortega, no va a aportar nada nuevo […]

Choque civilizacional. Por Mario Waissbluth

La república teocrática de Irán es la que está financiando con dinero y armas a Hezbollah en el Líbano, a Hamás en Gaza y a los Houthis en Yemen, que tienen virtualmente suspendido el tráfico por el canal de Suez. Además, Irán está a menos de dos años de poder enviar misiles con carga nuclear […]

Profesor CIES-UDD

Abril 14, 2024

¿Y por qué no estamos en esa foto? Por Joaquín Lavín

El gran “socio” de Elon Musk debería ser Chile y no Argentina. Los autos eléctricos ocupan tres veces más cobre que los autos convencionales, y nosotros somos el mayor productor mundial. A su vez, ¿qué quiere Tesla de Argentina? La respuesta es obvia: litio para las baterías de sus autos. Pero el segundo mayor productor […]

¿Cuántos delincuentes envió el régimen de Maduro a Chile? Por Sergio Muñoz Riveros

Walter Rodríguez, sicario profesional, identificado como jefe del comando que asesinó a Ronald Ojeda, entró varias veces a nuestro país a cumplir “trabajos” semejantes, y luego escapaba sin problemas. Hoy, según la fiscalía, se encuentra de nuevo en Venezuela. ¿Cuántos otros criminales como él han sido agentes de la “brisa bolivariana”, como dijo Diosdado Cabello, […]

Director de Criteria

Abril 14, 2024

¿Qué se vayan todos? Por Cristián Valdivieso

Hoy, con platas de todos los chilenos, la crisis se agudiza por la corrupción objetiva y subjetiva que se observa en el Estado. Para el 89% de la población en el Congreso hay bastante o mucha corrupción. El 85% piensa lo mismo de las municipalidades, el 79% de la Fiscalía y la mayoría piensa lo […]