Agosto 4, 2022

Ex fiscal Guerra y el alza de encerronas: “Este gobierno llegó al poder con una mirada bastante compasiva de la delincuencia”

Ana María Sanhueza

El ex fiscal regional oriente y profesor de derecho penal de la Universidad San Sebastián cuenta cómo en febrero de 2021 lograron bajar los portonazos en un 43%. Y señala que, tras el fin de las medidas restrictivas por la pandemia y la información estratégica que había de estos delitos sobre puntos y horarios, pudo ayudar a prevenir el escenario.


 -¿A qué atribuye el alza de las encerronas?

-Hay varios factores. Primero, por la disminución de las medidas restrictivas por efecto de la pandemia, pues la gente comenzó a salir y a retornar a su trabajo y también repuntó, lamentablemente, la actividad delictual. Segundo, por una debilidad estructural que tiene el Estado en cuanto contar con los suficientes recursos para hacerse cargo de la problemática delictual. Y, tercero, por la falta de planificación de parte de las autoridades de anticiparse a escenarios que eran esperables en lugares donde ocurren delitos como encerronas y portonazos, que tienden a concretarse en lugares donde hay menor vigilancia policial y menor presencia del Estado. Por ende, los delincuentes aprovechan esa circunstancia y los delitos que se concentren en determinadas áreas.

-¿Cree que era posible anticipar de que habría un alza de estos delitos en 2022?

-Lo lógico era que, al saber que se iban a dejar sin efecto una serie de medidas de restricciones, era previsible que iba a haber mayor circulación en las calles. Ese solo hecho debería haber motivado fortalecer los mecanismos de prevención. Porque en la medida de que haya más movimiento en la calle, hay mayor posibilidad de que ocurran delitos. Hablamos de temas que son, no digo que completamente previsibles, pero en los que se puede actuar con cierta anticipación y ahí sin duda que existe una descoordinación, una falta de planificación respecto de tener claridad sobre qué tipo de fenómenos delictuales pueden producirse. Y, particularmente en este delito, que viene ocurriendo hace años. No diría que es fácil, pero es relativamente sencillo poder determinar los lugares que podían ser potencialmente más afectados, porque hay información disponible desde hace muchos años.

-Hoy se establecieron más de 20 puntos críticos ¿son los mismos que había antes?

-Esos puntos críticos no distan mucho de los que existían hace años atrás. Algunos varían, pero en general son los mismos. Hablamos de salidas o entradas de autopistas concesionadas donde hay alto flujo vehicular, mayoritariamente en la zona poniente y sur de Santiago y, en menor medida hoy en la zona oriente. Se trata de lugares plenamente identificables o que es relativamente sencillo de prever. Por eso creo que aquí hay una falta de planificación estratégica y no ha habido una adecuada dirección de las policías.

¿El Ministerio del Interior está al debe?

-Claramente, el Ministerio del Interior está al debe. Las policías conocen su trabajo, pero requieren la dirección de un Ministerio del Interior fuerte que dé instrucciones precisas y que tenga absoluta claridad de los problemas que se enfrentan y de todas las medidas que se puedan adoptar rápidamente. La falta de liderazgo político de los actores en materia de seguridad y, particularmente las policías, ha sido notorio. No hubo mensajes claros respecto de cuál eran las prioridades que se tenían.

-¿Por qué?

-Tenemos un gobierno que llegó al poder con una mirada bastante compasiva con la delincuencia. Inclusive, vimos en un ex convencional que adhiere a este gobierno y que fue el más votado en su momento, el señor Stingo, que señaló que los problemas de seguridad, particularmente los relativos a robos de vehículos, son de los ricos y de la clase media, que según él tienen solucionadas sus necesidades básicas. Eso refleja un profundo desconocimiento de la realidad y creo que al gobierno lo afectó desconocer esta realidad. Tal es así que distintos personeros han señalado que se han dado cuenta que la realidad en materia delictual era más delicada de lo ellos pensaban. Y, cuando ellos eran oposición, tendían a ver que había una exageración respecto del tema por parte de otras autoridades. Ahora se están desayunando con una situación que es bastante delicada. Hubo falta de liderazgo y falta de planificación de parte del gobierno. Y ahora recién se está viendo que, tímidamente, comienzan a aparecer algunas respuestas y donde el liderazgo lo ha tenido que asumir el subsecretario del Interior ante la falta de competencia de la ministra Izkia Siches.

-Cuando usted era fiscal, en febrero de 2021 y aun había pandemia, en la zona oriente bajaron los portonazos en un 43% ¿qué medidas tomó?

-Creamos un equipo especial dedicado a investigar el robo con intimidación y violencia de vehículos que ocurría en autopistas y en las inmediaciones de los domicilios o en cualquier calle. Fue un equipo de 3 fiscales trabajando con 3 abogados y varios funcionarios abocados exclusivamente. Eso nos permitió manejar e integrar información que logró determinar que los delitos se concentran en pocas manos, en bandas organizadas que normalmente no viven en la zona oriente, pero que aprovechan ciertas facilidades de acceso a las autopistas. A partir de eso nos organizamos con los municipios de la zona oriente. Y con todos, no solo con los de las comunas ricas como se puede pensar, sino que también con La Florida, Peñalolén, Macul y Ñuñoa. Y en ese proceso establecimos responsabilidades que nos repartimos para recabar información relevante para saber horarios, modus operandi, lugares de ingreso y de huida. Y, a partir de eso, aportamos información que permitió a algunas comunas instalar pórticos, detectores de patentes, carros de seguridad ciudadana en los horarios más complejo además de contar con información expedita de las autopistas, porque nos coordinamos con ellas.

-¿Hay una clave?

-La clave es la coordinación. Porque la coordinación no es quién tiene más protagonismo, sino que significa cederlo para un objetivo común. Y no cabe duda que todos, y también este gobierno, no queremos que ocurran este tipo de delitos. Y si suceden, tener mayor posibilidad de descubrimiento. La coordinación fue la clave nuestra en ese momento. No digo que hoy no se haga. Sé que en la Fiscalía Oriente se hace un gran esfuerzo y es sabido lo que ejecuta muy fuerte la Fiscalía Occidente, en particular el fiscal Sergio Soto, que ha hecho un diagnóstico de lo que ocurre en las autopistas. Pero esto requiere impulso y apoyo del gobierno y entregarle a la PDI más responsabilidades preventivas.

-¿Usted trabajó con Carabineros en el tema?

-Con ambas policías. En lo investigativo con la PDI, pero Carabineros también generó equipos y tuvimos muy buenos resultados. Y como no se pueden crear plazas de carabineros de la noche a la mañana y los recursos son escasos, yo creo que el gobierno tiene que tomar medidas como, por ejemplo, implementar un patrullaje preventivo de parte de la PDI. Alguien podría decir que no son sus funciones naturales, pero bueno, ante situaciones de emergencia, hay que tomar decisiones. Hoy, en una situación tan grave como la que vivimos, y que además se concentra en determinados horarios y sectores, hay que ordenarle a la PDI asumir labores preventivas para colaborar con la acción de Carabineros. Esto, para tener mayor presencia en la calle, porque la mayor presencia es disuasiva. Y si ocurren delitos, permite detener en el menor lapso posible”.

-Hablo de una situación de emergencia, ¿Piensa que el país está en el mayor nivel de delincuencia?

-Creo que está en un momento bastante delicado. Eso lo dijo en su momento el subsecretario de Prevención del Delito y  probablemente sea así. Y no solo por los robos de vehículos, porque eso puede que baje con algunas medidas que se tomen.  Lo más preocupante es la proliferación del narcotráfico que se ha instalado en muchos barrios y ciudades y que, derivado de las disputas por ocupar el territorio, vemos con más frecuencia homicidios que no tienen resoluciones. Porque no solo aumentaron, sino que muchos no son aclarados y eso genera temor y sensación de impunidad.  Esto, además del fácil acceso y la proliferación de armas de fuego en manos de delincuentes sin un adecuado control por parte del Estado. Todo esto es un caldo de cultivo que nos llevó a una situación grave. No es culpa esencialmente de este gobierno; hay responsabilidades compartidas de distintos gobiernos que han tenido una mirada más en lo efectista que en lo eficiente. Pero hoy quien gobierna tiene que hacerse cargo y no se pueden tener miradas contemplativas.

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Mayo 16, 2024

Osvaldo Andrade y cuenta pública: “Esto de los legados de los gobiernos me está pareciendo una siutiquería”

Imagen: Agencia Uno.

El ex parlamentario y ex ministro Osvaldo Andrade (PS) plantea que en la cuenta pública del 1 de junio el Presidente Boric debe reconocer las cosas que no se lograron en lo que lleva de su mandato. “El gran déficit que tiene el sistema político hoy día es que se ha instalado una lógica de […]

Marcelo Soto

Mayo 15, 2024

Ex ministro Raúl Figueroa y condonación del CAE: “Es demasiada la confusión en el Gobierno”

El ex ministro de Educación, Raúl Figueroa, director del IPP de UNAB, observa con mucha preocupación la insistencia del Gobierno en condonar el CAE, junto a una fórmula alternativa de una especie de impuesto al trabajo para los egresados remunerados de universidades sin gratuidad. “El óptimo sería que si existen recursos disponibles, esos recursos se […]

Marcelo Soto

Mayo 15, 2024

Sebastián Sichel: “El Frente Amplio está dejando desastres comunales”

El ex candidato presidencial y ex ministro, Sebastián Sichel, enfrenta a la alcaldesa Emilia Ríos (RD) como candidato en Nuñoa. Critica duramente al Frente Amplio: “A esta altura les pido un poquito de humildad. Su estatura moral se ha caído a pedazos”. Sobre Kast dice que él “tiene una agenda  basada en ir fortaleciendo su […]

Marcelo Soto

Mayo 15, 2024

El alcalde que transformó a Medellín en una ciudad segura: “Se puede hacer lo mismo en Santiago y Valparaíso”

El político y matemático colombiano, Sergio Fajardo, fue el alcalde que a partir de 2004 transformó a Medellín desde una de las ciudades más violentas del mundo a un ejemplo urbano. Dos veces candidato presidencial, no descarta una nueva aventura. De Petro, dice que “habla mucho, pero hace poco. Es un caudillo populista”. Fajardo vino […]

Marcelo Soto

Mayo 14, 2024

Eugenio Guzmán: “El momento de José Antonio Kast ya pasó”

Eugenio Guzman, decano de la Facultad de Gobierno de la UDD, analiza el panorama electoral con la mirada puesta en las municipales del 27 de octubre. Y también revisa las candidaturas presidenciales. Dice: “Kast no ha logrado posicionarse como el líder… algunos han creído que una fórmula a lo Milei podría funcionar en Chile”.