SIMCE 2023: Cuidado con el triunfalismo. Por Gabriel Ugarte

Investigador CEP

Los resultados del SIMCE revelan indicios alentadores de una posible recuperación en el sistema educativo tras los desafíos impuestos por la pandemia. Sin embargo, este optimismo inicial debe ser matizado con una mirada crítica y contextualizada, evitando interpretaciones incompletas e imprecisas.


Los resultados de la prueba SIMCE han generado optimismo en el gobierno, ya que el sistema educativo muestra los primeros signos de recuperación después del impacto de la pandemia. Sin embargo, es fundamental no perder de vista los posibles sesgos en la interpretación de estos datos, lo que insta a realizar un análisis más profundo y contextualizado de nuestra situación actual.

Pongamos primero los resultados en contexto. Mientras 4° básico ha logrado recuperar los niveles que tenía antes de la pandemia, lamentablemente, no se ha observado el mismo progreso en 2° medio. Aunque es alentador ver señales de recuperación en el sistema educativo, hay que reconocer que regresar a los niveles previos al brote no es suficiente. Incluso antes de la crisis sanitaria, el país enfrentaba desafíos considerables en términos de calidad y equidad. Basta recordar el persistente alto porcentaje de estudiantes que no alcanzan los estándares mínimos de aprendizaje en matemática y lectura.

Junto con lo anterior, no podemos olvidar que la recuperación que observamos es respecto de cohortes distintas. Los alumnos que participaron en la prueba de 2022 en que se detectaron deterioros significativos en los aprendizajes no son los mismos que fueron evaluados en 2023. ¿Qué sabemos de los primeros? Lamentablemente nada. La evidencia es clara: recuperar aprendizajes no es fácil y es intensivo en recursos. Nos enfrentamos, por tanto, a la incertidumbre de si estamos logrando una recuperación integral o si estas mejoras se limitan a ciertos niveles, como aquellos que participan de evaluaciones estandarizadas que tienen consecuencias para las escuelas.

El preocupante problema de ausentismo escolar –donde cerca de un tercio de los alumnos exhiben niveles graves– también se refleja en la participación en el SIMCE. Si hasta antes de la pandemia un 94% de los estudiantes de 4° básico rendía la prueba, en los últimos dos bajó a cerca del 90%. Aunque estas cifras podrían no parecer significativas a primera vista, el impacto es comparable a la exclusión de las regiones de Arica y Parinacota, y Tarapacá, de la medición. ¿Quiénes son esos alumnos? Aquí necesitamos mayor información y análisis, pero no sería descabellado suponer que se trata de estudiantes más desfavorecidos. Si esto es así, se requiere especial cautela para analizar el avance que estamos observando en dicho grupo.

Hasta aquí el contexto que ha faltado en la reflexión de la prueba SIMCE. Pero también es crucial abordar y corregir algunas imprecisiones que se han difundido respecto de los resultados. El gobierno ha celebrado con entusiasmo la mejora que experimentó la Nueva Educación Pública, que recientemente ha estado en el centro de la atención debido a las dificultades que los Servicios Locales de Educación Pública (SLEP) han tenido en su implementación. Se ha indicado que “En 3 de los 4 resultados, los SLEP […] superan las alzas del sector municipal” (Ministerio de Educación 2024).

Lamentablemente, esta afirmación dista de la realidad. Las diferencias entre los SLEP y las escuelas municipales son pequeñas, de un par de puntos en promedio, por lo que el margen de error de la prueba SIMCE no permite afirmar que hay una diferencia en los puntajes. Más aún, la mejora de los SLEP no incluye la potencial pérdida de aprendizajes que experimentaron las escuelas públicas de Atacama, por el paro de profesores de más de 80 días de duración. Considerando los últimos resultados de la Prueba de Acceso a la Educación Superior (PAES) del servicio de Atacama y que este abarca a casi al 20% de la matrícula total de los SLEP, es plausible que la mejora en la educación pública esté incluso sobreestimada.

Por último, junto con los aprendizajes, también es fundamental analizar el contexto en el cual aprenden y se desarrollan los estudiantes. Para ello, la Agencia de la Calidad publica los Indicadores de Desarrollo Personal y Social, los cuales, según la institución, no han mostrado variaciones significativas en el tiempo. Es así que, por ejemplo, en convivencia escolar todo seguiría igual en las últimas tres mediciones.

Pero ¿qué ha pasado con los grandes retrocesos en las dimensiones de seguridad y comunitaria que se observaban en 2022 (CEP 2023)? Dicho año un 13% de los alumnos de 2° medio tenía miedo de que alguien les hiciera daño en los baños, un aumento de casi un 100% respecto de la situación prepandemia. Para las mujeres dicho porcentaje es de 16%. ¿Qué nos revela la nueva aplicación del SIMCE sobre este fenómeno? ¿Tendrá algo que ver con el aumento en las brechas entre hombres y mujeres? Lamentablemente, no disponemos de información, ya que en esta ocasión la Agencia no ha seleccionado esta pregunta para su publicación en la presentación oficial.

Los resultados del SIMCE revelan indicios alentadores de una posible recuperación en el sistema educativo tras los desafíos impuestos por la pandemia. Sin embargo, este optimismo inicial debe ser matizado con una mirada crítica y contextualizada, evitando interpretaciones incompletas e imprecisas. Sin duda esto no es fácil en un contexto electoral en que el gobierno busca resultados para resaltar en estos dos primeros años de mandato. Sin embargo, más importante aún es no enviar señales equívocas al sistema educativo. Solo así podremos verdaderamente celebrar el progreso y asegurar un futuro prometedor para las generaciones venideras.

Para más contenido After Office, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Conduce Catalina Edwards

Abril 18, 2024

Investing [E86] – Paula Meléndez: excelencia laboral y compromiso con los colaboradores

Canva.

En un nuevo After Office: Investing, Catalina Edwards conversa con la vicepresidenta ejecutiva de Personas del Banco Santander para analizar el rol de la institución en la industria financiera, con énfasis en sus condiciones laborales certificadas por Top Employer, además de profundizar en las transformaciones que ha implicado este tipo de prácticas.

Socio de Consultoría en Personas de EY Chile

Abril 18, 2024

Ley de 40 Horas y sus desafíos interpretativos. Por Juan Andrés Perry

La ley de reducción de jornada de trabajo, al igual que la ley de trabajo a distancia y teletrabajo, y la ley de conciliación vida personal, trabajo y familia, atiende a nuevas figuras de organización del trabajo y de adaptabilidad en la prestación de servicios. Son normas que han permitido una mayor inserción laboral y […]

Conduce Catalina Edwards

Abril 17, 2024

Investing [E85] José Manuel Silva: Vulnerabilidad económica en el contexto internacional

Canva.

En este episodio, Catalina Edwards conversa con el director de inversiones de Larraín Vial Asset Management, José Manuel Silva, sobre la situación económica y lo expuesto que está el mundo a un escenario geopolítico cada vez más incierto.

Director ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI)

Abril 17, 2024

Revalorizar las concesiones. Por Carlos Cruz

Es necesario demostrar que las rentabilidades asociadas a las concesiones en su ciclo de vida se encuentran dentro de un rango absolutamente normal para inversiones de grandes dimensiones que se diseñaron a fines del siglo pasado cuando en el país imperaban riesgos muy superiores a los actuales.

Investigador del Centro de Estudios Públicos (CEP)

Abril 16, 2024

Necesidad de ajustes a la medición de la evasión. Por Gabriel Ugarte

El incumplimiento tributario debe ser combatido sin importar su magnitud. Sin embargo, solo al contar con cifras precisas y consensuadas sobre la evasión fiscal, podremos establecer metas realistas y diseñar políticas efectivas para reducirla.