Abril 25, 2024

Más impuestos para todos, ¿menos para mí? Por Pablo Correa

Economista y académico de la Escuela de Negocios de la UAI

Priorizar el crecimiento. No es retórica: crecimiento implica mayor recaudación fiscal directa, incremento en la masa salarial, en la formalidad laboral y, por ende, una posibilidad futura de ir cerrando la brecha en los impuestos personales. Por ahí va la cosa. Claro, es más lento y difícil, pero es correcto.


“Renta también es para ti” fue el slogan que el Servicios de Impuestos Internos (SII) escogió este año para incentivar la declaración de dicho impuesto durante abril. ¿Para mí también? ¿en serio? Quizás cuantas personas se harán esa pregunta mientras siguen con interés y devoción los pasos del ministro Mario Marcel en la tramitación de la reforma tributaria -ahora- pacto fiscal, que en julio de 2022 buscaba recaudar 4,3 puntos del PIB y hoy, a punta de golpes de realidad, pasó primero a 2,7 puntos, después a 1,5 puntos, para terminar probablemente en…bueno, todos sabemos dónde.

El tema no es que Chile no necesite una reforma tributaria. El problema es que llevamos años enfocando mal el problema. La recaudación fiscal (no los ingresos fiscales) no es excesivamente alta, es relativamente estable y cercana al 20,5% del PIB en promedio desde el año 2010 a la fecha. ¿Es muy distinta al promedio de la OECD? Una vez descontado el aporte a la seguridad social (para medir peras con peras), la brecha se aproxima a los 5 puntos del PIB. Por lo tanto, el diagnóstico es correcto: Chile tiene una recaudación tributaria menor a la de los países más desarrollados: el Estado necesita más si queremos entregar servicios públicos acordes a un país desarrollado.

Pero llevamos más de 30 años intentando solucionar este problema como Robin Hood: cobrarles más a los ricos, para que el Estado redistribuya hacia los pobres. Y los ricos son siempre los mismos. Las empresas, por definición entes sin rostro, y un grupo de personas -donde por supuesto uno nunca está incluido- y sobre los cuales siembre hay un juicio de valor: no están pagando suficientes impuestos.

Sin embargo, al mirar los datos -cosa que en los últimos años se ha transformado casi en una herejía a la hora de diseñar políticas públicas- nos damos cuenta de que, al compararnos con el mismo grupo de países, nuestro sector empresarial paga relativamente mucho más impuestos, llegando a representar cerca 6% del PIB versus un 3,3% promedio en la OECD. Esto es tanto por la tasa única del impuesto corporativo, como la marginal sobre capital. O sea, es claro que seguir subiendo el impuesto al capital, no es la receta (dato útil al margen: el capital también es móvil).

Veamos otros impuestos entonces: ¿es el IVA o impuesto al consumo el problema? No, tampoco va por ahí. No hay brechas significativas cuando nos comparamos por otros países y, al contrario, Chile se destaca hace años por tener un sistema de impuesto al valor agregado que no genera distorsiones en precios relativos al ser un impuesto con tasa única, con baja tasa de evasión y que se ha modernizado en el tiempo, ampliando su perímetro hacia el mundo de servicios exentos históricamente sin razón.

¿Qué más? Los impuestos a la propiedad o al patrimonio no son de mi gusto -y al parecer de nadie, según muestra la evidencia reciente-, ya que siempre van sobre un stock de riqueza ya tributado, y en un mundo con cuentas de capitales nacionales más abiertas, la competencia no es una buena aliada de la recaudación fiscal. Además, hoy Chile no tiene diferencias significativas con sus pares más desarrollados.

Siempre están los impuestos pigouvianos al rescate: necesarios, útiles y cada vez utilizables sobre un espectro más amplio de externalidades. Si en un principio estaba el tabaco, alcohol y combustibles, ahora podemos ir incluyendo azúcares, plástico, sal, grasas saturadas…la lista de externalidades negativas a tributar es alta, pero la recaudación efectiva acotada.

Entonces, ¿por dónde va la cosa? Pues por donde nadie quiere: por el bolsillo de las personas. Los impuestos personales -en los últimos diez años- representaron en promedio un 1,7% del PIB versus el 8% en la OECD. Ahí están prácticamente toda nuestra brecha tributaria. Las personas en Chile pagan poco impuesto sobre sus ingresos.

Pero ¡cómo se atreve a decir eso, si la tasa marginal llega al 40% y más encima la quieren aumentar! Tienen toda la razón. No es que se pague poco, es que son muy pocas las personas las que pagan impuesto sobre la renta. Por eso nuestro enfoque ha sido el equivocado.

  • Podemos seguir pensando que las 9.711 personas que declararon rentas por sobre el tramo del 40% del global complementario el año fiscal 2023 siguen contribuyendo poco y que los “ricos” deben pagar. Dudo que eso mueva la aguja.
  • La otra es pensar que las 8.423.799 personas que recibieron ingresos y se ubican en los tramos exentos puede ser una cifra algo abultada.
  • Pero estamos hablando de una cota mínima de ingresos de aproximadamente $900.000 brutos mensuales. La economía política hace muy poco realista pensar en aumentar los impuestos para la clase media-media y de ingresos medios altos (C3, C2 y C1b).

¿Estamos atrapados? ¿Qué pasaría si miráramos el problema con desde una visión de largo plazo? La solución pasa por reconocer que en el corto y mediano plazo no tenemos la capacidad de aumentar los impuestos y abandonar esa retorica: no más alzas tributarias por un buen tiempo, independiente del gobierno de turno. No es realista incrementar el impuesto a las personas y el impuesto a las empresas debe simplificarse, y en algún momento, tratar de reducirse. Ese es el primer paso.

Lo segundo es acotar las expectativas de gasto. Detener las promesas de incremento de gasto fiscal, porque cualquier otra cosa es irresponsable. Tercero, priorizar las necesidades futuras, y con ello, revisar el gasto comprometido. No es posible tener un Estado donde más del 90% de sus ingresos están “pegados” y sean inflexibles a la baja. Esto pasa recortar por el empleo público, donde todo intento de modernizar el Estado se derrumba.

Finalmente, priorizar el crecimiento. No es retórica: crecimiento implica mayor recaudación fiscal directa, incremento en la masa salarial, en la formalidad laboral y, por ende, una posibilidad futura de ir cerrando la brecha en los impuestos personales. Por ahí va la cosa. Claro, es más lento y difícil, pero es correcto.

Para más contenido After Office, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Coordinadora Mef Educa - Mujeres en Finanzas

Mayo 24, 2024

Cobre: ¿Suficiente soporte para la economía chilena? Por Carolina Godoy

Chile enfrenta desafíos significativos en términos de su política fiscal. A pesar de un aumento en los ingresos por cobre, el crecimiento de la deuda de los últimos años y reservas internacionales por debajo del nivel recomendado por el FMI, limitan la capacidad del país para manejar shocks internos y externos.

Jaime Troncoso R.

Mayo 23, 2024

Las razones de la decisión del Banco Central de bajar la tasa solo en 50 puntos bases

El Consejo del Banco Central de Chile (de izquierda a derecha) Luis Felipe Céspedes; Stephany Griffith-Jones (Vicepresidenta); Rosanna Costa (Presidenta); Alberto Naudon y Claudio Soto.

Durante su última Reunión de Política Monetaria (RPM), el Banco Central decidió reducir la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 50 puntos base, dejándola en 6%. Esta medida refleja una estrategia de moderación en las bajas, influenciada por diversas razones internas como externas.

Conduce Catalina Edwards

Mayo 23, 2024

Arturo Frei y desempeño económico de Chile: “Lo que nos preocupa es que la inversión no se ha recuperado”

En una nueva edición de After Office Investing, Catalina Edwards conversa con el gerente general de Renta4 Chile, Arturo Frei y analizaron el desempeño del mercado bursátil chileno y el récord de su principal indicador, el IPSA. Además, Frei abordó el impacto de la liquidez en el mercado, las valoraciones atractivas de la bolsa local, […]

Economista y académico de la Escuela de Negocios de la UAI

Mayo 23, 2024

Es el mercado de capitales, estúpido (y te lo dije). Por Pablo Correa

¿Quién va a financiar la inversión para enfrentar las necesidades hídricas dado el cambio climático? ¿de dónde vendrán los balances para que existan Fintech que le compitan a la banca? ¿De dónde vendrá el capital de riesgo para la industria de la biotecnología agroalimenticia?

Conduce Catalina Edwards

Mayo 22, 2024

After Office [E94] – Natalia González: Desafíos y perspectivas desde la alta dirección

En una nueva edición de After Office, la periodista Catalina Edwards conversa con la abogada y directora en Carozzi, Natalia González, sobre su rol en la alta dirección, la importancia de la experiencia regulatoria, y la presencia femenina en el mundo empresarial.