Diciembre 25, 2023

Nadie es dueño de los votos. Por Ricardo Brodsky

Ex director Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

El gobierno tiene una oportunidad para retomar el control de la agenda, por cierto, invocando nuevas prioridades como el crecimiento económico y saliendo de sus visiones más ideologizadas. Activar con fuerza la economía y la inversión pública y privada aprovechando el espacio de certidumbre que da el fin del proceso constitucional debiera ser el corazón de los dos años que tiene por delante.


El triunfo del En Contra en el plebiscito cerró el proceso constitucional iniciado tras el acuerdo del 15 de noviembre de 2019. Dos propuestas, una defendida por la izquierda en 2022 y otra defendida por la derecha en 2023, fracasaron rotundamente en las urnas dejando a la política chilena ante un chasco de proporciones inéditas.

El triunfador, sin embargo, de todo este largo y tortuoso proceso, fue ese escaso bien en el mundo político: el sentido común. En efecto, fue en su nombre que el 60% de los electores rechazaron la propuesta de la Convención en 2022 y la del Consejo por un parecido 55%. En el fondo, los chilenos no quieren una Constitución partisana donde una mitad impone sus ideas y valores sobre los de la otra mitad. Nadie es dueño de los votos.

En ambos casos, ganó la opción que fue capaz de mostrar mayor transversalidad: en el primero, fue la derecha, la centro derecha y parte de la centro izquierda (amarillos, demócratas y “una que nos una”) quienes dieron el triunfo al rechazo; en la segunda intentona, fue la transversal coincidencia de la izquierda, la centro izquierda (incluyendo referentes como Michelle Bachelet, Ricardo Lagos, Genaro Arriagada y Ernesto Ottone, entre otros) y una fracción de ultra derecha (Rojo Edwards) quienes impusieron el En contra.

El gobierno reaccionó con inteligencia ante los resultados del plebiscito. El presidente Boric y la vocera Camila Vallejo pudieron lucir esa noche una templanza que no les habíamos visto hace un buen rato. Sin triunfalismo, sin arrogancia, más bien con sobrio alivio, manifestaron lo evidente: que los chilenos querían acuerdos y que la política, gobierno y oposición, debían apurar el tranco para enfrentar unidos los problemas que ya se arrastran por años y en los que han fracasado sucesivos gobiernos: reforma de pensiones, listas de espera en salud, seguridad ciudadana, educación pública, crecimiento y empleo.

Ganador de esa noche fue el gobierno que podrá respirar tranquilo y afirmar a su gabinete, en especial al ministro Carlos Montes que estaba sufriendo cuestionamientos feroces y cuya suerte podría haber provocado grandes tensiones entre el Partido Socialista y el gobierno. Asimismo, reacciones desmedidas contra la ministra Tohá tras su exabrupto en Renca (Demócratas llegó a pedir su renuncia) quedarán en el pasado como hojarascas de campaña.

Lo importante es que el gobierno tiene una oportunidad para retomar el control de la agenda, por cierto, invocando nuevas prioridades como el crecimiento económico y saliendo de sus visiones más ideologizadas. Activar con fuerza la economía y la inversión pública y privada aprovechando el espacio de certidumbre que da el fin del proceso constitucional debiera ser el corazón de los dos años que tiene por delante.

Grandes frustraciones se instalan en el campo opositor. La estrella ascendente de Kast choca con una realidad del tamaño de una catedral: ni la ultraizquierda ni la ultraderecha pueden ser mayoría en el país. Chile Vamos tendrá que intentar recuperar la hegemonía en la derecha levantando sus propios liderazgos y recuperando una disposición al diálogo que lo aleje de los extremos. Amarillos y Demócratas tendrán que tomarse en serio la reconstrucción de un centro político hoy inexistente, retomando vínculos con la centro izquierda y no dejándose arrastrar hacia esos vasos comunicantes que empiezan con Evópoli y terminan donde Kast.

Para seguir leyendo más columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Boric será juzgado, ante todo, por lo que haga contra la delincuencia. Por Sergio Muñoz Riveros

Si no hay avances concretos respecto de la desarticulación de las bandas criminales, todo lo demás tendrá valor relativo. Más vale que el mandatario entienda que, en el tiempo que le resta de gobierno, allí radica su tarea principal. Debe escuchar a quienes saben de estas materias con el fin de adoptar las mejores decisiones […]

Director de Criteria

Julio 21, 2024

¿Un país normalizado? Por Cristián Valdivieso

El Presidente Boric, junto a sus ministros, realizan un punto de prensa tras la reunión del Gabinete Pro Seguridad. Foto: Agencia UNO.

El error clásico de la comunicación política es no reconocer que la realidad se percibe desde las subjetividades. Las personas no solo viven de hechos y cifras, sino de sus experiencias y emociones diarias. Intentar cambiar el estado de ánimo de la población con ideas de un antes y un después es ingenuo y contraproducente.

Ex-Ante

Julio 20, 2024

El riesgo de naufragio. Por Pepe Auth

El Presidente Boric realizando los últimos anuncios en materia de seguridad. Foto: Agencia UNO.

2Está en juego el riesgo de naufragio gubernamental, por cierto, de profundizarse la situación de descontrol de la criminalidad. Pero mucho más importante que eso, está en juego también la preservación de la identidad de Chile, para sus ciudadanos y para quienes nos ven desde afuera como un destino posible para visitar o invertir, como […]

Escritor y columnista

Julio 20, 2024

Perfil: Eduardo Vergara, el hombre que sabía demasiado. Por Rafael Gumucio

A Eduardo Vergara no le falta conocimiento ni voluntad, pero sí la habilidad política suficiente para contarnos a tiempo dónde estamos, de dónde venimos, y a dónde vamos y no ir acumulando medidas según los eventos solo para que los matinales calmen sus ansias de vender apocalipsis a las 11 de la mañana.

Ex-Ante

Julio 20, 2024

Bifurcación en el camino: normalización o radicalización. Por Kenneth Bunker

El Presidente Boric encabezando el gabinete Pro Seguridad esta semana. Foto: Agencia UNO.

Si el mismo presidente Gabriel Boric y la vocera del gobierno Camila Vallejo se dan el tiempo y el lujo de condicionar la batalla contra la violencia a un misterioso pacto fiscal, es porque no están dispuestos a utilizar o redistribuir lo que tienen para hacer lo que puedan para terminar con las matanzas. Así, […]