Diciembre 15, 2023

Argentina, donde se puede llegar. Por Natalia Aránguiz

Socia y gerente de Estudios en Aurea Group

La falta de pragmatismo e incoherencia está minando poco a poco la fe pública ya no sólo sobre quienes nos gobiernan, sino también sobre las instituciones que estos manejan. Es probable que hoy aún estemos parados en el mismo lugar que estuvo Argentina a comienzos del siglo XX y, ciertamente, nadie desea que nuestro futuro sea la Argentina de principios del siglo XXI.


Argentina a principios del siglo XX era el granero del mundo y un país casi desarrollado, no obstante, carente de una institucionalidad ordenada, profesional y robusta que facilitara la fe pública en ella.
Las consecuencias han sido un siglo de corrupción, promesas vacías, despilfarro fiscal e inflación desatada. Cansados, los argentinos decidieron votar por primera vez por un candidato que ofrecía dolor, sangre, sudor y lágrimas con el fin de comenzar a llenar con concreto el foso infinito heredado de las administraciones anteriores.

El presidente Javier Milei asumió esta semana y en menos de 3 días, su ministro de Economía, Luis Caputo, anunció un paquete de medidas económicas que, en el papel, son el antibiótico exacto que requiere la agónica economía trasandina. El ministro en cadena nacional y con un discurso claro, directo y sin eufemismos reveló las siguientes medidas: (1) Devaluación de la moneda (2) Suspensión de la obra pública (3) Reducción de subsidios de energía y transporte (4) Reducción de la plantilla del Estado (5) Suspensión de la publicidad oficial (6) Reducción de las transferencias a las provincias (6) Eliminación de los derechos de exportación y (7) Reemplazo del sistema de importación.

Sin vueltas se tomaron decisiones necesarias y de gran envergadura que buscan reducir el déficit fiscal, controlar la inflación y reactivar la economía. No obstante, también serán brutales para la población argentina, que tendrá que soportar un shock económico nunca visto. Solo queda desearles la mejor de las suertes, si logran tolerar estoicos estas medidas, pueden tener un futuro promisorio.

En este lado de la cordillera, llevábamos 30 años haciendo bien las cosas. El país había experimentado un crecimiento sostenido y una baja inflación, lo que, en consecuencia, aumentó la calidad de vida de la población. Sin embargo, comenzamos a enamorarnos de las frases melosas, nos acostumbramos a correr en círculos y olvidamos que los actos hablan más que las palabras.

Por ejemplo, en pensiones llevamos décadas escuchando la creación de comisiones evaluadoras de los consejos para el estudio provisional, creando una estructura circular inútil.

En productividad, por un lado, el ministro de Hacienda anunció un gabinete compuesto por los ministros ya existentes, con el fin de agilizar las tareas que ellos mismos deberían haber realizado en los últimos dos años. Mientras que, por otro lado, el gobierno profesa que el crecimiento es prioritario, pero permitió – llegando tarde y mal al congreso – que el domingo antes de navidad el comercio cierre por elecciones.

Podemos seguir sumando frases vacías. En los diferentes Chile day, nuestras autoridades aseguran que “Chile es un país seguro, donde se respetan las reglas…” pero en la práctica, ningún poder del Estado ofreció una resistencia oportuna, concreta y contundente a la tercera sala de la corte suprema donde se realizaron políticas públicas disfrazadas de fallos con el fin de dinamitar el sistema privado (y en consecuencia, público) de salud. Gran parte de este sistema es operado por capitales estadounidenses y británicos, por lo que probablemente y, al igual que con los retiros del 10% de las compañías de seguro de vida, terminaremos demandados en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) del Banco Mundial.

La cultura popular resume lo anterior en “Obras son amores, y no buenas razones”. Y es que el gobierno, continúa realizando contundentes declaraciones contra la delincuencia, pero en la práctica indulta, realiza defensas corporativas a involucrados en el caso convenios y muestra un megáfono como medida antiinmigración. Toda vez que, tuvo la oportunidad de abrazar – pese al dolor y lágrimas que esto causaría en sus rojos corazones – el robusto marco legal para luchar contra la delincuencia, el terrorismo, la corrupción y la inmigración ilegal que ofrece la propuesta constitucional que votaremos este domingo.

Esta falta de pragmatismo e incoherencia está minando poco a poco la fe pública ya no sólo sobre quienes nos gobiernan, sino también sobre las instituciones que estos manejan. Porque es probable que hoy aún estemos parados en el mismo lugar que estuvo Argentina a comienzos del siglo XX y ciertamente, nadie desea que nuestro futuro sea la Argentina de principios del siglo XXI.

Para más contenido After Office, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Abogados de la Pontificia Universidad Católica de Chile y de la Universidad del Desarrollo, respectivamente.

Junio 14, 2024

Los terceros frente a la Ley de Insolvencia. Por Manuel José Ossandón y Víctor Riadi

Imagen generada con IA

La Ley de Insolvencia requiere mejoras urgentes, con miras de evitar fraudes o actividades en perjuicio de la masa, resultando fundamental también proteger los intereses de terceros.

Gerente de Cambio Climático y Sostenibilidad de EY Chile

Junio 13, 2024

Ley de plásticos de un solo uso. Por María José Rivero

Chile ha dado un paso esencial para preservar la biodiversidad, proteger la salud de los ecosistemas y minimizar nuestra huella de carbono. La nueva ley estimula la innovación y puede dar lugar a un floreciente mercado de productos sostenibles, con el potencial de crear empleo y crecimiento económico.

Socio fundador de García Nadal & Cía.

Junio 12, 2024

El dilema de la Ley de Insolvencia. Por Esteban García Nadal

Imagen generada por IA

El mal uso de la ley no solo socava la recuperación de créditos por parte de los acreedores, sino que también deteriora la confianza en el sistema chileno.

Ex-Ante

Junio 11, 2024

Sebastián Edwards: Ministro Nicolás Grau muestra “timidez” y “poca ambición” en proyecto sobre permisos

En la imagen, de izquierda a derecha, José Luis Daza, Esteban Jadresic y Sebastián Edwards en el seminario de Moneda Patria Investments

El economista y profesor de UCLA, Sebastián Edwards, junto al presidente de Moneda Patria Investments, Pablo Etcheverría, expresaron duras críticas por lo que consideran una falta de ambición en la reforma de los permisos sectoriales. La llamada “permisología” es uno de los temas que más preocupa al sector privado.

Abogada de la Universidad Diego Portales. Diplomada en Compliance y Buenas Prácticas Corporativas de la PUC.

Junio 11, 2024

Brechas financieras: ¿Por qué a las mujeres nos prestan menos? Por María Soledad Alonso

Ahora que la preocupación por el crecimiento, la inversión y la productividad en nuestro país se ha convertido en una demanda constante desde los diversos sectores, recalcándose la importancia de contar con una economía que enfrente los retos en un contexto globalizado, sería bueno priorizar en la agenda pública políticas que apunten a destrabar los […]