Ajo y Agua. Por Natalia Aránguiz

Socia y gerente de Estudios en Aurea Group

Bajo un escenario de evaluación de desempeño laboral en el sector privado, si tomáramos los datos y hechos relacionados a eficacia, eficiencia, clima laboral y probidad, la calificación final para el Gobierno es muy deficiente. Por tanto, la respuesta a un incremento salarial al Estado durante este año —la Reforma Tributaria— debiese ser Ajo (derse) y Agua (ntarse).


En el contexto de la evaluación de desempeño (al menos en el sector privado), si nuestro desempeño ha sido observado por el evaluador como “excepcional” u “óptimo” y si las cosas van económicamente bien en la compañía, quiere decir que existen “ingredientes” razonables para solicitar un incremento salarial.

Es decir, son afirmativas las respuestas a preguntas como ¿Fuimos capaces de completar nuestras tareas de manera eficiente y con altos estándares de calidad? ¿Logramos generar valor a la compañía? ¿La última línea de la empresa fue azul? ¿Crecieron las ventas, EBITDA y utilidades?

Motivos no tan prudentes ni útiles a la hora de solicitar un incremento salarial son, por ejemplo, problemas de sobreendeudamiento, incrementos en los costos del hogar, entre otras razones personales.
A final de cuentas, si somos un trabajador que se limita a las meras indicaciones básicas del contrato de trabajo o la empresa muestra caídas en sus líneas principales, nuestro superior nos dirá de una forma más elegante: Ajo (-derse) y Agua (-ntarse).

La situación se asemeja a lo que vivimos hoy en día con la propuesta del Gobierno de una reforma tributaria que incluye un incremento en el impuesto a la renta para sueldos mayores a $ 3.200.000 mensuales.

El Gobierno nos ha planteado a los contribuyentes que requiere de un aumento de sueldo con el argumento de que tiene demasiados gastos y continúa endeudándose. De esta forma, debemos decidir si es pertinente dicho aumento de sueldo dependiendo de su desempeño y cumplimiento de responsabilidades durante sus dos años de mandato. Al final del día, debemos responder a la pregunta ¿Por qué creemos que merece una subida salarial?

Realicemos la evaluación de su desempeño laboral. En competencias, el Gobierno ha mostrado logros escasos, los cuales se reducen a la aprobación del TPP-11 y al cumplimiento del presupuesto en el año 2021. Además, exhibe demasiadas luces rojas, por nombrar algunas: Casos convenios y lencería, SLEP de Atacama, la tardía entrega de viviendas de emergencia tras los incendios, los casos de secuestros registrados por Carabineros han aumentado un 87% en dos años; se registran 3,2 victimas de homicidios consumados por cada 100 mil habitantes y de los de 44 mil ingresos irregulares detectados en el 2023, sólo se han expulsado administrativamente 300 personas. Y en la dimensión de clima laboral, se ha realizado un evidente bullying al Estado de Israel (Credenciales diplomáticas y FIDAE).

En cuanto a los resultados de la economía nacional, la nota es mediocre. El 2023 fue un año de contracción económica (-0,2%) y a septiembre de 2023 la deuda bruta sector público consolidado como porcentaje del PIB alcanzó el 59%, es decir, el nivel de endeudamiento más alto desde que se tiene registro de la serie. Lo único positivo en esta materia, fue realizado por el Banco Central de Chile – ente autónomo con trabajadores regidos por el Código del Trabajo – al lograr someter la inflación.

En conclusión y centrándonos en datos y hechos relacionados a eficacia, eficiencia, clima laboral y probidad, la calificación final es muy deficiente. Por tanto, la respuesta a un incremento salarial al Estado durante este año debiese ser Ajo y Agua.

 

Puede leer las columnas de Natalia Aránguiz en Ex-Ante Pinchando Aquí

 

Publicaciones relacionadas

Conduce Catalina Edwards

Abril 18, 2024

Investing [E86] – Paula Meléndez: excelencia laboral y compromiso con los colaboradores

Canva.

En un nuevo After Office: Investing, Catalina Edwards conversa con la vicepresidenta ejecutiva de Personas del Banco Santander para analizar el rol de la institución en la industria financiera, con énfasis en sus condiciones laborales certificadas por Top Employer, además de profundizar en las transformaciones que ha implicado este tipo de prácticas.

Socio de Consultoría en Personas de EY Chile

Abril 18, 2024

Ley de 40 Horas y sus desafíos interpretativos. Por Juan Andrés Perry

La ley de reducción de jornada de trabajo, al igual que la ley de trabajo a distancia y teletrabajo, y la ley de conciliación vida personal, trabajo y familia, atiende a nuevas figuras de organización del trabajo y de adaptabilidad en la prestación de servicios. Son normas que han permitido una mayor inserción laboral y […]

Conduce Catalina Edwards

Abril 17, 2024

Investing [E85] José Manuel Silva: Vulnerabilidad económica en el contexto internacional

Canva.

En este episodio, Catalina Edwards conversa con el director de inversiones de Larraín Vial Asset Management, José Manuel Silva, sobre la situación económica y lo expuesto que está el mundo a un escenario geopolítico cada vez más incierto.

Director ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI)

Abril 17, 2024

Revalorizar las concesiones. Por Carlos Cruz

Es necesario demostrar que las rentabilidades asociadas a las concesiones en su ciclo de vida se encuentran dentro de un rango absolutamente normal para inversiones de grandes dimensiones que se diseñaron a fines del siglo pasado cuando en el país imperaban riesgos muy superiores a los actuales.

Investigador del Centro de Estudios Públicos (CEP)

Abril 16, 2024

Necesidad de ajustes a la medición de la evasión. Por Gabriel Ugarte

El incumplimiento tributario debe ser combatido sin importar su magnitud. Sin embargo, solo al contar con cifras precisas y consensuadas sobre la evasión fiscal, podremos establecer metas realistas y diseñar políticas efectivas para reducirla.