Votación “en contra”, ¿la darán vuelta? Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria
La comisionada experta Natalia González, junto a los comisionados Hernán Larraín y Máximo Pavez. Imagen: Agencia Uno

Para pensar en el milagro, el mundo que ve con buenos ojos que se apruebe el texto tiene que entender que, o se alinean y se dejan de escaramuzas o ninguna campaña logrará instalar otro mensaje que no sea reforzar lo que la mayoría de la población percibe: que esto es un negocio de políticos para los políticos. Por ahora, el contenido brilla por su ausencia y los políticos destacan por su presencia. O sea, el mundo al revés de lo ocurrido para la campaña del rechazo. En política, la memoria es corta y dura lo que dura el susto. Eso de base.


Cuesta arriba se ve el camino para que la segunda propuesta constitucional llegue a puerto. ¿Muy difícil? Sin dudas. ¿Imposible? “Yo sé que no hay nada imposible” dice la canción. De acuerdo con la encuesta Criteria de esta semana, las subjetividades mayoritarias de la población están claramente inclinadas a irse en contra del texto: 30 puntos separan a una y otra opción con 34% de indecisos. Números tan complejos como los que ha mostrado Cadem: 25 puntos de distancia, con un “en contra” sobre el 50% hace meses y un menor número de indecisos.

Complejo escenario que esta semana el mundo político, incluida la Comisión experta, se encargó de reforzar al salir a confrontarse políticamente por los contenidos del texto. “La culpa es de la izquierda” dicen unos, “es de la derecha” dicen otros, espoleando aún más la rabia de la ciudadanía con la clase política y alimentando las ganas de rechazar lo que de ellos venga.

En fin, ¿es razonable pensar en que se puede dar vuelta una elección cuando, como ha señalado Alfredo Joignant, no se conocen casos donde en 60 días se hayan revertido diferencias tan amplias en elecciones binarias?

Visto así, no tiene nada de razonable pensar que el escenario se pueda dar vuelta, por lo que sólo un milagro, o una milagrosa buenísima campaña, podría salvar del despeñadero este segundo proceso.

Para pensar en el milagro, el mundo que ve con buenos ojos que se apruebe el texto tiene que entender que, o se alinean y se dejan de escaramuzas o ninguna campaña logrará instalar otro mensaje que no sea reforzar lo que la mayoría de la población percibe: que esto es un negocio de políticos para los políticos. Por ahora, el contenido brilla por su ausencia y los políticos destacan por su presencia. O sea, el mundo al revés de lo ocurrido para la campaña del rechazo. En política la memoria es corta y dura lo que dura el susto. Eso de base.

En segundo lugar, lo que el manual recomienda es mirar a los indecisos. Si la campaña no convence a los que dudan, menos mascará algo entre el grupo rechacista que, por ahora al menos, no titubea.

Las personas indecisas, en general, pertenecen a segmentos socioeconómicos más bajos que la media de la población. Con voto voluntario preferían no votar y su identificación con las lógicas de derechas o izquierdas es particularmente baja. En su mayoría, votaron rechazo en el plebiscito de salida y en muchos casos Republicanos el 7 de mayo. ¿Por qué entonces están indecisos? Entre otras cosas, porque en una importante medida su voto obligado el 4S y el 7M fue para dar una señal en contra de toda la clase política y del encastillamiento constitucional en que la ven.

Hoy, tienen tan mala opinión del Consejo constitucional como tienen quienes están en contra y, al igual que ellos, creen que el texto que de ahí emane estará lejos de lo que la mayoría de personas quiere. Se asimilan también a quienes están “en contra” en que perciben que los mayores beneficiados en caso de aprobarse el texto serán las grandes empresas y los políticos.

Toda la rabia e incredulidad con la política que caracteriza a estos indecisos, se condimenta de elementos que hoy no ven pero que sí podrían ayudar a cambiar sus juicios si se visibilizaran. Valoran la libertad de elegir entre educación privada y pública y la consagración de un estado social y democrático de derecho.

Muy seductora les parece también la idea de reducir escaños parlamentarios y la eliminación de partidos políticos con baja votación. Particularmente entre los indecisos, pero de manera transversal, de una u otra forma, la mayoría ciudadana quiere quitarle poder a los políticos.

Pero hay más. Al indagar en lo que imaginan que pasará luego del plebiscito, al igual que quienes están a favor, los indecisos tienden a pensar que protestas y un estallido social podrían volver en caso de que ganara el “en contra”.

Anhelan mayor certidumbre y, puestos frente a la dicotomía, tienden a proyectar más estabilidad, menor conflictividad social, mejores perspectivas económicas y de control de la delincuencia en caso de ganar el “a favor”. ¿Entonces por qué están indecisos? En primer lugar, porque no confían en los mensajeros. El medio es el mensaje y los voceros, esta vez son los políticos. En segundo lugar, porque los posibles beneficios aparecen en el fondo y la trifulca política en el centro. Y, también, porque, en alguna medida, temen una arremetida conservadora en temas valóricos.

En fin, no creo en milagros. Sí en las buenas campañas.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Kast en España: Las banderas rojas de la democracia. Por Cristóbal Bellolio

A Kast no le interesa mostrar generosidad ni grandeza de espíritu. No es Piñera ni menos Fiú. Su negocio es otro: polarizar afectivamente la conversación para rentabilizar el clima adverso que experimenta el gobierno. Esa fue la receta con la que accedieron al poder Donald Trump, Jair Bolsonaro, y recientemente Javier Milei: a punta de […]

Director ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI)

Mayo 22, 2024

Estimulantes perspectivas sobre las concesiones. Por Carlos Cruz

Aunque hasta no hace mucho tiempo existían temores sobre el futuro de esta industria, estos deberían haber quedado absolutamente disipados debido a los positivos resultados que ha tenido la Alianza Público-Privada al llevar adelante proyectos de inversión de impacto ciudadano significativo y que generan capacidades habilitantes en los territorios.

Ex-Ante

Mayo 20, 2024

¿En qué estará pensando Gabriel durante sus caminatas en Cerro Castillo? Por Ricardo Brodsky

Crédito: Agencia Uno.

El Presidente de la República encaminará el 1º de junio sus pasos hacia la sede del Congreso Nacional para ofrecer al país un difícil discurso en que deberá optar por reivindicar viejas promesas improbables (dar la batalla cultural en palabras de su delfín Gonzalo Winter) o reencauzar con pragmatismo la gestión gubernamental hacia logros posibles, […]

Director del Observatorio de Asuntos Internacionales, U. Finis Terrae

Mayo 20, 2024

Chile y las nuevas amenazas a la Antártica. Por Alberto Rojas

Crédito: Presidencia

El tema del supuesto hallazgo ruso (de importantes reservas de petróleo en la Antártica) estará en la agenda de la reunión de miembros firmantes del Tratado de Kochi, en India, que comienza este 20 de mayo, pero también en la próxima cumbre de miembros firmantes del Tratado Antártico, en agosto próximo en Argentina, que convocará […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Mayo 19, 2024

¿Por qué los inmigrantes aman a Kast? Por Jorge Ramírez

Muchos se preguntarán ¿cómo es posible que inmigrantes apoyen las posiciones de un candidato como Kast que ha declarado ser abiertamente restrictivo y drástico en materia de inmigración? Es preciso tener claridad en que la actual población inmigrante en Chile es mayoritariamente venezolana, quienes representan un 33% del total de extranjeros viviendo en territorio nacional. […]