Septiembre 14, 2023

Subsidiariedad inversa: cuando los privados cubren al Estado. Por Tomás Sánchez

Investigador asociado de Horizontal

El principio de subsidiariedad ha estado en el centro del debate constitucional, y es importante que así sea, puesto es un precepto fundante de los Estados modernos.


Este principio establece que el Estado sólo debe operar en aquellas instancias, soluciones o servicios donde la sociedad civil no es capaz o no están las condiciones para lograr los resultados buscados. Es decir, establece un jerarquía o protocolo en cuanto al orden de acción o intervención del Estado en los asuntos de la sociedad, reconociendo que son las personas el actor principal, y el Estado debe subsidiar sólo cuando ellas necesitan ayuda. Es decir, es un mecanismo para limitar la arbitrariedad de los gobernantes, y a su vez, para priorizar el uso de recursos. Por otro lado, refleja un ideario liberal, al reconocer a las personas y sociedad como los actores centrales en su devenir, y al Estado como una herramienta al servicio de ellos para alcanzar los objetivos que se proponen.

Sin embargo, crecientemente nos encontramos frente a la situación paradójicamente inversa: actores privados están viéndose en la obligación de cubrir y pagar por roles que el Estado debía cumplir, dado que la sociedad había acordado que eran de su competencia. Peor aún, esto está ocurriendo en roles esenciales, como seguridad y viviendas sociales.

Hoy, en medio de discusión de seguridad, quienes son críticos de la ley de usurpaciones ilegales, acusan que existe un riesgo de autotutela. Es decir, que las personas se defiendan por sus propios medios frente a la acción de delincuentes. La acusación es tan paradojal como escandalosa: dado que el Estado no está cumpliendo con su labor – de prevenir la usurpación de una vivienda o terreno, tanto como de desalojar a los delincuentes – deviene el riesgo que a las personas no tengan otra alternativa más que arriesgarse a la autodefensa. Quienes constatan un riesgo de autotutela están constatando la incapacidad del Estado.

La incómoda realidad, es que la acción en torno a la seguridad la vemos cada vez más en manos de los vecinos. Panderetas más altas, alambres púa, grupos de WhatsApp, guardias privados, alarmas y aplicaciones móviles son parte del repertorio con que la sociedad civil ha tenido que implementar forzosamente dada la incompetencia del Estado. La guinda de la torta es verse obligado a pagar por marcar los espejos de los autos con su patentes. Más de un creativo debe estar pensando en tatuar los muebles de la casa.

A su vez, el caso de las vivienda sociales es otro donde la incompetencia del Estado la pagan las personas. Dado que la sociedad civil no puede resolver por sí sola la provisión de viviendas para los grupos más vulnerables, mandata al Estado a hacerlo. Pues bien, dado que el Estado no es efectivo en su labor, los grupos vulnerables se toman terrenos privados y construyen viviendas sumamente precarias. Personas pierden sus terrenos y otras viven en condiciones paupérrimas, o mejor dicho, ambas pagan privadamente por la inefectividad del Estado. Aún así, el Estado no ofrece comprar esos terrenos y hacerse cargo de la situación, sino que más de un personero público ha dicho que es “un problema entre privados”. Insólito.

Una nueva Constitución, que consagre Estado “social” de derecho y subsidiario, no servirá de mucho si no le ponemos el cascabel al gato: modernizar el Estado y actualizar sus organizaciones para que ellas puedan ser efectivas en cumplir su labor.

Mientras tanto, antes de seguir cuestionando el principio de subsidiaridad, debiéramos comenzar por evitar la subsidiariedad inversa que el país sufre de facto, cuando la sociedad civil paga los costos de un Estado que no cumple su mandato.

Para seguir leyendo más de After Office, clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Investigadora Centro de Políticas Públicas de la Facultad de Economía y Gobierno, USS.

Febrero 20, 2024

El desafío de elevar la edad de jubilación. Por Karol Fernández

La mejora a largo plazo de las pensiones requiere, sin lugar a duda, el ajuste paulatino de la edad de jubilación, para lo cual tanto al Estado como a los privados les cabe un rol en crear las condiciones adecuadas para favorecer la inclusión laboral de los trabajadores senior.

Conductora de After Office

Febrero 19, 2024

Anticipo de la semana: EE. UU. mirando qué hacer con la IA. Por Catalina Edwards

Canva.

El miércoles, reporta Nvidia Corp —la estrella de 2023— que entrega sus esperados resultados. Claro, lo que preocupa para estos días no son sus resultados propiamente tal, sino más bien sus lineamientos futuros y el efecto que todo esto tendrá en el sentimiento del mercado hacia todo el sector de inteligencia artificial y tecnología.

Economista especialista en minería

Febrero 19, 2024

La caída de la producción de cobre y el desafío del sector. Por María Cristina Betancour

El portafolio de inversión para el sector minero en el período 2023-2033 alcanza los US$ 65,7 mil millones, menos del 60% del catastro proyectado en el año 2013, que ascendía a US$ 112 mil millones. Entre las razones de la disminución en el catastro de inversión se encuentra la falta de certeza jurídica y la […]

Jaime Troncoso R.

Febrero 16, 2024

Diego Pereira de JP Morgan: “Consenso es clave para aprobar reformas que eleven el crecimiento”

Diego Pereira, economista jefe para el cono sur de JP Morgan.

El banco de inversiones estadounidense JP Morgan destacó esta semana a través de la publicación de dos informes el acuerdo entre Codelco y SQM y apostó por la bolsa chilena junto a la de Brasil destacando el potencial de las acciones nacionales. El economista jefe para el cono sur de JP Morgan, Diego Pereira, habla […]

Socio de Recabarren & Asociados

Febrero 16, 2024

El legado tributario de Sebastián Piñera. Por José María Diez

En los dos gobiernos de Sebastián Piñera no hubo, pues, una visión tributaria integral, lo que añoramos. Los cambios normativos efectuados fueron reactivos ante la situación-país del momento (terremoto, estallido social, pandemia) y presionados por una feroz oposición en el Congreso.