Septiembre 24, 2022

Solo un progresismo que valore las tradiciones populares podrá ser mayoritario. Por Noam Titelman

Ex Presidente de la FEUC

Para muchos que no comparten el optimismo progresista por el avance del tiempo, el abandono de las tradiciones populares se percibe como una afrenta al sentido mismo de sus vidas. El sujeto popular que veía a sus valores y principios en el centro de las preocupaciones de la sociedad, de repente se ve tratado como un resabio pronto a ser superado.


El imaginario sobre el progresismo suele estar plagado de referencias a medios de transporte que avanzan velozmente –barcos, trenes, automóviles, aviones y naves espaciales–, dejando atrás tradiciones y costumbres.

Por otro lado, la contracara de esta promesa de avance es la espera. La idea de la espera es una parte tan integral al progresismo como la velocidad. Siempre pervive en el progresismo una sensación de incompletitud arrastrada en el tiempo. En cualquier país, pobre, rico o mediano, siempre hay un sinfín de injusticias y carencias sin atender. Siempre están los que se quedan “pateando piedras”, esperando que llegue el mentado progreso.

Por eso para algunos el progreso tiene menos de tren y más de sala de espera. La imagen del progreso como sala de espera tomó especial fuerza entre los intelectuales postcoloniales de finales de siglo XX y comienzos del XXI. El proyecto de Dipesh Chakrabarty y sus colegas de desmitificar Europa, de “provincializarla”, estaba empapado por la experiencia del tercer mundo, y en especial de India, que había vivido el siglo XX como una larga espera al añorado progreso y desarrollo, que siempre se percibía que estaba ocurriendo en otra parte.

Más aún, para muchos que no comparten el optimismo progresista por el avance del tiempo, el abandono de las tradiciones populares se percibe como una afrenta al sentido mismo de sus vidas. El sujeto popular que veía a sus valores y principios en el centro de las preocupaciones de la sociedad, de pronto se ve tratado como un resabio pronto a ser superado. Cuando el debate público se enmarca en esta clave ocurre, como plantea Daniel Innerarety, que las coordenadas políticas de izquierda y derecha son sustituidas por prisa y nostalgia.

El Brexit se ha vuelto simbólico para este fenómeno. Las últimas elecciones generales británicas mostraron el peor resultado para el partido Laborista desde 1936, explicado, en gran parte, por votantes del Brexit. Votantes blancos, más viejos, con menor educación superior y miembros de la antigua clase trabajadora que combinan demandas de redistribución del ingreso con valores tradicionalistas y patrióticos explican buena parte del desplome en votación de la izquierda británica.

Pero el progresismo no está condenado a perder a estos electores.

Hace poco una de las principales revistas de los socialistas democráticos de américa, Jacobin, sacó un número titulado “La Izquierda en el Purgatorio”. En el editorial de este número, Bhaskar Sunkara, se preguntaba si el sueño de la nueva izquierda, nacida en los años ochenta, y su crecimiento en la clase media profesional corría el riesgo de exacerbar el desalineamiento de la clase trabajadora con la izquierda.

Es más, una izquierda que se reducía solo a la clase media profesional podía verse condenada al purgatorio de tener suficiente fuerza para estar presente en el debate público, sin generar mayorías sociales suficientes para ganar elecciones. Una izquierda de derrotas heroicas y victorias simbólicas.

No hay una respuesta fácil para el progresismo. Lo único claro es que un progresismo que desprecie las tradiciones y valores de las clases trabajadoras nunca será un proyecto de mayorías.  Una lección que a los progresista nos toca cada tanto recordar.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Julio 20, 2024

El riesgo de naufragio. Por Pepe Auth

El Presidente Boric realizando los últimos anuncios en materia de seguridad. Foto: Agencia UNO.

2Está en juego el riesgo de naufragio gubernamental, por cierto, de profundizarse la situación de descontrol de la criminalidad. Pero mucho más importante que eso, está en juego también la preservación de la identidad de Chile, para sus ciudadanos y para quienes nos ven desde afuera como un destino posible para visitar o invertir, como […]

Manuel Izquierdo P.

Julio 20, 2024

[Confidencial] Los más de 9 mil nuevos electores que se sumaron en Santiago en cinco meses (y el factor PC)

Imagen: Agencia Uno

Entre enero y mayo de 2024, 9.606 personas se cambiaron a votar en la comuna de Santiago, donde compiten en una elección cerrada la alcaldesa Irací Hassler (PC) y el ex ministro Mario Desbordes (RN). En Chile Vamos temen que esos votos, que se suman a otros 43 mil que se añadieron en los últimos […]

Escritor y columnista

Julio 20, 2024

Perfil: Eduardo Vergara, el hombre que sabía demasiado. Por Rafael Gumucio

A Eduardo Vergara no le falta conocimiento ni voluntad, pero sí la habilidad política suficiente para contarnos a tiempo dónde estamos, de dónde venimos, y a dónde vamos y no ir acumulando medidas según los eventos solo para que los matinales calmen sus ansias de vender apocalipsis a las 11 de la mañana.

Marcelo Soto

Julio 20, 2024

José Miguel Aldunate: “En Chile tenemos un problema importante de activismo a nivel de jueces y fiscales”

José Miguel Aldunate, de Observatorio Judicial, ha seguido con atención la crisis de la Corte Suprema, a propósito del nombramiento de ministros. “El problema es que tenemos un sistema que no ha cambiado desde el siglo 19”, dice.

Ex-Ante

Julio 20, 2024

Bifurcación en el camino: normalización o radicalización. Por Kenneth Bunker

El Presidente Boric encabezando el gabinete Pro Seguridad esta semana. Foto: Agencia UNO.

Si el mismo presidente Gabriel Boric y la vocera del gobierno Camila Vallejo se dan el tiempo y el lujo de condicionar la batalla contra la violencia a un misterioso pacto fiscal, es porque no están dispuestos a utilizar o redistribuir lo que tienen para hacer lo que puedan para terminar con las matanzas. Así, […]