Sobrerregulación: Justos pagando por pecadores. Por Natalia Aránguiz

Socia y gerente de Estudios en Aurea Group
Ex-Ante

¿Quién paga por esto? ¿El Banco? ¡No, por supuesto que no! Esto, lo pagamos usted y yo. Las mermas que afectan al sistema financiero lógicamente son un aumento en los costos de las instituciones, por tanto, se traspasan vía precio al usuario final.


Podemos encontrar un sin número de razones para la existencia de la regulación financiera.

Entre ellas, esta la de disminuir las imperfecciones del mercado con el fin de hacerlos más eficientes y transparentes. Proteger y entregar certezas al inversionista, así como al usuario de productos financieros. En síntesis, promover y proteger la fe pública en el sistema financiero.

Sin embargo, en algunas ocasiones, el exceso de creatividad regulatoria termina generando incentivos perversos y resultados paradójicos. Un ejemplo de esto es la Ley 21.234 (Ley de Fraudes) de 2020.

  • La Ley 21.234 nace de una moción parlamentaria presentada por los senadores Ossandón, Pérez y Tuma en el año 2017. Buscaban solucionar el problema que presentaba un tarjetahabiente cuando una operación fraudulenta ocurría bajo la total ignorancia del titular.
  • Es decir, cuando el tarjetahabiente se enteraba del fraude a través de los cargos en el balance de su cuenta, por ejemplo, por la clonación del plástico.
  • En esa situación, y como el emisor de la tarjeta no había sido informado del robo del plástico (porque había sido clonado), antiguamente, el banco no estaba comprometido de reponer esos dineros.
  • Al no ser responsable de estos dineros, la entidad financiera no tenía incentivos para adoptar medidas poderosas, costosas y sofisticadas de ciberseguridad para proteger al tarjetahabiente.

La solución planteada por los legisladores, creaba profundos incentivos perversos que fueron alertados en su momento por la CMF, el BCCh y la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF).

  • Lamentablemente la creatividad parlamentaria se impuso a la opinión técnica y fue promulgada una ley que obliga a reponer en una semana hasta 35 UF de una operación desconocida por el cliente.
  • Aún más, en caso de que la institución financiera quisiese ejercer acciones legales por dicha malversación, deberá acreditar la existencia de dolo o culpa grave por parte del usuario, lo que es un estándar probatorio absurdamente alto.

¿El resultado? Más de 450.000 transacciones desconocidas por semestre alcanzando los 350 millones de dólares en doce meses. De ellos, José Manuel Mena, presidente de la ABIF aseguró que el 95% corresponden a autofraudes (Lamentablemente desconozco si existe algún estudio que certifique dicha aseveración), es decir, la regulación incentivó la creación de la industria del auto desfalco.

Pero ¿Quién paga por esto? ¿El Banco? ¡No, por supuesto que no! Esto, lo pagamos usted y yo. Las mermas que afectan al sistema financiero lógicamente son un aumento en los costos de las instituciones, por tanto, se traspasan vía precio al usuario final. En otras palabras, son transferidas mediante tasas o comisiones a todos los que usamos productos financieros como por ejemplo tarjetas o créditos.

Finalmente, y avalado por ley, los justos pagamos por los pecadores.

Para más contenido After Office, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Economista y académico de la Escuela de Negocios UAI

Febrero 27, 2024

Fortaleciendo la resiliencia del sistema financiero: Avances y desafíos. Por Kevin Cowan

Es importante avanzar en una ley de conglomerados que permita incorporar al perímetro de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) su supervisión en función de su tamaño y complejidad, requerir estándares de gobernanza y control de riesgo, requerimientos de capital y planes de contingencia, entre otros.

Conductora de After Office

Febrero 26, 2024

Anticipo de la semana: El dólar “a luca” cada vez más cerca (y sus implicancias). Por Catalina Edwards

Los $1.000 pesos por la moneda estadounidense aparecen cada vez más próximos, con todo lo que eso implica para el manejo de la inflación por el alza de productos importados. Pero además porque nuestra moneda pierde valor en comparación con sus pares.

Investigador Asociado de Horizontal

Febrero 26, 2024

La irrelevancia del mercado laboral. Por Tomás Sánchez

Necesitamos fomentar activamente un mercado laboral más productivo, permitiendo que existan menos costos para contratar y despedir, un sistema que permita a los micro emprendedores formalizarse con un escalón intermedio que no los haga pagar ningún tipo de impuesto, pero le entregue visibilidad al Estado, con una reforma profunda al sistema de educación superior con […]

Con Catalina Edwards

Febrero 23, 2024

After Office [E82] – Carolina Torrealba: Mujeres en innovación científica

En un nuevo podcast After Office: Femenino, Catalina Edwards conversa con la exsubsecretaria (Ciencia y Tecnología) Carolina Torrealba Ruiz-Tagle, actual vicerrectora de Investigación y Doctorado de la Universidad Andrés Bello, para profundizar sobre los alcances de innovación en Chile y el papel de las mujeres.

Coordinador académico del CEP

Febrero 23, 2024

¿Fin a los déficits fiscales? Para creer, primero debemos crecer. Por Sebastián Izquierdo

Las proyecciones no son alentadoras, el panorama a mediano plazo indica que la actividad continuará en niveles de crecimiento mediocre. Aquí radica el verdadero desafío de la economía chilena: una productividad insuficiente que se traduce en un modesto crecimiento tendencial del 2%. Superar esta década de estancamiento requiere medidas audaces y nuevas estrategias.