¿Qué se vayan todos? Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria

Hoy, con platas de todos los chilenos, la crisis se agudiza por la corrupción objetiva y subjetiva que se observa en el Estado. Para el 89% de la población en el Congreso hay bastante o mucha corrupción. El 85% piensa lo mismo de las municipalidades, el 79% de la Fiscalía y la mayoría piensa lo mismo de Carabineros, FF.AA. y PDI. Un escenario muy complejo del que la política y los políticos debieran preocuparse.


Según expertos y académicos extranjeros entrevistados por Transparencia Internacional, entre 180 países, Chile se ubica en el puesto 29 en materia de percepción de combate a la corrupción. Acotados a Latinoamérica, pese a ir en caída desde 2012, en la medición de 2023 ganamos bronce en el podio de los menos corruptos, detrás de Uruguay y Barbados.

Así las cosas, desde la mirada foránea experta, la corrupción no sería un tema particularmente grave en el país. Sin embargo, visto desde los ojos y las subjetividades de quienes lo habitan, la corrupción campea en Chile.

Una encuesta reciente de Criteria muestra que para el 90% de las personas la corrupción es muy grave, y que para el 59% Chile es uno de los más afectados por la corrupción en el continente. En lo que sí parecen coincidir ciudadanía y expertos es en que la corrupción en el país ha aumentado en el último tiempo. Lo muestra el índice de Transparencia Internacional y lo cree el 83% de los encuestados por Criteria.

Visto así, la corrupción local tiene los ingredientes para transformarse en un factor más de conflictividad social pues es completamente verosímil que la corrupción está extendida.

¿O qué otra cosa puede pensar un ciudadano de a pie al constatar la gran cantidad de municipios que están siendo investigados por casos de mal uso de recursos públicos? ¿O cuando alcaldes y alcaldesas aparecen imputados o formalizados por casos de corrupción? ¿O al enterarse que diversas fundaciones han abusado de fondos públicos y que parlamentarios de amplio espectro pagan con nuestros impuestos la bencina que mueve a sus parejas?

Por todos lados se ve corrupción pública. Luis Hermosilla da clases a los Factop de cómo corromper a fiscales y empleados del SII y los casos gate en Carabineros, Fuerzas Armadas, PDI aparecen tan habituales como el pan.

A veces lo olvidamos. En 2011, la crisis de confianza se desató con los abusos empresariales expresados en colusiones, repactaciones unilaterales de créditos, lucro en la educación, etc y luego siguió con el financiamiento ilegal de la política. Hoy, con platas de todos los chilenos, la crisis se agudiza por la corrupción objetiva y subjetiva que se observa en el Estado.

Para el 89% de la población en el Congreso hay bastante o mucha corrupción. El 85% piensa lo mismo de las municipalidades, el 79% de la Fiscalía y la mayoría piensa lo mismo de Carabineros, FF.AA. y PDI.

Un escenario muy complejo del que la política y los políticos debieran preocuparse. Apostar a que la gente se quedará tranquila mirando el bronce que nos dieron los expertos internacionales podría ser tan irresponsable como haberse confiado en el coeficiente GINI cuando en el país se instalaba el relato de la desigualdad. Mientras el GINI internacional decía en 2019 que la desigualdad disminuía en el país, en ese mismo tiempo el 73% de la población creía que en Chile la desigualdad había aumentado durante los últimos 30 años.

Antes que los hechos, lo que mueve las conductas son los relatos y las narrativas dominantes que le dan sentido a la experiencia de las personas. Por eso, aunque Transparencia Internacional nos diga que Chile tiene bronce, si para la mayoría de la población resulta verosímil que la corrupción está enquistada en lo público, actuará en concomitancia con esa creencia.

Concretamente, y ya lo vemos, cada día más personas dejarán de denunciar ante la justicia, creerán más en la autotutela, intentarán pagar menos impuestos y justificarán ilegalidades. Total, “todos lo hacen”.

Sumará y seguirá y, en lo que más debiera importar a los políticos, los electores apostarán por candidatos independientes, por outsiders. Sí, les debiera importar porque, a pesar de la fatiga y la pérdida de energía social de estos últimos años, el terreno nunca ha estado tan sembrado para la cosecha de los populistas de ocasión arropados por la demanda social de “¡qué se vayan todos!”.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

CEO UBIK, Director digital Comsulting

Mayo 26, 2024

El CAE en Redes Sociales: una conversación desfavorable para La Moneda. Por Andrés Azócar

En esta última arremetida del CAE, el 50,8% de la conversación es negativa frente al anuncio del gobierno y sólo el 1% positiva. El resto es neutro para las herramientas de medición de Redes Sociales. En una semana hubo 30 mil menciones. El mayor peak en 13 meses. Lo mismo ocurrió en Facebook e Instagram, […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Mayo 26, 2024

Cinco razones por las que Chile Vamos debiera respaldar a Poduje como alcalde de Viña. Por Jorge Ramírez

La derecha -especialmente hoy- ha planteado que aspira a abrirse al centro, pero cuando tiene la oportunidad real de respaldar a alguien que precisamente viene de ese mundo, titubea. Recordemos que Poduje estuvo con Ricardo Lagos cuando prácticamente nadie lo apoyó. Aún hay tiempo para enmendar el rumbo y reconocer que lo que Viña necesita […]

Director de Criteria

Mayo 26, 2024

Kast y la paradoja del travestismo. Por Cristián Valdivieso

José Antonio Kast durante su discurso de la semana pasada en Madrid.

El odio funciona como acicate, pero tiene límites cuando se encuentra con la falta de resultados y la ausencia de novedad. Esa es la trampa en la que está Kast y de la cual difícilmente saldrá elevando más el tono y frunciendo el ceño. Por eso, cuando lo escuché apuntar al presidente Boric como un […]

Al gobierno se le viene su propio octubre. Por Sergio Muñoz Riveros

Después de las elecciones de octubre, la pista se pondrá más pesada para el gobierno. La condición de minoría de los partidos que lo sostienen se hará más evidente. Y partirá la campaña presidencial con velas desplegadas. Confiemos en que Boric termine su gestión lo mejor que pueda.

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

Todas las cartas sobre la mesa, cerrar los ojos y esperar el impacto. Por Kenneth Bunker

Gabriel Boric durante la cuenta pública de 2023. Foto: Agencia UNO.

Si Gabriel Boric se contiene y ofrece un discurso realista, su flanco izquierdo lo desacreditará por insuficiencia servil. Si extrema su posición y ofrece un discurso expansivo, será deslegitimado por los moderados que entienden bien que nada bueno puede nacer de promesas imposibles. Esta es la última vez que la gente estará dispuesta a escuchar […]