Noviembre 24, 2023

Qué hay tras la entrega de rehenes de Hamas. Por Ricardo Brodsky

Ex-Ante
Imagen cedida.

La idea, que empieza a materializarse el día de hoy, supone la entrega de 13 rehenes israelíes, niños y mujeres, a cambio de 150 prisioneros palestinos, operación delicada que será administrada por la Cruz Roja y que no está exenta de riesgos. De ser exitosa abrirá la posibilidad de continuar con esta política hasta lograr la liberación de los más de 200 rehenes en manos de Hamas. El mundo mira con esperanzas y expectativas lo que ocurrirá.


El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó hace unos diez días, sin votos en contra, una declaración llamando a la creación de “pausas y corredores humanitarios urgentes y prolongados en toda la Franja de Gaza durante un número suficiente de días” que permita liberar a los rehenes en manos de Hamas y atender las urgentes necesidades de la población gazatí sometida a varias semanas de bombardeos, destrucción de las ciudades, aislamiento y carencia de servicios básicos.

En esa línea, en Qatar, Estados Unidos, Egipto y Hamas alcanzaron un acuerdo aceptado por Israel que significaría una pausa de cinco días en las acciones armadas del ejército para posibilitar la entrega de ayuda humanitaria en la Franja de Gaza y la liberación de al menos una parte de los rehenes retenidos por Hamas. La idea, que empieza a materializarse el día de hoy, supone la entrega de 13 rehenes israelíes, niños y mujeres, a cambio de 150 prisioneros palestinos, operación delicada que será administrada por la Cruz Roja y que no está exenta de riesgos. De ser exitosa abrirá la posibilidad de continuar con esta política hasta lograr la liberación de los más de 200 rehenes en manos de Hamas. El mundo mira con esperanzas y expectativas lo que ocurrirá hoy.

Para Israel, el intercambio se justifica por su prioridad en salvar las vidas de sus connacionales. De hecho, el estado de Israel existe por ese motivo. Es una opción existencial. Sin embargo, Netanyahu convocó al gobierno y a su gabinete de guerra para tratar el acuerdo, despertando inmediatas reacciones polémicas de sus ministros de los ultraconservadores movimientos Poder Judío y del partido Sionista Religioso. No obstante, la presión de los familiares de los secuestrados y de la opinión pública israelí e internacional valida el acuerdo, aunque implique la liberación de algunos presos palestinos y negociar con el terrorismo.

Otros de los dramáticos casos que han movilizado a diferentes países son los de niños y niñas nacidos prematuros o hospitalizados con cáncer y que han debido ser evacuados hacia hospitales de Egipto y Jordania, en operaciones en que participado profesionales de esos países además de Estados Unidos, Palestina e Israel. La confusión y el caos de la guerra afecta dramáticamente a los infantes y las personas hospitalizadas ya que estos recintos no escapan a la acción armada de las FDI pues según Israel los hospitales son utilizados por Hamas como refugio para sus equipos operativos e ingreso a la red de túneles desde los cuales se disparan cohetes contra territorio israelí, algo que Hamas niega a pesar de las evidencias. El enorme hospital Al Shifa de hecho se convirtió en el epicentro de la ofensiva israelí en los últimos días, creando una alta sensibilidad y preocupación en el mundo entero.

El presidente Biden exhibirá un éxito diplomático relevante de concretarse el intercambio, lo que mejora su posición en el escenario actual. Tras su reunión con el líder chino Xi Jinping, ha reiterado que después de la guerra el estado palestino debe ser una realidad, pero Netanyahu ha seguido alentando a los colonos extremistas de Cisjordania y declara explícitamente su aspiración a ocupar y administrar la Franja de Gaza por tiempo indeterminado. Por otra parte, descalifica a la Autoridad Nacional Palestina como interlocutor válido para la gobernanza futura de Gaza.

Sin embargo, el incondicional apoyo norteamericano a Israel puede empezar a tropezar con las críticas que al interior de los Estados Unidos levanta la política de Netanyahu y que le pueden costar caro al propio Biden. El gobierno norteamericano, como principal aliado de Israel, necesita poner sobre la mesa un plan de paz que renueve sus credenciales como árbitro ante el mundo árabe para un acuerdo que dé estabilidad y aleje el peligro de una regionalización del conflicto. En la medida que la amenaza de Hamas se debilita gracias a la enérgica respuesta israelí, el intercambio de rehenes por presos palestinos da cuenta que el tiempo de la política se acerca en el medio oriente y en Israel.

No es fácil saber si un estado palestino va a poder garantizar la paz y la convivencia en seguridad con Israel, una aspiración absolutamente legítima. La mayor parte de la población de Israel lo dudaba antes del 7 de octubre, con mayor razón ahora después de ver las escenas de festejos ante la incursión barbárica de Hamas. Sin embargo, lo que sí podemos saber con certeza es que la pretensión de negar el derecho a la autodeterminación de los palestinos es lo que alienta al extremismo islámico y lleva a la situación de inseguridad que se vivió el 7 de octubre y que muy probablemente la incursión de los tanques y tropas de Israel en la Franja de Gaza, con el costo humano que está teniendo, no hará más que incrementar el odio en la región.

La superioridad militar y tecnológica de Israel no es garantía suficiente para una seguridad y una paz estable. Ella requiere del espíritu de lucha de su pueblo y la solvencia que entregan sus fuerzas armadas, pero también debe descansar en la paciente creación de vínculos de confianza mutua, en el común compromiso con el derecho internacional y la solución pacífica de controversias con el mundo árabe y palestino en particular. Suponer que es posible postergar indefinidamente las legítimas aspiraciones del pueblo palestino es un error que alienta la yihad islámica que impulsa Irán a través de los grupos extremistas, agravando y prolongando el sufrimiento de ambos pueblos.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Febrero 25, 2024

Las claves de la conferencia conservadora más grande del mundo que reunió a Milei, Trump y Bukele. Por Jorge Ramírez

Imagine usted en un mismo fin de semana tener a Donald Trump, Javier Milei, y Nayib Bukele como speakers principales del evento, con una convocatoria que deja poco a la imaginación, CPAC 2024: “Donde el globalismo morirá”. Con Metallica y Guns N’ Roses como música de fondo. CPAC, de algún modo, es pura irreverencia.

Director de Criteria

Febrero 25, 2024

La oposición: entre ingenua y acomodada. Por Cristián Valdivieso

Hasta ahora, la contracara del gobierno ha sido una oposición nutrida de la frustración ciudadana ante la falta de resultados de La Moneda pero que no ha logrado despertar ni curiosidad ni interés electoral per se. Una que no entusiasma. Una oposición que grita, pero no ofrece, que rasca donde no pica y que parece […]

Maduro opera en Chile con la confianza de tener buenos amigos. Por Sergio Muñoz Riveros

La Moneda debe hacerse cargo de las graves implicancias políticas de lo ocurrido, y eso significa ponerse en todos los escenarios posibles. Sería desastroso que diera muestras de debilidad, o creyera que la diplomacia puede obrar milagros. El propio Boric debe entender que los chilenos juzgarán la forma en que él defienda la soberanía nacional […]

Ex director Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Febrero 25, 2024

El secuestro de Ronald Ojeda: Una amenaza al Estado. Por Ricardo Brodsky

Lo del secuestro del teniente Ronald Ojeda no hace sino confirmar nuestra vulnerabilidad ante la violencia organizada y enemigos externos con los cuales ingenuamente se buscan acuerdos mientras infiltran y devastan la confianza en nuestras instituciones.

Escritor y columnista

Febrero 24, 2024

Perfil: Johannes Kaiser, pesado de sangre. Por Rafael Gumucio

Johannes Kaiser es pesado de sangre, no porque logre resultar tan antipático como quisiera, sino porque su ironía, sus chistes, sus gracias lastradas por el plomo, suelen hundirse al fondo del abismo. Es difícil no ver en él a un oso demasiado grande como para ser de peluche, pero demasiado civilizado como para ser un […]