¿Por qué el Socialismo Democrático se niega a poner orden en la casa? Por Kenneth Bunker

Ex-Ante

Lo que falta es decisión. Lo que falta es revitalizar a la centroizquierda de verdad. Esa que construyó al país desde el suelo en los noventa. Lo que falta es un socialismo de verdad, que se ocupe del chileno promedio. Lo que falta es una coalición fuerte que busque proteger a la clase trabajadora de los caprichos del frenteamplismo. Mientras la izquierda de Boric siga empleando a personas claves en posiciones claves, nada de eso ocurrirá. El Socialismo Democrático no pone orden en la casa porque no puede. No hay disciplina ni jerarquía en la centroizquierda. Solo quedan metas personales y de corto plazo.


Esta semana La Moneda ingresó una serie de nuevas indicaciones que apuntarían a resolver la naciente crisis de la salud. El problema es que, lejos de resolver el problema, lo agrava. Ya que ninguna de las indicaciones apunta a reducir la deuda de las Isapres, se prevé que alrededor de la mitad de los 3 millones de afiliados podrían quedar sin cobertura de la noche a la mañana.

Si estas personas son finalmente obligadas a entrar a Fonasa, ejercerán aún más presión sobre un sistema de salud público que ya funciona a medias.

¿Por qué el gobierno no hace más para evitar el desenlace?

Hay que responder la pregunta en clave política, mirando los objetivos del gobierno a largo plazo.

Habría que empezar por la premisa obvia de que la izquierda apunta a estatizar todos los sistemas de seguridad social. Desde la educación y las pensiones hasta la salud. Si el objetivo es “no más subvención a los colegios privados” y “no más AFP”, entonces es obvio que “no más fondos públicos a la salud privada” tiene sentido.

Las Isapres no están contempladas en los planes del gobierno. Pero al no poder disolverlas por vía legislativa regular, deben depender de coyunturas criticas como la actual. Para ellos es una tremenda oportunidad, en tanto no deben hacer nada para que colapse el sistema de salud privado, solo mirar desde el palco.

Y eso es precisamente lo que están haciendo cuando deslizan la responsabilidad del potencial colapso al sistema judicial. Se declaran espectadores.

El problema para ellos, para el gobierno, sin embargo, es que al ingresar indicaciones al proyecto de ley (lo que hicieron esta semana) admiten implícitamente que podrían contribuir. Al no ingresar ninguna indicación que apunte a aminorar los costos de las Isapres, activa y conscientemente aportan al colapso.

El ex ministro de Salud Jaime Mañalich estima que, de no iniciarse legislación sustancial, o de darse una capitalización altamente improbable, el curso de acción actual conduciría a la quiebra de tres Isapres. Un escenario catastrófico.

Como se sostiene aquí, esto no es un problema para la izquierda, que apunta a la eliminación del sector privado en salud. El cálculo de ellos, la izquierda, es a largo plazo, pues con la entrada de más personas como cotizantes a Fonasa, tendrían más recursos para destinar al sector público.

Un problema que no transparentan, sin embargo, es que los costos, a corto y a mediano plazo, serían titánicos.

Claro, a la larga habría más recursos para gastar en el sector público, pero en lo inmediato aquello provocaría tremendos problemas para quienes se atienden tanto en Fonasa como en Isapres.

El apretón desencadenaría un efecto que no dejaría indiferente a nadie, y especialmente no a aquellos que más usan los servicios de salud.

En fin. El escenario es escalofriante, pero al menos se entiende dónde están los incentivos de la izquierda.

La pregunta que queda por hacerse es por qué la centroizquierda, el susodicho Socialismo Democrático, permite que esto ocurra. Por qué “los adultos en la habitación” no ocupan su poder para hacer lo que todos saben que sería el mejor de los desenlaces.

Hoy, el gobierno es conducido por Boric y Vallejo, una alianza Frenteamplista y comunista de izquierda, pero es administrada por Tohá, Elizalde, Marcel, Montes, Monsalve y tantos otros exconcertacionistas de centroizquierda. ¿Por qué los segundos permiten que los primeros avancen el sector público al descalabro sabiendo las nefastas consecuencias que traería? ¿No pueden o no quieren hacer más para evitar el peor de los desenlaces?

Ellos eran la voz de razón. Eran la moderación. Eran el freno a mano. Pero al mimetizarse con la izquierda que gobierna, se han terminado transformando en cómplices pasivos. Y, obviamente, esto no solo ocurre en el sector de la salud, también ocurre en los sectores de seguridad, economía, trabajo, que como tantas otras carteras han brillado por sus retrocesos.

La hipótesis más razonable sostiene que el Socialismo Democrático está dividido en dos: por un lado, quienes toman decisiones, y por el otro, quienes se lo permiten.

Quienes participan en el gobierno ayudan a que las cosas se hagan porque así se mantienen vigentes y permiten emplear a pirámides completas de exfuncionarios fiscales y políticos. Quienes no participan en el gobierno miran de la vereda sin voz en el asunto, pero cuando les toca participar, asienten con la cabeza, desde la fila de atrás, sin cuestionarse por qué.

Lo que falta es decisión. Lo que falta es revitalizar a la centroizquierda de verdad. Esa que construyó al país desde el suelo en los noventa. Lo que falta es un socialismo de verdad, que se ocupe del chileno promedio. Lo que falta es una coalición fuerte que busque proteger a la clase trabajadora de los caprichos del frenteamplismo.

Lo que falta son personas que entiendan que, si no se asiste a las Isapres, millones de chilenos sufrirán las consecuencias, y que más encima se atrevan a decirlo a quienes deciden. Lo mismo obviamente va para todas las otras políticas públicas erradas que ya le han costado años de la vida a millones.

Mientras la izquierda de Boric siga empleando a personas claves en posiciones claves, nada de eso ocurrirá. La ex Concertación seguirá hipnotizada por los chamanes de la izquierda y se seguirán derrochando recursos fiscales en políticas públicas inútiles.

El Socialismo Democrático no pone orden en la casa porque no puede. No hay disciplina ni jerarquía en la centroizquierda. Solo quedan metas personales y de corto plazo.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Abogada y académica

Julio 17, 2024

La gran estafa. Por Natalia González

Crédito: Agencia Uno.

La forma y el fondo en que el Ejecutivo y el oficialismo han conducido la discusión del voto obligatorio es un ejemplo reciente e insigne de la impostura, haciendo patente con sus actos que la confianza pública y el respeto por el Estado de derecho les tiene sin cuidado. No solo alteran las reglas del […]

Manuel Izquierdo P.

Julio 17, 2024

Exministro Jorge Burgos y crisis de seguridad: “Estamos en una situación límite”

Imagen: Agencia Uno

A juicio del extitular de Interior y Defensa, las medidas anunciadas por el gobierno “son un poco más de lo mismo. Ninguna me llama mucho la atención”. Sobre las solicitudes de declarar estado de sitio en la región Metropolitana, plantea que “me detendría a ver qué posibilidades tenemos de incorporar, ojalá transitoriamente, algunas zonas a […]

Abogada

Julio 17, 2024

Insuficientes medidas contra la ola de delincuencia. Por Francisca Werth Wainer

Me atrevo a hacer un spoiler, bastante obvio a estas alturas: se vendrán más fines de semanas tan violentos como el que recién pasó. En parte, porque la solución y cada uno de sus componentes son de largo plazo, y desandar el terreno que ha ganado la delincuencia en Chile será una tarea de largo […]

Ex-Ante

Julio 17, 2024

Crisis de seguridad: Matthei critica ausencia de Boric y La Moneda ofrece soluciones administrativas

Tras las matanzas registradas en Quilicura y Lampa y el total de 17 homicidios que se cuentan en los últimos cinco días en la Región Metropolitana, parlamentarios del Socialismo Democrático se sumaron a las presiones de la oposición y solicitaron al gobierno un cambio de estrategia para enfrentar el desborde del crimen organizado. Desde Paraguay, […]

Ex-Ante

Julio 17, 2024

Voto obligatorio sin multa: Golpe a la Democracia. Por Ricardo Brodsky

Lo grave de la iniciativa de los parlamentarios socialistas y frente amplistas -a lo que parece estar sumándose el gobierno- no es que le quieran quitar la multa al voto obligatorio -convirtiéndolo de hecho en voluntario- o con discursos xenófobos excluir a los extranjeros avecindados legalmente en el país, sino que intenten hacerlo entre gallos […]