Marzo 9, 2024

Perfil: Nicolás Maduro. Guardaespaldas. Por Rafael Gumucio

Escritor y columnista

Hay un “enigma” en ese hombre de humor irrespirable y ojos tristones que ha acabado con las pocas certezas que su país, alguna vez uno de los más democráticos y cultivados del continente, podía enarbolar. Claro que no es el único tirano de su especie que el mundo habita, y que hay algunos dirigentes, democráticos o no, tan peligrosos, inoperantes y cleptómanos como él.


“Hay que contar con el corazón y sentir con la cabeza” le decía la gran profesora de piano Nadia Boulanger a sus estudiantes. Es decir, a la hora de la razón hay que tener en cuenta ante todo el corazón, como, a la hora de los sentimientos, hay que tener sobre todo en cuenta la razón. Esto vale tanto para la música como para la política.

El corazón nos dice que todas las dictaduras son injustas, crueles y malvadas y habría que reprobarlas a todas. La razón nos dice que, sin embargo, cuando se gobierna se debe pactar necesariamente con más de una de estas horribles dictaduras demasiado frecuentes y poderosas para pasarlas por alto.

Reprobar los bombardeos a Gaza o a Ucrania nos deja sin demasiados costos en el lado correcto de la historia. Pero debemos recordar que nada en esos universos de dolor y sangre es tan simple y fácil como quisiéramos creer. Si fuera simple o fácil estar del buen lado siempre, al presidente Boric no le costaría 17 días decir que en Venezuela hay una dictadura y que Maduro es un dictador.

Sin duda, lo sabe y lo piensa, pero su aliado principal, el Partido Comunista de Chile, no piensa lo mismo que él, o más bien piensa que hay dictaduras y dictaduras. Aunque casi todas las dictaduras les gustan, la de Venezuela, que no tiene casi nada de comunista, le gusta más que ninguna, quizás porque, en cierta medida, es una dictadura perfecta.

Perfecta no porque, como en el México del PRI, se vota en ella cada cierto tiempo, sino porque en ella conviven las desventajas evidentes de las tiranías sin ninguna de sus “externalidades positivas”.

Porque no se puede decir en Caracas, como se decía en la Italia de Mussolini, que la falta de libertad permite que los trenes lleguen a la hora, porque el único tren perfectamente puntual en Venezuela es el tren de Aragua, que tiene en Chile y en Perú sus estaciones principales. Ni se puede decir, como se decía también en la Italia fascista, que el régimen permite dormir siesta con las “puertas abiertas” sin temor a la delincuencia, que se ha convertido para los venezolanos en una realidad más palpable que nunca.

Comunismo sin igualdad, capitalismo sin libertad, narcoestado centralmente desplanificado, Nicolás Maduro es el tirano también perfecto de este país que ha convertido su descomposición en un sistema. Gordo, grande, cuadrado, de pocas ideas, ninguna propia, es un hombre triste que vivió de la muy imaginativa función de manejar un bus que replicaba el recorrido del metro de Caracas. Un hombre gris a cargo de un trabajo gris que se convirtió luego en un funcionario gris de un gobierno amaranto.

Nicolás Maduro pudo ser un beisbolista de las grandes ligas, pero rechazó la posibilidad de irse a Estados Unidos a ser pitcher, para preferir convertirse en guardaespaldas de José Vicente Rangel, el “San Juan Bautista” del chavismo. De alguna manera eso ha seguido siendo toda su vida: el guardaespaldas incómodo, cuadrado, mentalmente grueso, de Hugo Chávez primero, y de Diosdado Cabello, ahora. Agente cubano y chico de los mandados que da la cara por una banda más o menos organizada de muchos militares y algunos civiles a cargo a la vez de la economía formal e informal, que son una y la misma.

Hanna Arendt, en un libro apasionante, pero equívoco, habló de la banalidad del mal para explicar el comportamiento cortés, puntual y servil de Adolf Eichmann, uno de los mayores asesinos de la historia humana. Pero Eichmann no era banal, ni menos mediocre, solo sabia jugar a serlo delante de sus jueces. Lo mismo Stalin, que parecía el bruto que era casi siempre, pero que era también un ávido lector de libros y seres humanos.

Alguna gracia muy, muy, oculta debe tener Nicolás Maduro Moros, esa perfecta mezcla de torpezas desafinadas, de rotundez desastrosa, para conseguir gobernar desde 2013 sin la sombra de un proyecto que no sea vaciar el país de habitantes, o dejar a los que se quedan en tal estado de miseria que les faltan las fuerzas físicas para rebelarse o hacerlo en manos de una oposición tan incoherente, dividida y delirante que parece haber sido inventada por la dictadura misma.

Algún genio debe habitar en Nicolás Maduro Moros, el hombre que pudo unir a toda Venezuela –incluidos muchos chavistas de la primera hora—en la certeza de que es un pelmazo peligroso, para misteriosamente dividirla en todo lo demás y hacerla incapaz de disputarle todo el poder: el judicial, el empresarial, el mediático, el militar, el político. Todos esos poderes milagrosamente en esas manos gruesas que alguna vez pulsaron las cuerdas del bajo eléctrico del grupo Enigma.

Hay un “enigma” en ese hombre de humor irrespirable y ojos tristones que ha acabado con las pocas certezas que su país, alguna vez uno de los más democráticos y cultivados del continente, podía enarbolar. Claro que no es el único tirano de su especie que el mundo habita, y que hay algunos dirigentes, democráticos o no, tan peligrosos, inoperantes y cleptómanos como él.

Pero debería al presidente Boric importarle Maduro más que Erdogan, Netanyahu, Putin, Alí Jamenei, Aleksandr Lukashenko o Prayut Chan-o-cha, porque, como dice el dicho, “la caridad empieza por casa”. Y con miles de venezolanos viviendo en nuestro suelo, Venezuela es también nuestra casa. Así al menos lo entiende Diosdado Cabello, que se permite burlarse de la policía y la política chilena con una impunidad que debería indignar a quienes nos gobiernan más de lo que parece indignarles.

Las dictaduras no tienen limites, ya se sabe, pero las democracias deberían al menos estar de acuerdo con que estas no pueden burlarse de ellas impunemente. El presidente Boric no ha querido enseñarle con demasiado rigor esa lección a su homólogo venezolano, quizás demostrando el límite mismo de su buen corazón. Nadie deja de ser generoso cuando la cuenta no la pagas tú, el problema es que la de nuestra política exterior, la pagamos siempre todos.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Académica del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad Andrés Bello y vocera de la Sociedad de Microbiología de Chile.

Abril 20, 2024

¿Cómo afrontar el dengue? Por Claudia Saavedra

Dado el escenario latinoamericano, que ha visto un aumento significativo de casos, sumado al cambio climático en la región, lo más probable es que tengamos dengue y que no solo llegue a Chile desde los países vecinos. Por lo tanto, esto debe ser visto como una oportunidad para anticiparnos y fortalecer la vigilancia epidemiológica y […]

Abogado, ex presidente de la Cámara de Diputados

Abril 19, 2024

El Presidente y su arremetida para convertir a los empresarios en chivo expiatorio. Por Jorge Schaulsohn

Imagen: Agencia Uno.

El Presidente Boric acusó a los empresarios de actuar con una “soberbia paternalista” y de emitir juicios “denigratorios a gobiernos que obedecen a la voluntad popular”. Llama la atención la distorsión autoritaria del Presidente: en democracia todos los gobiernos son fruto de la voluntad popular y esa condición no puede ser invocada para inhibir o […]

Académico. Facultad Educación UDP

Abril 19, 2024

El laberinto de los SLEP. Por José Joaquín Brunner

Alcaldes Daniela Peñaloza, de Las Condes; Camila Merino, de Vitacura; y Cristobal Lira, de Lo Barnechea; junto al ministro de educación, Nicolás Cataldo.

El ministro Nicolás Cataldo ha comunicado su decisión de atender la petición de los alcaldes de las comunas del SLEP Manquehue (comunas de Lo Barnechea, Vitacura, Las Condes, Providencia y La Reina) de retrasar la implementación hasta el 2029. ¿Procederá de la misma forma con todas las comunas que lo soliciten? ¿Con cuáles sí? ¿Hay […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Abril 19, 2024

Los excelentes estrenos por los que hay que ir al cine este finde. Por Ana Josefa Silva

Captura del filme Civil War, disponible en cines.

Todo lo bueno que hayan leído o escuchado acerca de Guerra Civil, la última película de Alex Garland, se queda corto. Este es un estreno de esos imperdibles dentro de una cartelera donde se alinearon los astros.

Por Juan Diego Santa Cruz, cronista gastronómico y fotógrafo

Abril 19, 2024

Algo es algo: La piedra angular. Por Juan Diego Santa Cruz

La cebolla es la piedra angular de la cocina, es el pilar fundamental del sabor. No tiene reemplazo porque está unida a la condición humana como ningún otro vegetal. Parece haber estado entre nosotros desde antes que camináramos en dos patas y en la mesa nos ha acompañado al menos hace unos siete mil años […]