Enero 17, 2023

Partidos en la UCI. Por María Jaraquemada

Directora ejecutiva de Chile Transparente
Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados. (Foto: Agencia Uno).

Nuestros partidos políticos son clave, por eso, aunque a veces dan ganas de decir “que se vayan todos”, los necesitamos, fuertes y renovados. Un desafío nada fácil, pero más que urgente.


Uno de los datos de la Encuesta CEP que se ha mantenido estable en los últimos 10 años es la baja confianza en los partidos políticos. Si miramos los datos del 2012, solo un 6% confiaba mucho o bastante en ellos. El peak de estos años ha sido el 2013 con un 8% y, en pleno estallido social, tuvieron su momento más bajo con un escaso 2%. Hoy el panorama no es mejor con un 4% de personas que les da el voto de confianza.

Aunque sea poco popular decirlo, se trata de una alerta relevante y que hay que tomar en serio. Los partidos políticos son clave en una democracia que se precie de tal y su crisis es caldo de cultivo para populismos autoritarios como los que se han visto en la región.

Mesías que prometen un cambio copernicano y terminar con “los de siempre” han llevado a países a situaciones muy complejas como ocurre en Venezuela y El Salvador o a la percepción de que todos son lo mismo y a una crisis de gobernabilidad, como lo que estamos viendo en el Perú.

¿Por qué esta baja confianza? Diversos instrumentos pueden darnos algunas luces. Encuestas como Latinobarómetro o la propia CEP suelen indicar una percepción ciudadana de desconexión con sus demandas, miedos y expectativas y más bien relacionada con la corrupción:

  • Conflictos de interés y tomas de decisión para servir sus propios intereses más que los de la ciudadanía.
  • Percepción que puede ser bastante injusta a ratos, cuando gran parte de los partidos deciden acordar transversalmente un nuevo proceso constituyente -luego del estrepitoso fracaso del proceso anterior- que puede traerle costos en el corto plazo pero, quizás y ojalá, una mayor gobernabilidad y legitimidad en el mediano.

Lo que más preocupa es que el año 2016 se hizo la primera gran reforma a la Ley de Partidos Políticos, dictada en plena dictadura y con una visión no muy afín a éstos.

Se hizo un esfuerzo importante, dentro de la agenda de probidad, por modernizar dicha ley estableciendo mecanismos de democracia interna -a ratos bien resistidos por algunos partidos aunque parezcan básicos-; de fomento a la participación de jóvenes y mujeres; de promoción a partidos más programáticos; con mayores deberes de transparencia y rendición de cuentas. Sin embargo, hasta el momento, al menos en lo que dice relación con la valoración ciudadana, no vemos fruto de esto. Al parecer el cambio interno y de conductas ha tomado más tiempo de lo esperado.

Si revisamos el Índice de Transparencia de Partidos Políticos que realiza periódicamente Chile Transparente, podemos ver cómo efectivamente ha habido un avance en mayor transparencia y rendición de cuentas, pasando de un promedio en los 34 indicadores de 3,5 el 2017 a un 4,9 el 2021. Pero claramente no es suficiente.

El solo publicar o difundir información no necesariamente conlleva a un cambio en la percepción, esto debe ir de la mano de otras señales y de un real compromiso de transparencia y de integridad.

Tal como indican varios medios de comunicación, militantes renombrados de ciertos partidos se ven envueltos en investigaciones de abusos de poder o malversación de recursos públicos o bien, tienen comportamientos poco éticos en el ejercicio de sus cargos, por ejemplo, en el Congreso.

Actos que a ojos de la ciudadanía no tienen muchas consecuencias. Por eso, necesitamos pensar como oxigenar a los partidos (a pesar que no son pocos los partidos existentes y en formación, como los conocidos Amarillos o Demócratas) y hacerlos más responsivos a la ciudadanía, pero también a cómo mejorar su disciplina interna y que los partidos hagan responsables a sus militantes por faltas a la ética, la desinformación, el mal trato a sus pares u oponentes y, más aún, faltas a la ley.

La ciudadanía demanda acuerdos y soluciones a temas tan acuciantes como la seguridad pública, la crisis de la salud pública y privada, las bajas pensiones de hoy y mañana. Para esto nuestros partidos políticos son clave, por eso, aunque a veces dan ganas de decir “que se vayan todos”, los necesitamos, fuertes y renovados. Un desafío nada fácil, pero más que urgente.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Director Ejecutivo de Qualiz

Enero 26, 2023

Acusación constitucional II: No interrumpas a tu enemigo. Por Carlos Correa Bau

Esa competencia por los votos duros terminará desgastando a Chile Vamos y sus votantes a merced de Parisi u otro candidato. Republicanos jugó bien sus cartas: Prefirió ir sobre Jackson, y humillar al resto de la derecha.

Ex-Ante

Enero 25, 2023

La degradación de la política exterior chilena. Por Kenneth Bunker

El presidente Gabriel Boric durante su discurso en Cumbre Celac.

Boric habló de los últimos eventos en Perú como si fuera un analista internacional de grado menor. Chile está perdiendo el lugar privilegiado que una vez tuvo gracias a grandes funcionarios diplomáticos de gobiernos de distintos signos políticos.

Directora ejecutiva de Chile Transparente

Enero 23, 2023

Giro de 180 grados en la lucha contra la corrupción. Por María Jaraquemada

En Chile es clave blindar a nuestras instituciones frente a la tentación de captura e infiltración de estos grupos, particularmente las policías, Fiscalía y Poder Judicial. En Guatemala, quienes hasta hace poco se atrevían a enfrentar a redes criminales y parte de la élite gobernante para intentar acabar con la impunidad imperante, hoy son perseguidos […]

Ex-Ante

Enero 23, 2023

Nostalgia del binominal. Por Ricardo Brodsky

El socialismo subsumido en la penosa confusión política y programática de Apruebo Dignidad no aportaría nada para ensanchar las bases sociales y electorales del gobierno. Por ello, resulta incomprensible la inclinación por una lista única oficialista para la elección de consejeros constituyentes. Es volver a errar, una vez más.

Centro de Sistemas Públicos. Universidad de Chile

Enero 22, 2023

Una macro reforma para la salud chilena. Por Rafael del Campo, Antonio Infante y Mario Waissbluth

La meta esencial de nuestra propuesta, estructurada en 21 reformas, específicas, tiene en su centro disponer de una red asistencial de prevención y atención, en que los Centros de Atención Primaria jueguen un rol clave.