Julio 10, 2022

Los convencionales que tampoco la vieron venir. Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria

Varios de los constituyentes electos confundieron la demanda general de renovación con el culto a sus personalidades. Ceguera que los convirtió en una versión rabiosa de lo mismo que habían impugnado; sin contenidos, ostentadores agresivos de su poder, negadores del otro como legítimo otro, en un espiral de degradación que fue distanciando a la Convención de la ciudadanía.


El 18 de octubre del 2019 se desencadenó lo que luego quedaría signado como el estallido social. Quienes seguíamos encuestas y estudios sociales rápidamente supimos que, entre otras cosas, era una respuesta a la desconexión de las élites políticas y económicas con la experiencia cotidiana de grandes sectores de la población, a los que la vida se les había tornado cuesta arriba.

La Encuesta CEP del 2019, previa al estallido social, señalaba que sólo un 19% de los encuestados se sentían representados por un partido político, y que al 76% le resultaba lejano el gobierno de Sebastián Piñera. Los hechos mostraron que las personas no estaban equivocadas. En una entrevista realizada por un medio español, el otrora presidente señalaba lo que se convertiría en una frase insigne de la revuelta popular: “no lo vi venir”.

Desde ese momento, el “no lo vieron venir” se transformó en un slogan para apuntar críticamente a las élites. Una impugnación general, sin distinciones intra élites, que dio paso a un momento social constituyente, entendido como un periodo donde las percepciones mayoritarias llevan a la reinterpretación de la ley fundamental, obligando a que las demandas sociales se transformen en cambios institucionales.

Una petición por una nueva constitución que vino acompañada de grandes expectativas de renovación de rostros y relatos alejados de la política tradicional, más anclados a causas territoriales y movimientos sociales y que terminó en una elección de convencionales que espejó bien esa demanda.

Sin embargo, a poco andar, pasó que varios de los constituyentes electos confundieron la demanda general de renovación con el culto a sus personalidades. Creyeron haber sido elegidos por sus particularidades antes que por representar la contracara, la antítesis, de la política tradicional a la que la ciudadanía buscó excluir del proceso.

Una ceguera que también hizo que muchos de ellos obviaran que la Convención Constitucional, con independencia de su génesis, cargada por pulsiones refundacionales, tenía la responsabilidad de sostener la legitimidad de origen pues no estaba inmunizada contra la crisis de desconfianza institucional. Suspendidos en la nostalgia del 18 de octubre, varios tampoco vieron que una pandemia y sus efectos socioeconómicos habían movido la escala de prioridades a temas más terrenales como la inseguridad y la inflación, afectando la fuerza y virtuosidad que el ímpetu del momento constituyente tuvo en un inicio.

Cegueras que terminaron transformando a varios Convencionales en una versión rabiosa de lo mismo que habían impugnado; performáticos de la adversarialidad sin contenidos, ostentadores agresivos de su poder, negadores del otro como legítimo otro, en un espiral de degradación que fue distanciando a la Convención de la ciudadanía al ­punto que ­–ya disuelta–, la aprobación a su labor terminó siendo escuálida al lado de la desaprobación.

Definitivamente, al igual que el ex Presidente Piñera, muchos convencionales tampoco la vieron venir.

No vieron, o quizá, no quisieron ver, cientos de señales que los mostraban desconectados de las subjetividades mayoritarias, mofándose hasta el final de los 30 años de la transición y coronando su animadversión contra éstos al no invitar a los expresidentes a la ceremonia de cierre.

Hoy, las mismas encuestas a las que tan sordos fueron, las más y las menos serias, muestran que el rechazo al texto propuesto se empina por sobre el apruebo, antes que por el texto mismo, por un mayoritario desacuerdo ciudadano con el curso del proceso y las actuaciones de muchos de sus convencionales.

Entrados ahora en campaña, bien le harían estos exconstituyentes a su opción por el apruebo el hacerse a un lado, dejar que prevalezca el texto antes que sus personalidades y excentricidades, cuando no chambonadas. Porque, a excepción de sus propias y aprobadoras barras bravas, quienes ahora dudan sobre qué votar, ya no los quieren escuchar. Al menos por un tiempo.

¿Habrán oído, ahora sí, esos sonidos venir?

 

 

 

 

 

 

 


Publicaciones relacionadas

Socio de Razor Consulting

Agosto 17, 2022

Vive la différence! Experiencia francesa de cuota de género en directorios. Por Héctor Lehuedé

Francia está en el top 3 de participación femenina en los directorios. Se enmarca en un contexto internacional en el que Israel fue el primer país en adoptar una cuota, de “al menos una mujer” en 1999, y fue seguido por Noruega que adoptó su cuota de 40% en 2003.

Ex-Ante

Agosto 17, 2022

El desafío de Boric de estar a la altura de lo que ocurrirá después del plebiscito. Por Ricardo Brodsky

Crédito: Agencia Uno.

El 5 de septiembre el rol del Presidente será esencial y su palabra debe estar suficientemente respaldada por hechos para que le permitan jugar el papel que el país entero esperará de él: arbitrar, bajar las tensiones, desdramatizar la situación, enfrentar los verdaderos desafíos que tiene el país aquí y ahora (inflación, inseguridad, pensiones) y […]

Investigadora CEP

Agosto 16, 2022

Derechos laborales: ¿Avance o retroceso? Por María José Abud

La forma en que los derechos laborales han quedado en la nueva constitución olvida principios que están presentes en otros capítulos del texto como el enfoque de género, alejándose de los desafíos actuales y futuros del mercado laboral.

Ex-Ante

Agosto 15, 2022

Orgullo de funcionario público. Por Noam Titelman

Montaje de John Smok y Carmen Gloria Valladares.

Hay muchas cosas que se puede y se debe mejorar en el sector público, pero haríamos bien en partir por reconocerle su mérito a los miles de “Carmen Gloria Valladares y John Smok” que trabajan en nuestro Estado. Son ciertamente motivo de orgullo de funcionario público.

Director de Criteria

Agosto 15, 2022

Reforma de pensiones, ¿la tercera, será la vencida? Por Cristián Valdivieso

Crédito: Agencia Uno.

Si el gobierno quiere salir airoso con su reforma previsional deberá tener como telón de fondo a la propuesta las vivencias subjetivas de las personas. No hacerlo, atentaría contra la legitimidad social de la tan anhelada reforma poniendo un signo de interrogación en la posibilidad que, esta vez, la tercera sí sea la vencida.