La tercera vía no tiene por qué esperar. Por Cristián Stewart

Director Ejecutivo de IdeaPaís

“Aunque los panoramas en ambos casos (Apruebo o Rechazo) tienen mal pronóstico, los dos resultados pueden ser trabajados y mejorados. La diferencia fundamental está en los tiempos. El apruebo requerirá un trabajo posterior al plebiscito, pero el del rechazo se debe adelantar”, señala el Director Ejecutivo de IdeaPaís. 


 El plebiscito de salida para la nueva constitución se nos presenta de forma binaria. Ambas opciones, apruebo y rechazo, implican consecuencias que para muchos dejarán al país en un callejón sin salida, con desafíos políticos y sociales que hace décadas no experimentamos. Pero no todo es blanco o negro. La historia no está escrita y el futuro aguarda.

Si la ciudadanía dice “Apruebo” al proyecto de nueva constitución, habrá graves consecuencias para Chile. Primero, la implementación de un Estado plurinacional es una mala noticia, ya que fragmenta el territorio con autonomías territoriales y genera desigualdad ante la ley, con justicias paralelas que dependerán de la etnia de las personas. Todo esto sumado a un mecanismo de restitución de tierras indígenas por utilidad pública, el cual dará paso a expropiaciones masivas con una indemnización al discutido concepto del “justo precio”.

Segundo, el sistema político se verá fuertemente debilitado: la combinación de un bicameralismo asimétrico -unicameralismo disfrazado- con un presidencialismo supuestamente atenuado constituye una innovación sin precedentes, que deja a la nueva Cámara (Congreso de Diputados y Diputadas) sin contrapesos efectivos. Y tercero, la regionalización —necesaria y urgente— ha sido planteada sin considerar las complejas realidades territoriales, facultando a las Asambleas Regionales con atribuciones peligrosas; como contraer deudas, fijar impuestos y crear empresas públicas.

Pero si el 4 de septiembre la ciudadanía dice “Rechazo” a la propuesta de la Convención, la Constitución que actualmente nos rige seguirá totalmente vigente. Esto no solo significará retrotraernos al día previo al plebiscito de entrada, con las tensiones y chantajes de violencia que el país experimentó, sino también volver a los problemas propios de la Constitución vigente; como su ineficacia para procesar leyes y su poca practicidad en garantizar ciertos derechos fundamentales. Y algo aún más grave: volveríamos a una Constitución que el 78% de Chile quiso superar.

Aunque los panoramas en ambos casos tienen mal pronóstico, los dos resultados pueden ser trabajados y mejorados. La diferencia fundamental está en los tiempos. El apruebo requerirá un trabajo posterior al plebiscito, pero el del rechazo se debe adelantar. En efecto, la victoria del apruebo implica un intenso trabajo político y legislativo para los años que vienen. De hecho, ya hay más de 150 mandatos constitucionales al Estado que requerirán debates políticos y ajustes legislativos para traer certeza a nuestro sistema político.

Un claro ejemplo es el artículo aprobado que dispone el deber al Estado de consultar y recibir el consentimiento de los pueblos indígenas sobre cualquier acto que pudiera afectar sus derechos reconocidos en la Constitución. Es decir, cualquier obra pública, decisión administrativa o aplicación de la ley podría ser frenada por no obtener dicho consentimiento. ¿Cómo funcionará esto? Nadie lo sabe aún.

Los efectos del rechazo, por su parte, ya los insinuó el Presidente Boric la semana pasada: si no gana el apruebo, el Gobierno trabajará desde el 5 de septiembre para hacer cambios estructurales a la Constitución que permitan llevar a cabo su programa. En el hipotético escenario de que gane el rechazo, a todos les conviene una salida alternativa conocida. Esta debiera consistir en un camino mixto: uno que fortalezca la institucionalidad política, le de cabida a los expertos y permita a la ciudadanía tener un rol vinculante en su destino constitucional.

Una opción razonable puede consistir en tres pasos. Primero, reeditar la experiencia de la mesa técnica del 15 de noviembre para trabajar desde un piso transversal y dialogante, que entregue garantías de profesionalismo y seriedad. Luego, discutir dicho acuerdo en el Congreso Nacional, dotándolo de legitimidad democrática. Por último, que esa propuesta incluya mecanismos de participación directa de la ciudadanía, cerrándola con el broche de un plebiscito ratificatorio.

Esta propuesta de tercera vía no tiene por qué esperar. De ganar el rechazo y existir un acuerdo así, todos ganan. Incluso el gobierno, pues aún tendría piso, a través de un camino previamente conocido, para impulsar los cambios que considere necesarios. Esto nos acercará más a lo que parecen querer los chilenos: contar con un procedimiento que ofrezca una constitución que siembre las bases de unión y reconstrucción social luego de una honda fractura; sin revanchismos ni refundación.

Es en estos momentos cuando se mide el liderazgo político de nuestras autoridades. Estar a la altura del momento requiere ofrecer a la ciudadanía una salida viable, institucional y responsable a nuestra expectante y turbulenta trama constitucional.


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Mayo 25, 2022

Macrozona Sur: No alimentemos al monstruo de la violencia política. Por Ricardo Brodsky

No extraña ver que quienes glorificaron hace solo meses a los grupos violentos, como los “delantales blancos” o anteayer “los capuchas” o “la primera línea”, se muestren hoy confundidos y desorientados, buscando fórmulas de birlibirloque para no asumir que esta vez es su gobierno y su proyecto el que está en la mira de la […]

Historiador e investigador del CEP

Mayo 25, 2022

¿Sólo dos opciones: el Apruebo o el caos? Por Juan Luis Ossa

“¿Está el Estado de Chile preparado para satisfacer constitucionalmente lo recogido en el borrador? ¿En cuántos años? ¿No demoran acaso las “transformaciones refundacionales” un período de tiempo que los chilenos no pueden ni quieren esperar? La historia enseña que una cosa es el anuncio normativo, y otra muy distinta su implementación”, dice el académico.

Ana María Sanhueza

Mayo 24, 2022

Perfil: Ángela Vivanco, la mujer fuerte de la Suprema que encabeza las críticas al borrador constitucional

Ángela Vivanco, vocera de la Corte Suprema. (Gentileza Poder Judicial)

Lleva dos meses como vocera de la Suprema y se ha convertido en el rostro de los cuestionamientos del Poder Judicial frente a algunas normas de la nueva Constitución respecto de la duración de los jueces y los efectos de la eliminación del recurso de protección. Este martes planteó una serie de dudas sobre la […]

Joaquín Barañao (Red Pivotes)

Mayo 24, 2022

Medioambiente y desarrollo: Toda moneda tiene dos caras. Por Joaquín Barañao

Todos queremos proteger al medio ambiente. No hay novedad en declararlo ni gracia en defenderlo. Si fuera por ganas, no existirían ni el cambio climático ni la pérdida de biodiversidad… El punto es que, en paralelo a ese lugar común, convive el anhelo de una casa calentita en invierno, de transporte motorizado, de plátanos importados […]

María José Abud, investigadora del CEP

Mayo 24, 2022

Salario mínimo y apoyo a MiPymes: ¿y el enfoque de género? Por María José Abud

Histórica ha sido la tramitación del incremento del salario mínimo. No solo por el monto, el más alto en 29 años que llegará a agosto a $400 mil pesos, sino también por los acuerdos alcanzados. Entre ellos, el subsidio de $26 mil pesos a partir de ese mismo mes para empleadores de MiPymes y un […]