Informales por las cuatro esquinas. Por Karol Fernández

Investigadora del Centro de Políticas Públicas de la Facultad de Economía y Gobierno, USS.

La incorporación de más trabajadores al sistema de seguridad social es una necesidad imperiosa, que irá en su propio beneficio. Es importante que, en el marco de la actual discusión de la reforma previsional, no se olvide que la informalidad laboral que conduce a una baja densidad de cotizaciones es una de las causas principales de las bajas pensiones autofinanciadas.


La discusión sobre el problema de la informalidad me hace recordar un maravilloso cuento infantil de Jérôme Ruillier sobre la inclusión: “Por cuatro esquinitas de nada”. En el cuento, un grupo de círculos salen todos los días a jugar al patio grande por una puerta redonda. Sin embargo, hay un “cuadradito” que no cabe por la puerta y no puede acompañarlos.

Los círculos quieren incluir a “cuadradito” a sus tardes de juego, pero por más que lo intentan no logran que cruce la puerta. Se les ocurre una solución: cortarle sus cuatro esquinas para que se parezca más a un círculo, pero “cuadradito” se resiste a esa solución tan dolorosa. Luego de mucho meditar, los círculos concluyen que el problema no es “cuadradito”, sino la puerta, así que, tijera en mano, cambian la forma de la puerta para que círculos y cuadrados pueden cruzarla sin problemas.

De manera similar, cada vez que se habla del problema de la informalidad laboral, las soluciones propuestas apuntan en una dirección similar a la de “cortar las esquinas”, logrando “formalizar” a los informales. No hay duda alguna que el trabajo formal será siempre preferible al informal, no sólo en términos de la protección que entrega a los trabajadores, sino también por una serie de impactos virtuosos que produce sobre la sociedad y la economía.

Sin embargo, también es cierto que formalizar el empleo depende de factores cuyos efectos suelen lograrse a muy largo plazo como, por ejemplo, mediante mayor crecimiento económico y aumento de la productividad, formación de capital humano, mayor eficiencia tributaria, regulación menos burocrática, apertura comercial, entre otros, todos canales deseables y a los que debemos apuntar como país hacia mediano y largo plazo. Es más, incluso alcanzando todo lo anterior, la naturaleza y característica de ciertas actividades hacen muy difícil su formalización.

La dificultad radica en qué hacer en el corto plazo con el 27% de los trabajadores que están actualmente en la informalidad, quienes no tienen acceso a licencias médicas, seguro de cesantía, protección a la maternidad ni tendrán una pensión suficiente para su vejez. Quizás, como en el cuento, tengamos que “corregir la puerta”, haciendo ajustes al actual sistema de protección social para lograr incorporarlos.

Existen experiencias exitosas que apuntan a avanzar en esa dirección. Un buen ejemplo es el monotributo, sistema aplicado en Uruguay, Argentina y Brasil. Bajo este esquema, las micro y pequeñas empresas pagan un tributo único, que incluye tanto el pago de impuestos como las cotizaciones para la seguridad social para un grupo reducido de trabajadores.

Así, los microempresarios ven facilitado el proceso de pago de contribuciones sociales para sus empleados (o para sí mismos). Bajo este esquema, la tasa de contribución suele ser menor que para el resto de la población, pues se encuentra subsidiado por el Estado.

Otro mecanismo importante es el de otorgar mayor flexibilidad a las contribuciones de los informales, de manera que coticen cuando y por el monto que puedan. Un ejemplo de esta solución se ha aplicado en Colombia mediante un sistema llamado Beneficios Económicos Periódicos -BEPS-, que permite ahorrar para la vejez por el monto y el tiempo que el trabajador pueda. Cuando el ahorro del trabajador no es suficiente para financiar una pensión mínima, el saldo ahorrado y sus retornos se devuelve al trabajador.

Un tercer ejemplo lo tenemos en nuestro propio país, mediante la incorporación a la seguridad social de los trabajadores independientes que emiten boletas de honorarios, por medio de una retención adicional en sus boletas por parte del Servicio de Impuestos Internos. El pago de sus contribuciones ha sido paulatino y se estableció un orden de prelación en las asistencias cubiertas. De forma similar, otro tipo de trabajadores que cuentan con formalización tributaria, como taxistas o feriantes, podrían pagar sus contribuciones a través de sus patentes y permisos de operaciones tributarias.

Finalmente, una propuesta que viene tomando fuerza en la discusión internacional es la de “pensiones por consumo”. Bajo esta modalidad, un porcentaje del pago del IVA que hacen las personas naturales se les devuelve al término del año tributario para financiar sus cotizaciones.

Más allá del camino que se elija, la incorporación de más trabajadores al sistema de seguridad social de nuestro país es una necesidad imperiosa, que irá en su propio beneficio. Sería importante que, en el marco de la actual discusión de la reforma previsional, no se olvide que la informalidad laboral que conduce a una baja densidad de cotizaciones es una de las causas principales de las bajas pensiones autofinanciadas de nuestros jubilados.

Para leer las columnas de Karol Fernández en Ex-Ante: Pinche aquí

 

Publicaciones relacionadas

Coordinadora Mef Educa - Mujeres en Finanzas

Mayo 24, 2024

Cobre: ¿Suficiente soporte para la economía chilena? Por Carolina Godoy

Chile enfrenta desafíos significativos en términos de su política fiscal. A pesar de un aumento en los ingresos por cobre, el crecimiento de la deuda de los últimos años y reservas internacionales por debajo del nivel recomendado por el FMI, limitan la capacidad del país para manejar shocks internos y externos.

Jaime Troncoso R.

Mayo 23, 2024

Las razones de la decisión del Banco Central de bajar la tasa solo en 50 puntos bases

El Consejo del Banco Central de Chile (de izquierda a derecha) Luis Felipe Céspedes; Stephany Griffith-Jones (Vicepresidenta); Rosanna Costa (Presidenta); Alberto Naudon y Claudio Soto.

Durante su última Reunión de Política Monetaria (RPM), el Banco Central decidió reducir la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 50 puntos base, dejándola en 6%. Esta medida refleja una estrategia de moderación en las bajas, influenciada por diversas razones internas como externas.

Conduce Catalina Edwards

Mayo 23, 2024

Arturo Frei y desempeño económico de Chile: “Lo que nos preocupa es que la inversión no se ha recuperado”

En una nueva edición de After Office Investing, Catalina Edwards conversa con el gerente general de Renta4 Chile, Arturo Frei y analizaron el desempeño del mercado bursátil chileno y el récord de su principal indicador, el IPSA. Además, Frei abordó el impacto de la liquidez en el mercado, las valoraciones atractivas de la bolsa local, […]

Economista y académico de la Escuela de Negocios de la UAI

Mayo 23, 2024

Es el mercado de capitales, estúpido (y te lo dije). Por Pablo Correa

¿Quién va a financiar la inversión para enfrentar las necesidades hídricas dado el cambio climático? ¿de dónde vendrán los balances para que existan Fintech que le compitan a la banca? ¿De dónde vendrá el capital de riesgo para la industria de la biotecnología agroalimenticia?

Conduce Catalina Edwards

Mayo 22, 2024

After Office [E94] – Natalia González: Desafíos y perspectivas desde la alta dirección

En una nueva edición de After Office, la periodista Catalina Edwards conversa con la abogada y directora en Carozzi, Natalia González, sobre su rol en la alta dirección, la importancia de la experiencia regulatoria, y la presencia femenina en el mundo empresarial.