Marzo 31, 2021

Opinión: Foucault contra Foucault. Por Marco Antonio de la Parra

Marco Antonio de la Parra
Portada libro.

El filósofo francés más gravitante desde fines del siglo XX ha sido consignado como pedófilo por un colega y amigo, Guy Sorman. La obra es la obra y Foucault todavía tiene  mucho que decirnos y advertirnos. Sus ejercicios eróticos violaron reglas de consideración fundamental de la fragilidad humana. El horror necesitará siempre a los filósofos.

 

El escándalo está servido. Los tiempos son categóricos con este tema, la tolerancia cero con prácticas que conocieron culturas altamente permisivas convierten la actualidad en un ataque más que razonable, pero no menos desatado a las prácticas sexuales con niños como si fuese una novedad, a pesar de que en nuestra propia ciudad haya testimonios de prostitución infantil y recibamos casos de abusos a granel en la consulta psicoanalítica.

El problema es haber leído a Foucault. Ese fascinante laberinto de ideas que construyeron un discurso sobre el poder del discurso, buscando la verdad y la libertad, apuntando a la experiencia absoluta como única alternativa humana gozosa y completa incluyendo aquella que llevase a la muerte como fue en el caso de Foucault lo que contenían sus viajes a California, fascinado con el mundo sado masoquista, el hedonismo gay y los bares de cuero.

Contagiado con el VIH en tiempos de la enfermedad maldita del SIDA, no paró de vivir con la intensidad que preconizó desde su obra donde lo criminal y lo perverso y lo loco y lo transgresor ocupaban un lugar preponderante.

A tal punto la libertad lo atrajo que sancionó el agónico marxismo tardío y coqueteó con el lado neoliberal permisivo rompiendo con todo menos con la premisa de que la experiencia de vida debía ser absoluta y totalmente libre.

¿Era un pedófilo o esas prácticas estaban ligadas a su teoría de la experiencia?

Eso es lo más complicado al recibir las denuncias de Guy Sorman en tiempos de lo políticamente correcto y la cancelación de todo lo que se escape de ciertas normas.

Los foucaltianos saltan protegiendo la obra y separándola del autor en libros que hablan de la biografía como algo inseparable del pensamiento.

Nunca he sido partidario de la cancelación de obras, hay algo carcelario y persecutorio en aquello, pero es innegable que la perversión encuentra siempre su espacio aunque el solo hablar de perversión tal vez nos convierta en censores, inquisidores que debajo del diagnóstico ocultan una sanción moral.

Foucault, antes de morir, se dice que destruyó muchísimo material propio sugiriendo que tras su muerte se siguiera, a lo Kafka, en esa tarea de expurgación absoluta de su propia obra.

Como un Foucault que aplicaba el poder sobre su propia creación, ya sea temeroso o asustado quizá de un juicio posterior como el que hoy Guy Sorman lleva a los medios pero que estaba más que sugerido en libros como LA PASION DE MICHEL FOUCAULT de James Miller o SAINT FOUCAULT de David M. Halperin.

No era precisamente un santo. Es más, puede considerársele alguien del todo coherente entre vida y obra y así ser justo y necesario el ataque a su pensamiento.

Pero su propia creación viene a salvarlo. ¿Quiénes somos para juzgar la reflexión, la filosofía, el arte? Sus creadores puede que sean sujetos de aquellos que es mejor cambiar de acera al cruzarse con ellos. Pero el pensar solamente es posible en libertad.

El inconsciente, ese territorio tan visitado y revisitado, contiene al horror más de lo que quisiéramos. Nuestra ambigüedad mientras seguimos una película de asesinos seriales y condenamos al infierno libros y películas nos devela burgueses e hipócritas.

Nada impedirá condenar los hechos. Soy de los que piensa que hay crímenes que no deben prescribir pero también que fueron mirados como crímenes prácticas de vida que eran solamente la vida misma.

La obra es la obra y Foucault todavía tiene  mucho que decirnos y advertirnos. Sus ejercicios eróticos violaron reglas de consideración fundamental de la fragilidad humana. Foucault quizá diría que se jugó con todo por la experiencia.

A partir de Guy Sorman tal vez lo leamos distinto pero es torpe dejar de leerlo y enviarlo al foso de los libros malditos.

La mente humana debe acercarse incluso a lo maligno. El poder, el discurso del poder, el poder del discurso, lo contiene y es nuestra tarea conocerlo y denunciarlo.

Pero también pensarlo. El horror necesitará siempre filósofos.

Publicaciones relacionadas

Profesor Universidad de Chile, PUC y ex presidente de Codelco

Abril 24, 2024

Gracias Nico Grau. Por Marcos Lima

Presidente Gabriel Boric junto a las ministra Aurora Willians y Leopoldo Reyes de Cesco.

Aunque no ha habido una explicación oficial (por la ausencia de Codelco en la Cena de CESCO), podemos imaginar que ello se debe a la molestia de la compañía provocada por un informe de CESCO de agosto del año pasado en que se menciona: “los niveles de deuda pueden llegar a niveles tan altos, que […]

Abogado

Abril 24, 2024

La Reforma al Código de Aguas más rápida de la historia de Chile. Por Santiago Acevedo Ferrer

Por el bien de los usuarios de las aguas y de los millones de chilenos que beben, se alimentan y energizan con ellas, hacemos un llamado al Senado para que rechace este proyecto veloz, escueto y ambiguo, que despoja a la mayoría de los actores del agua de la facultad legal de distribuirla en contextos […]

Coordinador Académico Escuela de Gobierno, Instituto UNAB de Políticas Públicas

Abril 24, 2024

Ley de 40 horas: Cuando el Estado llega tarde. Por Ricardo Bahamondes

Crédito: Agencia Uno.

Transcurrido casi un año de esa norma, la Dirección de Trabajo ha emitido dictámenes en los cuales se ha pronunciado respecto a cómo interpretar el cómputo de reducción de horas, el alcance del nuevo artículo 22 (excepciones a la jornada ordinaria) y en general, en cómo aplicar e interpretar la ley. Este impulso, a pocos […]

Director de Criteria

Abril 21, 2024

Encuesta Bicentenario UC: lecciones para la derecha. Por Cristián Valdivieso

Imagen: Agencia Uno.

Los chilenos no están anhelando la llegada de la actual oposición al gobierno. Lo que los chilenos buscan es más autoridad, firmeza e incluso autoritarismo ante lo que se vive como una crisis de inseguridad pública y de descrédito de la política. Una suerte de Bukele criollo si se quiere, el que, dicho sea de […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Abril 21, 2024

Maduro: socio controlador de nuestra política exterior. Por Jorge Ramírez

Hace algunos días Nicolás Maduro se dio otro “gustito”: enlodar el honor del recientemente fallecido ex Presidente Sebastián Piñera, acusándolo de que él fue quien trajo delincuentes venezolanos a Chile, tras “conocerlos, contratarlos y apoyarlos en Cúcuta para supuestamente invadir Venezuela”. Una afrenta diplomática, desde todo punto de vista, a la que el Presidente Boric […]