Abril 30, 2021

Opinión: La instigación de antagonismos ha devenido en un buen negocio para políticos y todo tipo de celebridades

Cristián Valdivieso, director de Criteria
Crédito: Agencia Uno.

Lo que estamos viviendo en el país no es polarización. La opinión pública no está dividida en dos extremos opuestos y relativamente equivalentes. Lo que se observa es más bien una multipolarización caracterizada por un proceso político de búsqueda de audiencias mediante la activación de antagonismos y conflictos en una dinámica adversarial, facilitada por las redes sociales y una emocionalidad a flor de piel.

¿Donde están los dos polos en disputa? Basta reflexionar un momento para notar que no estamos frente a dos polos en disputa, como si los hubo el 73’ entre la izquierda y derecha, o más recientemente entre el Sí y el No para el plebiscito de 1988. En ese entonces sí había dos proyectos políticos opuestos, dos polaridades definidas que dividían al país frente a dos caminos divergentes.

  • La polarización entre comunistas y capitalistas caracterizó a la Guerra Fría, o se vive actualmente en Estados Unidos entre el modo de entender el mundo de una mitad de la población que votó por Trump y el de la otra, que optó por sacarlo de la presidencia. Visto así, cuando en Chile tenemos más de 20 candidatos a la presidencia y múltiples propuestas de izquierda y derecha que no representan a la mayoría de la población, ¿cuáles serían los dos proyectos políticos que hoy nos polarizan?
  • Lo que estamos viviendo en el país no es polarización. La opinión pública no está dividida en dos extremos opuestos y relativamente equivalentes. Lo que se observa es más bien una multipolarización caracterizada por un proceso político de búsqueda de audiencias mediante la activación de antagonismos y conflictos en una dinámica adversarial.
  • Facilitado por la masificación de las redes sociales, los algoritmos de recomendación digital y una emocionalidad social a flor de piel, la instigación de antagonismos ha devenido en un buen negocio. Políticos, periodistas, conductores de matinales, analistas y celebridades de todo tipo han comprobado que encontrar enemigos y proponerlos como causantes de muchos de los males sociales, posibilita segmentos de mercado, audiencias ávidas de consumo antagónico.

El negocio de la adversalidad. Conversos, élites, comunistas, empresarios, migrantes, tecnócratas, aprobadores y rechazadores y, por sobre todos, Sebastián Piñera, han sido municiones usadas como cebos para atraer audiencias deseosas de encontrar adversarios sobre los cuales descargar la rabia, cohesionarse y canalizar la frustración.

  • Nada más y nada menos que vender un espacio de certezas –el viejo recurso del enemigo como epítome explicativo del malestar—en un contexto cargado de incertidumbre. Nada más que la oferta de una identidad de grupo, un espacio de reconocimiento de un nosotros en un mundo fragmentado y líquido de sentido.
  • Ese es el negocio de la adversarialidad: encontrar un enemigo verosímil responsable de nuestros males, usando la elicitación emocional como acicate para buscar diferenciación por contraste. Ellos, los malos, en contraposición a nosotros, los buenos.
  • Una dinámica propia de sectas, donde unos iluminados ofrecen como camino de alivio a la angustia existencial y la falta de sentido vital, la posibilidad de congregar a personas que piensan o creen pensar parecido. No estamos solos, nos une el enemigo común al que enfrentar, aunque no tengamos claro para qué.
  • Adversarios de distinto tipo, forma y duración que no logran dibujar una polarización social en torno a proyectos diferenciadores, sino que nos agrupan transitoriamente sobre fragmentos de odio basados en deseos vaporosos.
  • Audiencias a las que, más temprano que tarde, al igual que las sectas, los iluminados les pasan la cuenta en votos, rating, suscripciones de pago o demandando incondicionales likes o retuits para ampliar la base.
  • Por ahora, la polarización como concepto es insuficiente para describir un fenómeno de odiosidades fragmentadas. En el futuro, después que termine su mandato constitucional el 11 de marzo de 2022,  al Presidente  Sebastián Piñera le dolerá haber sido una fuente prolífica para un negocio sobre el cual nada rentó.

 

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Noviembre 30, 2022

[Confidencial] El instructivo de RREE a las embajadas para privilegiar proyectos que evoquen los 50 años del golpe

Crédito: Agencia Uno.

“Para las misiones interesadas en postular se prestará especial atención a proyectos culturales que tengan como eje la memoria, la solidaridad y la sensibilización a los 50 años del Golpe de Estado”, señala uno de los párrafos de un instructivo enviado en agosto por parte de la Cancillería a las embajadas de Chile en el […]

Marcelo Soto

Noviembre 29, 2022

Perfil: Esteban Valenzuela, el ministro que dijo “el imbécil fui yo” y sus giros políticos y literarios

Esteban Valenzuela, ministro de Agricultura, concentró la atención de los medios y del mundo político al pedir, el lunes, en el contexto del paro de camioneros, que los movilizados “se descuelguen de la imbecilidad que está afectando al país”. Camila Vallejo tomó distancia del tono de su compañero de gabinete, mientras la oposición lo acusó […]

Jorge Poblete

Noviembre 29, 2022

Inmigrante irregular acusada de agredir a Carabineros fue declarada prófuga, complicando la expulsión anunciada por Boric

El Presidente Gabriel Boric durante su visita a Calama el 12 de octubre. (Camilo Alfaro / Agencia Uno)

El 12 de octubre el Presidente Boric anunció la expulsión de un grupo de ciudadanos colombianos que aparecían en un video forcejeando y golpeando a carabineros que acudieron a detener a 2 sospechosos de un robo en Puerto Montt. Un mes y medio más tarde, esto no ha ocurrido, ya que la Corte sostuvo que […]

Ex-Ante

Noviembre 29, 2022

El sombrío diagnóstico de Ricardo Lagos sobre el Chile de 2022

El ex Presidente Ricardo Lagos en la "Comisión de Desafíos del Futuro, Ciencia, Tecnología e Innovación" del Senado

El ex Presidente Ricardo Lagos expuso en la “Comisión de Desafíos del Futuro, Ciencia, Tecnología e Innovación” del Senado. “La última reflexión es la más triste: Chile no está a la altura de lo que fue. Cualquiera que tenga un amigo afuera le van a preguntar ¿y qué les pasó a ustedes los chilenos?, ¿en […]

Mario Gálvez

Noviembre 29, 2022

Por qué la Cámara de Diputados resolvió obligar a los ministros a que respondan sus oficios en 30 días

A las 11:10 de la mañana de hoy se votó el proyecto de resolución para fijar plazos límites a los ministros para responder los oficios de la Cámara y sus comisiones.

Molestia parlamentaria provocó que diez diputados, ocho de ellos del Socialismo Democrático y Apruebo Dignidad, presentaran un proyecto de resolución pidiendo al Presidente Boric que tome medidas administrativas destinadas a acotar el tiempo de respuesta de sus ministros a los requerimientos de fiscalización. La sala de la Cámara de Diputados lo aprobó casi por unanimidad.