El winterismo. Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria

Winter acierta en el diagnóstico, pero no en las causas ni en la responsabilidad que la retórica, de la que tanto abusan, juega en esta situación. Son ellos mismos, más que los medios de comunicación o los gremios, como sugiere el diputado, los responsables de su propio fracaso.


Tiene la razón el diputado Gonzalo Winter cuando sostiene “que nosotros hemos fallado en nuestro rol de dar una disputa política e ideológica”. Pero se queda corto porque lo cierto es que, más que fallar, fracasaron. Y eso ocurrió en el primer proceso constitucional donde el proyecto ideológico-cultural con que batalló el Frente Amplio sufrió una derrota en toda la línea difícilmente reversible para esa nueva izquierda, al menos en el corto plazo.

Entre otras cosas, es difícil de revertir por esa pulsión frenteamplista por la consigna, por el eslogan e incluso por una cierta verborrea que ha terminado cabreando a la ciudadanía. Cabreándola más que por repetitiva, por tramposa. Por envolver promesas, propuestas de valor en lenguaje comercial, que no se verifican en una experiencia de servicio concreta y positiva. Hablar y hablar. Vender ilusiones para entusiasmar y para seducir sin tener los conocimientos de cómo concretar.

Más allá de lo que dijeron antes y dicen ahora, y de la absurda pretensión de considerarse moralmente superiores como generación, es la compulsión a la repetición la base de la derrota cultural ideológica del frenteamplismo. La compulsión por poner las palabras antes que las ideas, el relato y no el dato, la ideología por encima de la técnica, las ganas antes que la razón y la improvisación por sobre la experiencia.

Mientras las palabras no se alineen con los hechos, la nueva izquierda continuará enfrentándose a derrotas. Estas derrotas, en términos utilizados por el propio Winter, se traducen en un aumento de la distancia entre la sociedad y los planteamientos ideológicos del Frente Amplio que bien se reflejan en encuestas realizadas por Criteria.

A modo de ejemplo, si en 2019 la ciudadanía se mostraba dividida ante la pregunta sobre qué temática debería ser prioritaria para parlamentarios y el gobierno, el crecimiento económico o el medio ambiente, actualmente el 78% de las personas prioriza el crecimiento económico, frente a un 22% que prefiere el medio ambiente.

En el ámbito tributario, una mayoría social (56%) considera que en Chile los impuestos son elevados y deberían reducirse, mientras que un 32% opina que son adecuados y solo un 11% cree que son bajos y deberían incrementarse, como propone el Frente Amplio. Además, existe un juicio crítico sobre el uso que el Estado hace de los impuestos: el 57% de las personas está de acuerdo con que “los tributos se usan principalmente para financiar a los políticos”, en contraste con solo un 23% que concuerda con que “cuando se aumentan los impuestos, el país mejora en educación pública y salud”.

En cuanto a otros temas cruciales para la nueva izquierda, como el feminismo, los datos también muestran un retroceso del relato. Por ejemplo, la identificación con el movimiento feminista ha disminuido significativamente durante este gobierno.

Un fenómeno similar ocurre con la gastada retórica colectivista, que cada vez encuentra menos eco en la sociedad. Winter se resiste a esta tendencia, consciente de que, por ejemplo, la reforma previsional fracasa debido al escaso apoyo social a sus propuestas ideológicas, como la colectivización de los fondos de pensiones.

Hay más, pero es evidente la distancia de las ideas matrices del mundo de Gonzalo Winter con las subjetividades sociales dominantes. Tal es el caso que, cuando la alcaldesa socialista Karina Delfino sugirió que el fin de la selección escolar podría haber sido un error, el entorno winterista le saltó a la yugular acusándola de entreguista.

Winter acierta en el diagnóstico, pero no en las causas ni en la responsabilidad que la retórica, de la que tanto abusan, juega en esta situación. Son ellos mismos, más que los medios de comunicación o los gremios, como sugiere el diputado, los responsables de su propio fracaso.

Visto así, la ministra Tohá tiene razón en mostrarse molesta con el diputado. Y la tiene porque, si algo ha caracterizado la gestión del Socialismo Democrático, es buscar recuperar la confianza de la ciudadanía priorizando el hacer más que el hablar y en enfocarse en mejorar la vida de las personas antes que saturarlas con promesas vacías.

Pero, además, el enojo de Tohá surge porque posiblemente intuye que Winter es plenamente consciente de sus acciones y palabras. Palabras que parecen privilegiar los intereses del winterismo antes que los del gobierno al que afirma representar.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Escritor y columnista

Abril 13, 2024

Perfil: Diosdado Cabello, el omnipotente. Por Rafael Gumucio

Chile y su gobierno son últimamente de los blancos favoritos del humor color hormiga de Cabello. El desprecio con que trata al Presidente de Chile, la pachorra con que se refiere a las bandas de crimen organizado que se han ido convirtiendo en la principal exportación del régimen bolivariano, son algo más que el desahogo […]

Ex-Ante

Abril 13, 2024

Chile y el caso de Ronald Ojeda: Todo tibio. Demasiado tibio. Por Kenneth Bunker

Cuando el canciller venezolano esta semana sugirió que el Tren de Aragua no existe, el gobierno de Chile no hizo más que deslizar un par de críticas. Mientras que la ministra Tohá adoptó un tono parental, hablando de meros “insultos”, la ministra Vallejo esbozó la idea de que el Presidente estaba evaluando llamar a consulta […]

Director ejecutivo del Instituto UNAB de Políticas Públicas y ex ministro de Educación.

Abril 13, 2024

Niños sin matrícula y restricciones para abrir nuevos colegios: ¿Quién paga la cuenta? Por Raúl Figueroa Salas

“La capacidad de gestión de un gobierno, tantas veces ninguneada, es una pieza fundamental de las políticas sociales efectivas. Diagnósticos claros, objetivos precisos y acciones concretas con una mirada local son necesarias para abordar las urgencias. La tendencia a la centralización y deshumanización de las propuestas como una vía de solución tiende a fracasar y […]

Abogado, ex presidente de la Cámara de Diputados

Abril 12, 2024

La dictadura chavista tiene santos en la corte en Chile. Por Jorge Schaulsohn

Imagen: Agencia Uno.

Frente a un hecho gravísimo que comprometió la seguridad nacional, el gobierno chileno no dijo absolutamente nada, trató el crimen como un delito común. Ignoró completamente a la viuda negándose a recibirla. Solo lo hizo ahora ante este nuevo impasse, un gesto que estas alturas aparece como oportunista y cruel. El propio Presidente salió en […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Abril 12, 2024

Las 7 series que hay que ver: humor, thriller, ciencia-ficción, “true-crime”. Por Ana Josefa Silva

Imagen de Eiza González en "El problema de los tres cuerpos", disponible en Netflix.

La mayoría son de este año. Y sí, la mayoría son thriller o de acción, pero muy distintos: algunas son comedias; otras, de humor muy pero muy negro; una es una radiografía a la corrupción; otra, un “true-crime” y también incluí la serie ciencia-ficción que está arrasando en estos días. Además, una serie que había […]