Diciembre 30, 2023

El clivaje que no fue. Por Cristóbal Bellolio

Ex-Ante

La derecha volvió a ser minoría social y política. Esa es la magnitud del error de cálculo de Republicanos y su vagón de cola, Chile Vamos. Si hubieran apostado a minimizar la lista de enemigos administrando parsimoniosamente el texto de los expertos, habrían ganado el plebiscito, Chile tendría nueva constitución, y ellos podrían seguir pedaleando la ilusión de que existe un nuevo clivaje que les favorece.


El terremoto electoral del 4S motivó a varios analistas a especular sobre la irrupción de un nuevo “clivaje” o “fisura” en la política chilena. Según estas conjeturas, el primer acto eleccionario con voto obligatorio desde 1988 habría revelado una inédita correlación de fuerzas, esta vez favorable a la derecha, que habría llegado para quedarse. Tal como el triunfo del NO hace 35 años le dio una mayoría cultural y política a la centroizquierda agrupada en la Concertación, que le duró toda la transición, el Rechazo a la propuesta constitucional de 2022 habría inaugurado una época de cuentas felices para la derecha y sus nuevos aliados centristas. Los resultados de la elección del Consejo Constitucional en mayo de 2023 parecían ratificar la hipótesis: 62% para las derechas, 38% para la izquierda.

La derecha se la creyó. El gurú Longueira profetizó que la propuesta ganaría mirando para atrás, con entre 65% y 70% a favor. Lógico: si el nuevo Chile era conservador, aprobaría una constitución conservadora elaborada por fuerzas políticas conservadoras. De buena fe, probablemente, pensaron que la mejor forma de revertir los complicados números de cara al plebiscito de diciembre no era a través de un insípido texto de consenso, como el que habían ofrecido los expertos, sino a través de un programa de gobierno con coordenadas de derecha: más mercado, más patriotismo, más mano dura, menos políticos, menos impuestos, menos inmigrantes. De otra manera no se entiende la estrategia de inseminar ideológicamente el anteproyecto.

El resultado del 17D fue una ducha de agua fría. No había tal nuevo clivaje. No solo no pudieron conservar el 62% que se habían atribuido, sino que retrocedieron al 44% de Pinochet. La derecha volvió a ser minoría social y política. Esa es la magnitud del error de cálculo de Republicanos y su vagón de cola, Chile Vamos. Si hubieran apostado a minimizar la lista de enemigos administrando parsimoniosamente el texto de los expertos, habrían ganado el plebiscito, Chile tendría nueva constitución, y ellos podrían seguir pedaleando la ilusión de que existe un nuevo clivaje que les favorece.

El control de daños no se detiene ahí. El resultado del plebiscito expuso una debilidad estructural de José Antonio Kast y su plataforma política. Cuando perdió en segunda vuelta contra Gabriel Boric, se dijo que Kast había tocado su techo electoral: 44%. Pero eso fue con voto voluntario. Con sufragio obligatorio, aventuraron sus partidarios, Kast estaba para ganarle a cualquiera. Era cosa de ver los resultados recientes. Bueno, acabamos de plebiscitar con voto obligatorio el proceso constitucional que Kast lideró abiertamente y obtuvo el mismo 44%. Ya no hay de donde sacar más votos.

La tesis que circula en la derecha es que el fundador de Republicanos despierta una resistencia mayoritaria en la población, especialmente entre los jóvenes y las mujeres, que lo pintan como un retroceso civilizatorio. Demostrando una impericia sublime, repitieron el libreto de la segunda vuelta de 2021: en vez de moverse al centro, pasaron por misóginos. El gustito del “quién” por el “que” despertó hasta a la expresidenta Bachelet, que ahora vuelve como pesadilla ante la posibilidad de que corra por tercera vez.

Esto no quiere decir que Kast no pueda ganar en 2025. Pero tiene que reparar seriamente ese flanco. Quizás podría examinar el caso de Marine Le Pen en Francia, que tuvo que desembarazarse de algunos lastres pechoños de su padre y su partido de ultraderecha. Si bien sigue representando un nacionalismo xenófobo, ya hizo las paces con el mundo de la diversidad sexual. Es muy difícil ganar la adhesión del votante medio siendo radical en todos los frentes.

Por su parte, Evelyn Matthei respira levemente aliviada. Si bien se llevó un rayón de pintura tras su errática posición frente a la propuesta constitucional, es mucho menos que el abollón que recibió Kast. En teoría, ella genera menos resistencia. Si no se pone evangélica como en 2013, no debería tener problemas para convertirse en una carta digerible y hasta atractiva para los grupos políticos, etarios y sexuales que jamás votarían por el blondo de Paine.

Finalmente, la caída en desgracia de la tesis del nuevo clivaje arrastra consigo a Demócratas y Amarillos. Su incorporación al bloque de la derecha tenía un solo sentido: retener al centro político que votó Rechazo en 2022 y así ensanchar las fronteras duraderas del sector. No lo logró. Ni de cerca. El mundo moderado, ya sea el centro liberal o socialcristiano, volvió a votar en contra. La derecha se quedó pegada en 44%, lo que admite al menos la hipótesis de que estos nuevos partidos no aportaron nada y su tasación baja frente a los controladores de ChileVamos.

Muere el año 2023 y nos deja con un titular: duró poco el entusiasmo de la derecha, apostando a un clivaje que no fue.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Expresidente de la Cámara de Diputados

Febrero 23, 2024

Israel se precipita hacia un resultado en el que todos perderán. Por Jorge Schaulsohn

El conflicto palestino israelí tiene una larga y tormentosa historia, donde hay responsabilidades compartidas por los sufrimientos de ambos pueblos. En lo personal me une fuerte vínculo afectivo con Israel. Por eso, cuando miembros del gobierno de Israel hablan de destruir a Hamas “a cualquier costo” uno se pregunta si están considerando no solo costos […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Febrero 23, 2024

Cine: los “Secretos de un escándalo” que unen a Julianne Moore y Natalie Portman. Por Ana Josefa Silva

Captura de "Secretos de un escándalo", disponible en salas nacionales.

Se estrena en cines este inquietante drama sicológico y social de Todd Haynes, que se inspira en un hecho real, y que de paso se interroga sobre el cine y sus límites éticos. Secretos de un Escándalo enfrenta en un extraordinario duelo actoral a Julianne Moore y Natalie Portman. De bonus track: ¿Dónde ver algunas […]

Abogada Internacionalista. Investigadora Senior, AthenaLab

Febrero 22, 2024

La impunidad de Maduro es total y Chile está pagando por su falta de inteligencia. Por Paz Zárate

Nicolás Maduro y su régimen no sólo oprime a su pueblo sino que ha quebrado normas esenciales, como es el respeto a la soberanía de otros países, incluyendo el nuestro. Considerando quiénes son sus aliados globales, las consecuencias de su impunidad pueden ser aun más graves de las que ya hemos visto. Muy probablemente su […]

Abogada Internacionalista. Investigadora Senior, AthenaLab

Febrero 21, 2024

Chile ante La Haya por conflicto Palestina-Israel: cabos sueltos. Por Paz Zárate

La ex subsecretaria de RREE Ximena Fuentes expuso este martes ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Es poco probable que lo que Chile diga en sus escritos o alegatos sirva a las deliberaciones de la Corte. Pero para Chile, la forma y fondo de esta actuación son relevantes. Al interés nacional, que es siempre nuestra consideración primaria, de poco le sirve una política exterior personalista, poco transparente y pretenciosa. Misma cosa […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Febrero 20, 2024

Mubi: 12 películas indispensables para quienes amamos el cine

Póster de lo nuevo de Molly Manning Walker, disponible en Mubi.

Quien se declara cinéfilo, sabe que esta plataforma es ineludible. Aquí hay clásicos del cine, así como lo más selecto de los últimos años. Hacer esta lista y reducirla a solo 12 títulos es muy difícil. Pero allá va.