Después del plebiscito, ¿qué? Por Sebastián Izquierdo

Coordinador Académico CEP

A partir del próximo lunes, debemos dar una gran “voltereta” de actitud en nuestra escena política, pasando de la habilidad de esquivar acuerdos a comenzar a forjarlos. Es preciso despedirnos del obstruccionismo y de los intentos de refundación, para abrir paso a una colaboración sin mezquindades.


A días de conocer el resultado del plebiscito constitucional surge la pregunta: y después… ¿qué? Es curioso que varios de los que pensaban que la Constitución vigente era el problema e insistían en cambiarla, ahora la defienden, mientras que otros que antes la querían conservar, ahora busquen reemplazarla. Después de este domingo, ¿cuál será la siguiente voltereta? Nadie lo sabe, todo puede suceder.

Lo que sí sucederá el lunes es que por fin tendremos la libertad para comenzar a discutir por qué en lo económico, en lo social y en lo político estamos peor que antes. Dado que estas urgencias no pueden seguir esperando, al día siguiente se abrirá una ventana de oportunidad para comenzar a trabajar en ellos. Será breve, vienen elecciones. También será una ventana menos pretenciosa que elaborar una nueva Constitución, pero sí con mayor sintonía con las apremiantes necesidades de la gente.

A partir del próximo lunes, debemos dar una gran “voltereta” de actitud en nuestra escena política, pasando de la habilidad de esquivar acuerdos a comenzar a forjarlos. Es preciso despedirnos del obstruccionismo y de los intentos de refundación, para abrir paso a una colaboración sin mezquindades.

Con el problema constitucional atrás, independiente de cuál sea el resultado, ahora es momento de enfocarnos en la verdadera raíz de nuestro estancamiento: la significativa y persistente desaceleración de la productividad, cuyo aporte al crecimiento promedio anual es alarmantemente bajo (0,1%). Esta situación ha mantenido los salarios reales y los ingresos fiscales prácticamente estancados, limitando nuestra capacidad para financiar más y mejores servicios públicos. Para abordar esto, se requieren acuerdos transversales, dado que la implementación de una agenda exhaustiva de reformas orientadas a la productividad enfrentará oposición, especialmente de aquellos que buscan réditos políticos inmediatos sin considerar una visión a largo plazo.

Es indiscutible que, si prevalece la opción ‘a favor’, no solo el problema constitucional queda cerrado en lo fundamental, sino que también nos encaminamos hacia un régimen político más inclinado a generar acuerdos. Esto se debe a la exigencia del umbral del 5% de votos a nivel nacional para que los partidos accedan al Parlamento. Además, se contempla la reducción del número de parlamentarios y el máximo de representantes por distrito disminuirá de ocho a seis. El redistritaje estará a cargo del Servel, un organismo técnico y autónomo. En este contexto, si un parlamentario electo por un partido renuncia, perderá su escaño. Todos estos elementos contribuyen a mejorar la capacidad de generar acuerdos y, con ellos, la gobernabilidad.

En cambio, si la opción ‘en contra’ se impone, la tarea será doble, pues parece poco probable que el Congreso apruebe leyes que conduzcan a una reducción del poder de los fragmentados partidos políticos que hoy lo componen. Ello, pese a que, con la constitución vigente, la mayoría de estas iniciativas requieren de la mitad más uno de los parlamentarios en ejercicio. Este panorama se desplegaría en un contexto en el que el ámbito político, afectado en distintos niveles, experimentaría un debilitamiento adicional debido a este nuevo fracaso.

Atender las reformas urgentes y aún pendientes como en salud y pensiones requiere de condiciones habilitantes. Por un lado, es esencial un régimen político proclive a la creación de acuerdos; por otro, resulta crucial superar el estancamiento económico que actualmente nos limita.

La sinergia entre acuerdos eficaces y la movilización de recursos adecuados es vital para impulsar el progreso. Es necesario comenzar a trabajar de inmediato en iniciativas cuyos beneficios sólo se materializarán en el mediano plazo. Partimos tarde con la resolución de los problemas urgentes, por lo que es imprescindible acelerar el paso para recuperar el tiempo perdido.

Para más contenido After Office, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Jaime Troncoso R.

Junio 24, 2024

Claves de la semana: Tarifas eléctricas y debate por reforma de pensiones

Mario Marcel y Rosanna Costa.

Las tarifas eléctricas seguirán siendo parte del debate económico de esta semana. Ahora el tema se verá en el Congreso, el mismo lugar donde debería alcanzarse un acuerdo para que la primera semana de julio pueda votarse la idea de legislar de la reforma de pensiones.

Socio adjunto de Consultoría Tributaria de EY

Junio 24, 2024

“Desnotarización” Tributaria. Por Mauricio Pérez

El año pasado se publicó la Ley N°21.582 que establece que los organismos del Estado no podrán exigir la presentación de autorizaciones notariales para ciertos trámites, salvo que dicha autorización sea expresamente requerida por la ley o el reglamento. En este contexto, recientemente el SII publicó la Circular N° 24 (de mayo de este año) […]

Coordinador Académico CEP

Junio 22, 2024

I-PoM-Pausa. Por Sebastián Izquierdo

Rosanna Costa presentó el IPoM en la Comisión de Hacienda del Senado.

En un país acostumbrado a la estabilidad monetaria, la decisión de reducir la tasa de interés en 0,25% no fue la sorpresa, ni tampoco que no fuese unánime, como se estila. La verdadera sorpresa fue que la fiesta de bajas de tasas prácticamente ha terminado para este año.

Director jurídico en Prelafit Compliance

Junio 21, 2024

La utilidad de las Humanidades. Por Rodrigo Reyes

La importancia de la formación en humanidades es clave en el país desarrollado que queremos ser. Solo un país con ciudadanos que conozcan el respeto a la justicia, la solidaridad, la tolerancia por supuesto, el rechazo a la corrupción y el respeto a la democracia, puede lograr un vigoroso crecimiento económico.

Jaime Troncoso R.

Junio 19, 2024

Banco Central calcula alza de 57% en las tarifas eléctricas (y su impacto en la inflación)

El Banco Central advirtió que el descongelamiento de las tarifas eléctricas finalmente impactará la inflación, lo que llevará a que recién en la primera parte de 2026 se logre llegar a la meta del 3%. A modo de ejemplo, una empresa del sector calcula que un cliente residencial, que consume en promedio 400 kWh/mes y […]