Debate peso pluma. Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria
Créditos: QG México.

El episodio Peso Pluma muestra con elocuencia lo extraviados que estamos respecto de la irrupción del narco en Chile. Esa falta de comprensión del problema, antes que las letras de este y muchos otros cantantes que desfilan desde hace mucho por los escenarios del país, es la que le ha dado vida a un burdo intento de cancelación musical como intento de cancelar el miedo que nos invade.


El miedo es una emoción primaria fundamental. En simple, la función evolutiva del miedo es cuidarnos. Dicho eso, el miedo también nos pasa malas jugadas cuando lo sobredimensionamos. Por ejemplo, puede sumirnos en una crisis de pánico en la que aflora esa irracionalidad humana que lo despoja de su función de cuidado para exponernos.

En Chile vivimos crecientemente con temor, particularmente al crimen organizado, al narco y a esa cultura que le es tan propia. Es cierto, estamos cada día más dominados por el miedo y atentos a sus consejos para el autocuidado.

Pero el miedo también nos está intoxicando, obnubilando al punto que confundimos lo importante con lo accesorio, los problemas de fondo y sus causas estructurales con las consecuencias.

La sobre intromisión del miedo en nuestra vida ha quedado de manifiesto estas últimas semanas con el llamado de cierta elite política e intelectual a rescindir el contrato que el Festival de Viña tiene firmado con Peso Pluma, un galardonado cantante de corridos tumbados mexicanos, reguetón y trap latino.

Un veinteañero que ya ha estado en listas Billboards, Latin Grammys y que ahora, estará en Coachella, uno de los festivales de música más grandes y famosos del mundo. Peso Pluma, el mismo que llenó el Movistar Arena en Santiago hace sólo un mes, de pronto, y en gran medida como producto del miedo, pasó a representar todos los males de Chile, transformándose en la expresión más palmaria y maléfica de la narco cultura.

Como si de pronto la expresión de experiencias y realidades de la vida en áreas urbanas marginadas, donde la violencia, el crimen, el narco y la lucha cotidiana por la sobrevivencia convirtieran el relato y la interpretación musical de la realidad en la realidad misma. Nada más parecido a una crisis de pánico que pretender que matando al mensajero atacaremos la raíz del problema.

El miedo revestido de justificaciones de todo tipo para matar al mensajero ha mareado tanto a cierta elite adulta que ha devenido en hazmerreír de una mayoría de jóvenes, no precisamente aspirantes a narco. Jóvenes que tienen claro que de toda la discografía de Peso Pluma sólo dos canciones hacen algo parecido a una apología del narco. Dos canciones que, por lo demás, hace rato no canta.

Jóvenes que aluden a variados géneros musicales y cientos de artistas conocidos por sus crudas narraciones sobre la vida en las calles que incluyen relatos de violencia, enfrentamientos con la ley y, muchas veces apologías a lo marginal, entre ellos la narco cultura. Pero, a diferencia de esta elite adulta no los miran con la histeria propia del miedo, sino las destacan como formas expresivas artísticas, reflejo de las experiencias urbanas personales de los mismos artistas, más que como promociones burdas de la violencia y el narco.

El episodio Peso Pluma muestra con elocuencia lo extraviados que estamos respecto de la irrupción del narco en Chile. Esa falta de comprensión del problema, antes que las letras de este y muchos otros cantantes que desfilan desde hace mucho por los escenarios del país, es la que le ha dado vida a un burdo intento de cancelación musical como intento de cancelar el miedo que nos invade.

Tan evidente ha sido el extravío que a corto andar todo ha vuelto a fojas cero. El cantante cantará en Viña, el contrato no se cancelará y los mismos adultos que antes buscaron hacer del síntoma la enfermedad ahora privadamente cambian de opinión.

Tan evidente ha sido el extravío que finalmente, era que no, lo que partió como el repentino descubrimiento de la causa de la cultura narco en el país, ha terminado siendo manoseado políticamente.

Tan burdo ha sido todo esto, que mientras Peso Pluma dejó de importar, gobierno y oposición corren en círculos buscando alguna explicación plausible para la histeria colectiva que intentaron sembrar. Ahora, cuando el ridículo ya está hecho, lo único que realmente importa es que nadie vaya a pensar que no están preocupados de enfrentar al narco y sus expresiones culturales.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex presidente de la Cámara de Diputados y Diputadas

Junio 21, 2024

Cuoteo político virtuoso y necesario: Cómo opera en la práctica la designación de jueces de la Suprema. Por Jorge Schaulsohn

Imagen: Agencia Uno.

No se puede negar ni ocultar: en la designación de los ministros de la Corte Suprema opera el cuoteo político. Y es lógico que así sea pues el Senado es el lugar donde se busca garantizar que —en la composición del máximo tribunal— exista un equilibrio razonable entre las distintas visiones ideológicas, valóricas y culturales […]

Profesor MBA para la Industria Minera. Ingeniería Industrial, Universidad de Chile Socio de CIS Consultores

Junio 21, 2024

A mover la aguja II. Por Marcos Lima

Hay varias señales que permiten ser optimistas respecto a una positiva dirección que puede alcanzar la economía chilena. No sigamos tan pesimistas respecto del futuro. Como dijo el ministro de Hacienda Mario Marcel en el Chile Day: Chile está de vuelta. La aguja se está moviendo.

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Junio 21, 2024

Mis nueve series favoritas del primer semestre 2024. Por Ana Josefa Silva

Dramas sicológicos, thrillers de espionaje, comedias, dramedias, suspenso, true crime hay en esta lista, que incluye un estreno. Y las hay británicas, norteamericanas, españolas, mexicanas, chinas (algunas en coproducción). Esta es mi lista ¿Cuál es la ustedes?

Escritor y columnista

Junio 20, 2024

Perfil: Alberto Van Klaveren, jefe de protocolo. Por Rafael Gumucio

La falta de realismo político, que se une con un innegable buen corazón y más innegable sentido de la justicia, debe irritarlo. Pero algo en él no lo deja rebelarse ante una actitud que no se perdonaría a si mismo y que menos le puede perdonar a un embajador de una de los países más […]

Crítico literario y de cine y analista político

Junio 20, 2024

Realidad versus ficción: arte, robo y plenitud. Por Héctor Soto

El ladrón de arte (Taurus, 2024), libro del periodista estadounidense Michael Finkel, y que recoge la historia de un gran ladrón francés de museos europeos, se lee mejor que una novela. Posiblemente también lo sea. En cualquier caso, es iluminadora, irresistible y apasionante.