Diciembre 28, 2023

Corrupción: ¿Cómo cerramos el 2023? Por María Jaraquemada

Directora Ejecutiva de Chile Transparente y presidenta de la Comisión de Probidad
Ilustración de X.

El 2024 será un año de elecciones municipales y regionales, entidades fuertemente cuestionadas y golpeadas por posibles casos de corrupción. Esperemos que, de seguir siendo noticia, sea por las razones correctas: el fin de la impunidad y el fortalecimiento institucional.


Y en un abrir y cerrar de ojos, ya pasó otro año. Un año donde la palabra corrupción probablemente la escuchamos más de lo que quisimos. Imposible olvidar el caso Vitacura, donde el histórico ex Alcalde Torrealba ya lleva casi 6 meses en prisión preventiva; o el de la municipalidad de Algarrobo, con un alcalde en fuga y al cual vimos como acudía engrillado a su formalización; además de las ya conocidas investigaciones en diversos municipios por el Caso Luminarias, Cuentas Corrientes, CESFAM -en Santiago y Las Condes-, entre muchos otros. Lamentablemente los municipios han estado en el tapete por las razones incorrectas.

Pero esto, lamentablemente no ha sido lo único: el caso Convenios golpeó fuertemente al Gobierno y a las recientemente estrenadas Gobernaciones Regionales, llevando a renuncias, remociones e investigaciones no solo en el Estado sino en un sector, hasta el momento, bastante impoluto: las fundaciones y corporaciones.

Cuando aún no nos sacudíamos de ese caso apareció el famoso audio de más de una hora que revelaba una posible red de extorsión y coimas en dos de las instituciones más acreditadas que fiscalizan a privados: la CMF y el SII. Esta última vio a las semanas una de dulce y agraz: el mega fraude tributario que, por un lado, muestra cómo funciona la institucionalidad destrabando estas asociaciones delictuales, pero, nuevamente, con sospechas de develación de información confidencial y llegar tarde.

Lo anterior ha tenido consecuencias: un aumento de la percepción de corrupción de la ciudadanía. Un no menor 59% cree que la corrupción ha aumentado en los últimos 5 años y un 73% considera que “mucha gente o casi todas las personas están involucradas” en la corrupción en el servicio público, según la última encuesta CEP de este año. Cifras nada halagüeñas. Veremos a fines de enero del año que entra si todo esto ha tenido un impacto en el Índice de Percepción de la Corrupción que hace décadas realiza Transparencia Internacional, en el cual se muestra como hemos empeorado respecto a hace 10 años atrás, a pesar de mantener un buen puntaje y posición a nivel mundial.

Pero no todo es para bajar los brazos y cerrar por fuera. En general, nuestro país se ha destacado por reaccionar a la corrupción, con reformas y perfeccionamientos institucionales. A veces llega un poco tarde, pero se reacciona. Este año se han aprobado importantes leyes que buscan prevenir, detectar y sancionar más contundentemente la corrupción pública y privada. Así, por mencionar algunas, los colegisladores -Gobierno y Congreso- despacharon a ley: una importante reforma y modernización al sistema de compras públicas; la Ley de Delitos Económicos; la que crea la Fiscalía Supraterritorial; el nuevo Estatuto de Protección al Denunciante de Corrupción en el Sector Público; la Ley de Crimen Organizado.

Por su parte, el Gobierno lanzó la primera Estrategia Nacional de Integridad Pública, con más de 200 medidas y se ha abocado a hacer realidad las 46 recomendaciones unánimes de la Comisión Asesora que me correspondió presidir por el Caso Convenios.

Lo anterior no es menor, pero sin duda, quedan desafíos relevantes y urgentes pendientes: avanzar en el proyecto de ley de Integridad Municipal que ya despachó la Cámara de Diputadas y Diputados al Senado; avanzar en una ley de transferencias a la sociedad civil; concretar e implementar el ingreso de Chile a la Iniciativa de Transparencia en la Industria Extractiva (EITI) -más aún ante el boom del litio-; avanzar en el ansiado recientemente ingresado proyecto para contar con un registro centralizado y accesible de beneficiarios finales de las personas jurídicas; son solo algunos que podemos mencionar.

El 2024 será un año de elecciones municipales y regionales, entidades fuertemente cuestionadas y golpeadas por posibles casos de corrupción. Esperemos que, de seguir siendo noticia, sea por las razones correctas: el fin de la impunidad y el fortalecimiento institucional.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Coordinadora Mef Educa - Mujeres en Finanzas

Julio 24, 2024

Estrategias para Chile: Trump o Harris en la Casa Blanca. Por Carolina Godoy

Es crucial que los inversionistas ajusten sus estrategias en función de estas dinámicas, priorizando la gestión de riesgos en un contexto global incierto, aunque ahora con ciertas señales y lecciones que nos ha dejado el pasado en entornos similares.

Edgar Friendly y la seducción del negacionismo climático. Por Cristóbal Bellolio

La preocupación es que la crecida electoral de los partidos de derecha populista radical -como el AfD alemán, el RN francés, el VOX español, así como Trump, Bolsonaro y Milei en nuestro continente, todos los cuales han dicho que el cambio climático es una mentira orquestada por poderes oscuros- anime un clima de rebeldía plebeya […]

Director jurídico en Prelafit Compliance

Julio 22, 2024

Evaluando la ética empresarial: ¿Es el oficial de cumplimiento un puesto estratégico en la organización? Por Rodrigo Reyes

Es evidente que resulta difícil sostener que existe una preocupación real por los negocios limpios en las compañías, cuando la función de cumplimiento -que pareciera ser clave- está en manos de empleados inexpertos, de bajo nivel dentro de la compañía y sin recursos adecuados.

Investigadora senior, AthenaLab

Julio 22, 2024

Kamala Harris, candidata: una historia en tres actos. Por Paz Zárate

Bill Clinton dijo alguna vez que los estadounidenses prefieren un líder fuerte aunque equivocado, a uno correcto y débil. Trump está confiado en su triunfo, pero Harris aún tiene una oportunidad para mostrar fortaleza.

Director de Criteria

Julio 21, 2024

¿Un país normalizado? Por Cristián Valdivieso

El Presidente Boric, junto a sus ministros, realizan un punto de prensa tras la reunión del Gabinete Pro Seguridad. Foto: Agencia UNO.

El error clásico de la comunicación política es no reconocer que la realidad se percibe desde las subjetividades. Las personas no solo viven de hechos y cifras, sino de sus experiencias y emociones diarias. Intentar cambiar el estado de ánimo de la población con ideas de un antes y un después es ingenuo y contraproducente.