Septiembre 11, 2023

China: Cuidado con generalizar. Por Vito Sciaraffia

Fundador de Altafid

No se espera que la política fiscal y monetaria de China le den el impulso necesario a la economía para lograr su objetivo de crecimiento de 2023. Este tampoco vendrá de la depreciación artificial de la moneda o del recorte de impuestos a las transacciones bursátiles. Pero, a pesar de todo, el país seguirá creciendo. Un inversionista global con un portafolio diversificado no debería dejar de mirar a China con buenos ojos.


A partir del segundo trimestre de 2023 se ha hablado mucho sobre la situación económica en China. En particular, preocupa que el país no alcance el objetivo de crecimiento de 5% del PIB este año y que este fenómeno se extienda hacia el futuro.

El mercado laboral chino está entregando señales de deterioro. La tasa de desempleo llegó a 5,3% en julio y, desde enero 2020, solamente en 4 meses estuvo por debajo de su nivel prepandemia (promedio 2016-2019: 5,1%). Lo que preocupa aún más es el alto desempleo juvenil (16-24 años), que llegó a 21,3% en junio de 2023. El gobierno ha dejado de reportar dicha cifra y existe preocupación sobre el futuro de los casi 12 millones de universitarios que se incorporarán al mercado laboral este año.

Al mismo tiempo, una segunda fuente de preocupación viene del sector inmobiliario, específicamente lo que ocurrirá con las deudas de dicha industria. De hecho, el gobierno ha puesto límites de endeudamiento a los promotores inmobiliarios, lo cual ha gatillado algunas quiebras como la de Evergrande. En un país en donde las posibilidades de inversión están mucho más reguladas que en Occidente, el sector inmobiliario surgió como una buena alternativa para los ciudadanos chinos que buscaban rentabilidades dentro de su país. Una crisis severa en dicho sector afectaría profundamente, además de los tenedores de deuda, el ahorro de los ciudadanos chinos y podría tener efectos que podrían expandirse al mundo en forma de deflación, menor comercio internacional y mayor incertidumbre.

Una tercera fuente de preocupación es el gasto del consumidor local, cuya debilidad ha llevado a que la inflación interanual esté en terreno negativo. Finalmente, el sector exportador tampoco ha estado a la altura de lo que se esperaba, poniendo más presión bajista en la actividad económica del país.

Los índices bursátiles, por su parte, han reaccionado a estas noticias. El CSI 300 de Shanghái, que refleja de buena forma el desempeño de la economía china, ha caído casi 3% en el año. El sector inmobiliario, en tanto, ha caído 5% en el año medido por el Shanghai Property Index.

Pese a todo esto, continúan existiendo oportunidades de inversión en China para inversionistas extranjeros. Un inversionista no invierte sólo en países, sino que en proyectos. En China sigue habiendo oportunidades atractivas en el mediano y largo plazo. El país, si bien podría crecer bajo su objetivo este año, tiene crecimientos proyectados de 4,8% en 2023, 4,7% en 2024, y 3,6% promedio entre 2026 y 2030. Es decir, la economía seguirá creciendo a tasas mayores que las de economías desarrolladas y, por ende, seguirá siendo atractiva. Algunos ejemplos de industrias que tienen buenas perspectivas en China son: componentes electrónicos, vehículos eléctricos, servicios de salud y servicios financieros, entre otras.

Respecto de la situación actual, no se espera que la política fiscal y monetaria le den el impulso necesario a la economía para lograr su objetivo de crecimiento de 2023. Este tampoco vendrá de la depreciación artificial de la moneda o del recorte de impuestos a las transacciones bursátiles. Pero, a pesar de todo, el país seguirá creciendo. Un inversionista global con un portafolio diversificado no debería dejar de mirar a China con buenos ojos.

Para más contenido After Office, clic aquí.

 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Coordinadora Mef Educa - Mujeres en Finanzas

Mayo 24, 2024

Cobre: ¿Suficiente soporte para la economía chilena? Por Carolina Godoy

Chile enfrenta desafíos significativos en términos de su política fiscal. A pesar de un aumento en los ingresos por cobre, el crecimiento de la deuda de los últimos años y reservas internacionales por debajo del nivel recomendado por el FMI, limitan la capacidad del país para manejar shocks internos y externos.

Jaime Troncoso R.

Mayo 23, 2024

Las razones de la decisión del Banco Central de bajar la tasa solo en 50 puntos bases

El Consejo del Banco Central de Chile (de izquierda a derecha) Luis Felipe Céspedes; Stephany Griffith-Jones (Vicepresidenta); Rosanna Costa (Presidenta); Alberto Naudon y Claudio Soto.

Durante su última Reunión de Política Monetaria (RPM), el Banco Central decidió reducir la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 50 puntos base, dejándola en 6%. Esta medida refleja una estrategia de moderación en las bajas, influenciada por diversas razones internas como externas.

Conduce Catalina Edwards

Mayo 23, 2024

Arturo Frei y desempeño económico de Chile: “Lo que nos preocupa es que la inversión no se ha recuperado”

En una nueva edición de After Office Investing, Catalina Edwards conversa con el gerente general de Renta4 Chile, Arturo Frei y analizaron el desempeño del mercado bursátil chileno y el récord de su principal indicador, el IPSA. Además, Frei abordó el impacto de la liquidez en el mercado, las valoraciones atractivas de la bolsa local, […]

Economista y académico de la Escuela de Negocios de la UAI

Mayo 23, 2024

Es el mercado de capitales, estúpido (y te lo dije). Por Pablo Correa

¿Quién va a financiar la inversión para enfrentar las necesidades hídricas dado el cambio climático? ¿de dónde vendrán los balances para que existan Fintech que le compitan a la banca? ¿De dónde vendrá el capital de riesgo para la industria de la biotecnología agroalimenticia?

Conduce Catalina Edwards

Mayo 22, 2024

After Office [E94] – Natalia González: Desafíos y perspectivas desde la alta dirección

En una nueva edición de After Office, la periodista Catalina Edwards conversa con la abogada y directora en Carozzi, Natalia González, sobre su rol en la alta dirección, la importancia de la experiencia regulatoria, y la presencia femenina en el mundo empresarial.