Chile: Las urgencias de un ex jaguar. Por Natalia Aránguiz

Socia y gerente de Estudios en Aurea Group

Atrás quedaron los días en que la economía chilena pertenecía al grupo de países considerados “jaguares”, lentamente se ha perdido su dinamismo lo que se refleja en las proyecciones nacionales e internacionales. Hoy es urgente medidas para revitalizar la inversión y la productividad como clave para evitar un estancamiento a largo plazo.


Para el World Economic Forum, Chile en el año 2006 se encontraba en el estado 2 de desarrollo. En otras palabras, teníamos un nivel de vida similar a países como Lituania, Letonia, Polonia, Uruguay, Eslovaquia, Argentina, Venezuela y Croacia.

En el año 2008, nuestro país había logrado crecer a un ritmo superior al 5% anual y junto a Lituania, Letonia, Eslovaquia, Polonia y Croacia consiguieron avanzar al estado de “transición de 2 a 3” de desarrollo, mientras que Argentina, Venezuela y Uruguay se quedaron atrás. Éramos sin duda los jaguares de Latinoamérica, a sólo un gran paso de alcanzar el desarrollo. Una década más tarde, Argentina, Panamá y Uruguay se unieron al grupo al cual Chile aún pertenecía.

En el año 2022, el reporte World economic situation and prospects de Naciones Unidas, mostró que Lituania, Letonia, Polonia, Eslovaquia y Croacia ya son países desarrollados. Mientras que Chile, Argentina, Panamá y Uruguay continúan en el subdesarrollo. Con una salvedad, los nuevos jaguares de América Latina son por lejos Panamá y Uruguay.

¿Qué pasó? Bueno, Lituania, Letonia, Polonia, Eslovaquia y Croacia trabajaron duro y lograron incrementar en 5 años el producto interno bruto (PIB) per cápita a precios corriente en 45%, 39%, 43% y 38% respectivamente. En el mismo periodo, Chile lo hizo en un 18%. Probablemente la brecha de crecimiento se entiende – entre otras cosas – a que perdimos el foco. Chile se concentró durante los últimos 4 años en discutir cómo distribuir los beneficios obtenidos durante 30 años de ardua producción. Se nos olvidó la importancia del crecimiento económico y la productividad. El descuido fue tal, que hoy en día hay muy poca riqueza para repartir.

Y el futuro no es auspicioso. El Banco Central de Chile estima un crecimiento del PIB para 2024 entre 1,25 y 2,25; el Fondo Monetario Internacional lo proyecta en 1,6%; la OCDE un 1,9%; mientras que el Banco Mundial considera una tasa de crecimiento tendencial para nuestro país del 2% es decir, lo mismo que hemos estado creciendo en la última década.

¿Cómo nos afectan estos números? En primer lugar, la pérdida de competitividad respecto a nuestros socios comerciales afecta sustancialmente nuestro tipo de cambio, por tanto, con un exiguo crecimiento tendencial del 2% es muy difícil que volvamos a ver el dólar bajo 750.

En segundo lugar, mejorar la calidad de vida de todos los chilenos en el mediano y largo plazo se convierte en una utopía. Por ejemplo, se dificultan los aumentos de sueldo, así como la creación de nuevos y mejores trabajos. Esto último se ve aún más presionado con la implementación de la jornada laboral de 40 horas y el incremento del salario mínimo a 500.000 en julio próximo.

En tercer lugar, afecta el ingreso fiscal lo que hace improbable la construcción de más viviendas sociales o mejor salud. Y aquí un punto relevante, lo anterior NO es causa de nuestra actual carga tributaria, sino que es provocada porque la recaudación fiscal depende del rendimiento de las empresas y del consumo, por tanto, si nuestro crecimiento económico es enjuto, las finanzas públicas lo serán también.

Con todo, aún no es demasiado tarde. Se requieren medidas inmediatas, reales y poderosas en favor de la inversión y la productividad. Sin lo anterior, en 10 años más, terminaremos comparándonos con jurisdicciones que, si bien hoy son profundamente subdesarrolladas, con el nivel de crecimiento económico que ellas ostentan pueden fácilmente superarnos en una década.

¿Cómo mejoramos? Con medidas superlativamente conocidas y estudiadas. Un pacto fiscal que rebaje el impuesto a las empresas, una reforma de pensiones que mantenga el DL 3.500, reducir significativamente permisología, terminar con el tema constituyente, crecimiento del gasto fiscal idealmente en una tasa menor a la proyectada para el PIB y dado que a este paso no iremos al Bienal de Venecia, redireccionar el aumento del presupuesto a cultura hacia las propuestas del Consejo de Reactivación Educativa.

¿Le estoy pidiendo peras al olmo? Si, pero la esperanza es lo último que se pierde.

Para más contenido After Office, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Director jurídico en Prelafit Compliance

Mayo 27, 2024

¿Se lava dinero en Chile? Por Rodrigo Reyes

Debemos hacernos cargo de este importante problema que arrastra el sistema de prevención de lavado de activos en Chile. Se requiere no solo un regulador más poderoso, sino también un sistema de sanciones que esté a la altura.

Periodista y conductora de After Office de Ex-Ante

Mayo 27, 2024

Qué esperar de los datos de desempleo y de producción. Por Catalina Edwards

Ex-Ante.

Nuestro calendario local trae datos importantes. La tasa de desempleo debiera mantenerse sin cambios (8,6%) en el último trimestre. Mientras que la producción industrial podría acercarse al 5% interanual.

Coordinadora Mef Educa - Mujeres en Finanzas

Mayo 24, 2024

Cobre: ¿Suficiente soporte para la economía chilena? Por Carolina Godoy

Chile enfrenta desafíos significativos en términos de su política fiscal. A pesar de un aumento en los ingresos por cobre, el crecimiento de la deuda de los últimos años y reservas internacionales por debajo del nivel recomendado por el FMI, limitan la capacidad del país para manejar shocks internos y externos.

Jaime Troncoso R.

Mayo 23, 2024

Las razones de la decisión del Banco Central de bajar la tasa solo en 50 puntos bases

El Consejo del Banco Central de Chile (de izquierda a derecha) Luis Felipe Céspedes; Stephany Griffith-Jones (Vicepresidenta); Rosanna Costa (Presidenta); Alberto Naudon y Claudio Soto.

Durante su última Reunión de Política Monetaria (RPM), el Banco Central decidió reducir la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 50 puntos base, dejándola en 6%. Esta medida refleja una estrategia de moderación en las bajas, influenciada por diversas razones internas como externas.

Conduce Catalina Edwards

Mayo 23, 2024

Arturo Frei y desempeño económico de Chile: “Lo que nos preocupa es que la inversión no se ha recuperado”

En una nueva edición de After Office Investing, Catalina Edwards conversa con el gerente general de Renta4 Chile, Arturo Frei y analizaron el desempeño del mercado bursátil chileno y el récord de su principal indicador, el IPSA. Además, Frei abordó el impacto de la liquidez en el mercado, las valoraciones atractivas de la bolsa local, […]