Casen: ¿pobreza sin campamentos? Por Sebastián Izquierdo

Coordinador Académico CEP

Más allá de los tradicionales catastros nacionales de campamentos, necesitamos herramientas que nos permitan comprender mejor el fenómeno, para poder de esta forma implementar de manera integral y eficiente un Plan de Emergencia Habitacional, más allá del 24,8% de avance de las 260 mil viviendas comprometidas para fines de este gobierno.


¿Cómo podemos entender que en la reciente CASEN 2022 la pobreza haya bajado de 2.109.436 personas en 2020 a tan solo 1.292.521, en un contexto en el que los campamentos en nuestro país han crecido exponencialmente? La respuesta radica en que, si bien la metodología de aquel estudio contempla la inclusión de hogares en campamentos en el marco muestral de viviendas particulares generado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el número de inclusión de estas residencias no permite tener el nivel de representatividad para hacer el análisis contrafactual con los hogares en viviendas particulares que no están en estos asentamientos irregulares (hoy no está contemplado como variable de estimación en los objetivos del estudio). Dicho esto, es a lo menos paradójico que al medir la pobreza se esté obviando la representatividad de los numerosos campamentos conformados por hogares vulnerables que residen en viviendas precarias, en terrenos en posesión irregular y que carecen de acceso estable a servicios básicos. No debemos olvidar que si el objetivo de la CASEN es contar con diagnósticos actualizados de los grupos prioritarios para la política nacional, la encuesta no debería dejar afuera a un grupo que hoy es tan significativo y que además se encuentra en una situación tan precaria.

Siguiendo la línea anterior, es importante examinar con mayor precaución los resultados positivos de la última Casen, pues en realidad la actual situación en relación a la cantidad de campamentos contrasta significativamente con la que estábamos acostumbrados desde las últimas tres décadas. El aumento de asentamientos informales se atribuye al alto costo de los alquileres, la búsqueda de independencia residencial de los allegados y los bajos ingresos. Todo esto, en un contexto marcado por crisis sociales, sanitarias y migratorias, que producen una mayor vulnerabilidad y que han perjudican el orden público. Así, actualmente estamos frente a un problema mayúsculo. Hoy son más de mil campamentos (1.091 según el MINVU y 1.290 según TECHO), en los que la mitad de las más de 210 mil personas tienen ingresos por debajo de la línea de la pobreza y un 40% son de hogares conformados por migrantes.

En medio de esta profunda crisis habitacional, alrededor de 670 mil familias carecen de condiciones adecuadas para llevar una vida segura, estable y privada, como se plantea en la iniciativa Déficit Cero. Más allá de los tradicionales catastros nacionales de campamentos, necesitamos herramientas que nos permitan comprender mejor el fenómeno aquí descrito, para poder de esta forma implementar de manera integral y eficiente un Plan de Emergencia Habitacional, más allá del 24,8% de avance de las 260 mil viviendas comprometidas para fines de este gobierno. Por ejemplo, la CASEN podría ajustarse para incluir específicamente la medición representativa de hogares y población residente en campamentos, o en su defecto, otro instrumento capaz de complementar los resultados finales de la CASEN (que se realice durante el mismo período).

Aunque pueda haber dificultades metodológicas, la magnitud del problema hoy justifica el abandono de enfoques parciales en favor de un enfoque integral que oriente las políticas sociales integradamente. Así se podría no solo caracterizar y articular apoyos destinados a esta dramática situación socio-demográfica, sino también abordar cuestiones de propiedad y orden público, considerando que el problema no es homogéneo y que hay intereses ilícitos detrás de cerca del 20% de los hogares asentados informalmente (Atisba, 2023)

Para leer más columnas de Sebastián Izquierdo Pinche Aquí

Publicaciones relacionadas

Conductora de After Office

Febrero 12, 2024

Anticipo de la semana: Por qué Wall Street sigue de fiesta. Por Catalina Edwards

Canva.

Comienza una semana colmada de feriados en muchas partes del mundo. El más relevante es el año nuevo chino, cuyas celebraciones se prolongarán por toda la semana. Este hito llega en medio de récords en Wall Street, luego que el S&P 500 cerró el viernes por primera sobre los 5.000 puntos.

Socio de Parga, Montes & Vasseur Abogados Laborales

Febrero 12, 2024

Los desafíos de la nueva ley de acoso sexual y laboral. Por Sebastián Parga

La Ley Karin modifica varios cuerpos legales con el fin de fortalecer las medidas de prevención, investigación y sanción del acoso y la violencia laboral en diversos ámbitos, tanto en el sector público como en el municipal.

Con Catalina Edwards

Febrero 9, 2024

After Office [E81] – Francisca Martin: Innovación y emprendimiento

En un nuevo podcast After Office: Femenino, Catalina Edwards conversa con la directora del Foro Innovación, Francisca Martin, para explorar los desafíos y oportunidades en el ámbito de la innovación y emprendimiento en Chile.

Director de Riesgo Financiero en Deloitte

Febrero 9, 2024

Política monetaria y financiera: una mirada para este 2024. Por Patricio Jaramillo

Canva.

Considerando el aumento en los indicadores de riesgo de crédito del sistema financiero chileno, asociado al empeoramiento de las condiciones financieras de hogares y empresas, débiles perspectivas de actividad para 2024, y un escenario internacional que conlleva riesgos tanto geopolíticos como financieros, dan cuenta nuevamente de un año ajustado para la economía chilena. El accionar […]

Ex-Ante

Febrero 8, 2024

IPC sube más de lo esperado en enero: Inflación a 12 meses se ubica en 3,8%

Foto: Agencia Uno

Un difícil arranque tuvo la inflación en el primer mes del año. El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de enero anotó una variación mensual de 0,7%, duplicando así las expectativas del mercado. Entre los aumentos en sus precios, el INE señaló que “destacaron alimentos y bebidas no alcohólicas (1,0%) con 0,215 puntos porcentuales (pp.) […]