Diciembre 17, 2022

Acuerdo constitucional: L@s Expert@s. Por María Jaraquemada

Directora Ejecutiva de Chile Transparente
El Presidente Gabriel Boric junto a los presidentes de la Cámara de Diputados, Vlado Mirosevic, y del Senado, Álvaro Elizalde, y la ministra Segpres, Ana Lya Uriarte, tras el acuerdo constitucional.

Es clave que esta entidad tenga intensos estándares de transparencia y rendición de cuentas. No ser electa no le resta esto e incluso podría ser aún más relevante para generar legitimidad con la ciudadanía.


Desde el retorno a la democracia, todos los gobiernos han convocado a personas expertas en ciertas áreas para que colaboren en la propuesta de políticas públicas determinadas. Así, hemos tenido las recordadas Comisión Marcel y Comisión Bravo en temas de pensiones, la Comisión Engel en materia de integridad y muchas otras en materias de educación. Básicamente, lo que se busca es intentar sacar de la política partidista o contingente, la discusión de ciertas temáticas para tener una propuesta más técnica -basada en evidencia, estudios, expertise, que luego sea un insumo para las decisiones políticas.

Al parecer, algo similar se quiere realizar para que, ahora sí que sí, tengamos una nueva Constitución aprobada ampliamente por la ciudadanía. Gran parte de los partidos políticos representados en el Congreso consensuaron que sea una Comisión Experta con 24 integrantes (12 mujeres y 12 hombres), designadas por ambas Cámaras para desarrollar un anteproyecto constitucional que luego será debatido por un Consejo de 50 representantes electos por la ciudadanía.

En caso de que haya discrepancia en ciertos temas, se podrá conformar una comisión integrada por representantes de ambas entidades para zanjarlas. Así, la fórmula escogida es combinar la expertise técnica con la política.

Pero ¿quiénes son estas/os famosas/os expertas/os?  Si miramos la definición de la Real Academia Española, es una persona con “práctica o experimentada en algo”, o “especializada o con grandes conocimientos en una materia”. ¿Son personas, por tanto, complemente imparciales y neutras, sin interés personal en estos asuntos y que, así, nos garantizarán un texto impecable? A pesar de que a muchas personas les gustaría escuchar un sí rotundo, esto es imposible.

Si bien es muy difícil fijar un perfil único para definir qué entenderemos por personas expertas, creo que es relevante que en la reforma constitucional que recogerá este acuerdo político, se intente avanzar en una suerte de criterios rectores para la elección de los partidos. Sin duda siempre estará la tentación de presentar nombres de personas que, si bien tengan los conocimientos y experiencia para aportar en un anteproyecto constitucional, tengan un vínculo muy estrecho y cercano con los partidos, siendo entonces más destacados por esto último que por su expertise.

De este modo, los partidos debieran resguardar y restringir ese interés de controlar el proceso, cual Ulises atado al mástil, para cumplir con lo propuesto por ellos, ceder el poder a personas expertas. Su momento de representación se dará en el Consejo electo. Lo anterior no es contrario a que los partidos nominen a personas que tengan visiones similares o que se identifiquen con éstas, pero sí que su deber principal esté con sus conocimientos y experiencias, más que con la política partidista. No es el espacio para ser voceros de los partidos políticos.

Las y los expertos no son neutros, como todos, tienen opiniones, sesgos, ideologías. Pero también tienen sus propios intereses y afiliaciones a organizaciones, centros de estudios, ex empleadores, etc.

Por esto, es clave que se contemplen mecanismos de prevención de conflictos de interés, como la realización de declaraciones de interés y patrimonio y ciertas inhabilidades e incompatibilidades con otros cargos -por ejemplo, con la función pública (pensemos en entidades que la Constitución podría regular, como el Banco Central, el Servel, Consejo para la Transparencia, INDH, etc.);  o representantes de importantes grupos de interés, como podrían ser asociaciones de empresas reguladas, que si bien tienen un importante conocimiento, su imparcialidad puede ser cuestionada por representar intereses grupales, sin perjuicio de la relevancia de que estas personas deberían poder aportar sus conocimientos durante el proceso.

Clave también será que se contemplen ciertas normas de post empleo, como inhabilidades para cargos de elección popular, para que no se utilice esta Comisión como una plataforma de promoción personal.

Como ya hemos aprendido del proceso anterior, no solo el contenido de la propuesta sometida a plebiscito es relevante para la ciudadanía a la hora de votar, sino las formas. Por esto, es clave que esta entidad tenga intensos estándares de transparencia y rendición de cuentas. No ser electa no le resta esto e incluso podría ser aún más relevante para generar legitimidad con la ciudadanía.

Es clave que podamos entender qué y por qué lo deciden, cómo desempeñan esta relevante función pública, a quiénes representan y con quiénes se reúnen, quiénes influyen en sus decisiones y cómo gastan los recursos públicos. No se trata de un reality show, pero sí de algo tan relevante como una discusión constitucional que sea percibida por la ciudadanía como transparente, con trazabilidad de sus decisiones y no capturada por intereses sectoriales.

No son menores los desafíos que vienen por delante. Sin embargo, tenemos ya experiencia tanto comparada como nacional para establecer estándares que permitan promover un proceso virtuoso donde personas con grandes conocimientos, pero personas, al fin y al cabo, nos propongan un texto que a la gran mayoría nos haga sentido y nos represente. Este segundo proceso, no puede fallar.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Coordinadora Mef Educa - Mujeres en Finanzas

Julio 24, 2024

Estrategias para Chile: Trump o Harris en la Casa Blanca. Por Carolina Godoy

Es crucial que los inversionistas ajusten sus estrategias en función de estas dinámicas, priorizando la gestión de riesgos en un contexto global incierto, aunque ahora con ciertas señales y lecciones que nos ha dejado el pasado en entornos similares.

Edgar Friendly y la seducción del negacionismo climático. Por Cristóbal Bellolio

La preocupación es que la crecida electoral de los partidos de derecha populista radical -como el AfD alemán, el RN francés, el VOX español, así como Trump, Bolsonaro y Milei en nuestro continente, todos los cuales han dicho que el cambio climático es una mentira orquestada por poderes oscuros- anime un clima de rebeldía plebeya […]

Director jurídico en Prelafit Compliance

Julio 22, 2024

Evaluando la ética empresarial: ¿Es el oficial de cumplimiento un puesto estratégico en la organización? Por Rodrigo Reyes

Es evidente que resulta difícil sostener que existe una preocupación real por los negocios limpios en las compañías, cuando la función de cumplimiento -que pareciera ser clave- está en manos de empleados inexpertos, de bajo nivel dentro de la compañía y sin recursos adecuados.

Investigadora senior, AthenaLab

Julio 22, 2024

Kamala Harris, candidata: una historia en tres actos. Por Paz Zárate

Bill Clinton dijo alguna vez que los estadounidenses prefieren un líder fuerte aunque equivocado, a uno correcto y débil. Trump está confiado en su triunfo, pero Harris aún tiene una oportunidad para mostrar fortaleza.

Director de Criteria

Julio 21, 2024

¿Un país normalizado? Por Cristián Valdivieso

El Presidente Boric, junto a sus ministros, realizan un punto de prensa tras la reunión del Gabinete Pro Seguridad. Foto: Agencia UNO.

El error clásico de la comunicación política es no reconocer que la realidad se percibe desde las subjetividades. Las personas no solo viven de hechos y cifras, sino de sus experiencias y emociones diarias. Intentar cambiar el estado de ánimo de la población con ideas de un antes y un después es ingenuo y contraproducente.