Reforma Previsional: Atrapada en su matriz ideológica. Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria
Carteles de "No más AFP" en los asientos de diputados del PC en la Cámara Baja en 2022. Foto: Agencia UNO.

Hoy la Reforma naufraga sin rumbo, sin votos en el Parlamento y sin sintonía con la sociedad. Su principal vocera en tanto, luego de haber sido de las ministras estrellas del gabinete, ha bajado significativamente en aprobación ciudadana. Visto así, es el Presidente quien tiene que resolver su propia paradoja si es que quiere resultados en materia previsional.


“¿Cómo podríamos aprobar esta reforma?”, se preguntaba el entonces diputado Boric en mayo de 2019 en relación al proyecto de pensiones propuesto por el gobierno de Sebastián Piñera.

“Imposible en estas condiciones. Y por eso defendemos el rechazo que haremos de este proyecto que no es en abstracto, es de ideas matrices de un gobierno de derecha, que tiene convicciones distintas a las nuestras”, terminó argumentando para cerrarle definitivamente la puerta.

Fue quizás por esa tendencia a mirar las reformas en clave de izquierda contra derecha que cuando le correspondió el turno presidencial, Gabriel Boric propuso una reforma al sistema de pensiones nada de abstracta, con ideas matrices (esta vez) de un gobierno de izquierda.

Propuesta estatista y con orientación al reparto que fue presentada por el Mandatario días después de la estridente derrota en el plebiscito de septiembre de 2022. Es probable que el énfasis partisano puesto en el proyecto de reforma fuera una manera de recuperar el aliento y el relato perdido por la izquierda gobernante.

Apresado por esta idea de que las reformas tienen que anclarse antes que nada en una matriz ideológica, el Mandatario no tomó en cuenta que la mayoría de las personas se aproximan más pragmática que ideológicamente a las propuestas. Que las reformas emblemáticas son exitosas cuando amalgaman adecuadamente los objetivos de política pública, la mecánica de funcionamiento del sistema y una buena sintonía con las subjetividades sociales dominantes para lograr ser aprobadas en el Parlamento.

Subjetividades que tienen pendiendo de un hilo una propuesta de reforma cuyo contenido está muy alejado de ellas. En primer término, porque la propuesta gubernamental no se hace cargo del veneno que inoculó la propia izquierda a la colectivización de los fondos cuando, una y otra vez, votaron a favor de los retiros previsionales.

Los retiros terminaron validando hasta el tuétano el sistema de la capitalización individual y el valor del esfuerzo personal antes que acrecentando la expectativa de solidaridad como buscaba Apruebo Dignidad. No en vano, “Con mi plata NO” fue la iniciativa popular de norma que más firmas consiguió en la Convención pasada y una de las más firmadas para el proceso vigente.

Mismo sesgo ideológico presidencial (“ideas matrices”) que impidió ver cuán arraigada estaba la libertad de elegir entre las personas. Un arraigo en sintonía con la crisis de confianza institucional donde la libertad de elección es también valorada como una vía de escape de la que se desentendió el gobierno al centralizar toda la relación de los cotizantes con una entidad estatal única.

Pero si el gobierno aún tenía la expectativa de convencer a los parlamentarios y a la sociedad de las bondades de su propuesta, el caso Democracia Viva, y la Caja de Pandora que destapó sobre varias fundaciones, terminó de sepultar un proyecto de reforma previsional con clara primacía estatal.

Entre las múltiples inquietudes que ya antes de Democracia Viva tenía la ciudadanía respecto del funcionamiento del Estado, estaba la idea que este era ineficiente, burocrático y, en creciente medida, un botín para los políticos de turno.

La trama fundaciones-convenios terminó de consolidar esa percepción e incrementando el recelo de quedar exclusivamente a merced del Estado como administrador de los ahorros previsionales de los trabajadores.

Hace un año, cuando se discutía la propuesta del gobierno antes de ser presentada, advertimos en una columna que esto pasaría. Hoy la Reforma naufraga sin rumbo, sin votos en el Parlamento y sin sintonía con la sociedad. Su principal vocera en tanto, luego de haber sido de las ministras estrellas del gabinete, ha bajado significativamente en aprobación ciudadana. Jeannette Jara, además, se nota decepcionada e incómoda ante la necesidad de cambiar radicalmente la propuesta para que esta tenga posibilidades ciertas de avanzar.

Visto así, es el Presidente quien tiene que resolver su propia paradoja si es que quiere resultados en materia previsional. ¿Cómo? Posiblemente planteando una reforma bastante más cercana a lo que antes hubiera definido como una de las ideas matrices de un gobierno de derecha.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Abogada y académica

Julio 17, 2024

La gran estafa. Por Natalia González

Crédito: Agencia Uno.

La forma y el fondo en que el Ejecutivo y el oficialismo han conducido la discusión del voto obligatorio es un ejemplo reciente e insigne de la impostura, haciendo patente con sus actos que la confianza pública y el respeto por el Estado de derecho les tiene sin cuidado. No solo alteran las reglas del […]

Abogada

Julio 17, 2024

Insuficientes medidas contra la ola de delincuencia. Por Francisca Werth Wainer

Me atrevo a hacer un spoiler, bastante obvio a estas alturas: se vendrán más fines de semanas tan violentos como el que recién pasó. En parte, porque la solución y cada uno de sus componentes son de largo plazo, y desandar el terreno que ha ganado la delincuencia en Chile será una tarea de largo […]

Ex-Ante

Julio 17, 2024

Voto obligatorio sin multa: Golpe a la Democracia. Por Ricardo Brodsky

Lo grave de la iniciativa de los parlamentarios socialistas y frente amplistas -a lo que parece estar sumándose el gobierno- no es que le quieran quitar la multa al voto obligatorio -convirtiéndolo de hecho en voluntario- o con discursos xenófobos excluir a los extranjeros avecindados legalmente en el país, sino que intenten hacerlo entre gallos […]

Director ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI)

Julio 17, 2024

Grandes desafíos en energías renovables. Por Carlos Cruz

(Crédito fotografía: Pablo Gazzolo)

La transición hacia un futuro energético sostenible debe gestionarse cuidadosamente para maximizar los beneficios ambientales netos. Ello también supone que se puedan concretar inversiones estratégicas en este ámbito con el fin de cumplir las metas que nos hemos trazado para luchar contra la crisis climática.

Historiador e investigador de Horizontal

Julio 15, 2024

¿Cuán nueva es la “nueva izquierda”? Por Juan Luis Ossa

Crédito: Agencia Uno.

Más que preocuparse de los sectores populares (los artesanos, obreros y proletarios industriales), el mundo frenteamplista ha puesto el foco en las “minorías”, las que pueden llegar a cubrir un amplísimo arco de grupos de interés. Son tantas, de hecho, que es imposible definirlas en un concepto único como el de clase.