Noviembre 4, 2023

Perfil: Rojo Edwards, dale color. Por Rafael Gumucio

Escritor y columnista
Agencia Uno.

Rojo Edwards nació para eso, para ser oposición, que como nunca gana, nunca pierde del todo. En esa carrera por estar del otro lado, ha conseguido un logro inédito: estar a la derecha de sí mismo o quizás a la izquierda de todos. No se sabe. Lo que se sabe es que no está donde lo esperan.


Rojo Edwards se llama así. Le decían así en el colegio Apoquindo y en la Católica, donde estudió, por su cabellera vistosamente pelirroja. Pero él, en vez de ofenderse, lo incorporó legalmente a su nombre. Eso habla de varios fundamentales de su carácter. Primero que no teme al ridículo, ni le importa demasiado la distinción de un apellido que en Chile suena a privilegios. Segundo, una pasión por la política que le hace ver que ese sobrenombre, Rojo, suena mejor en los afiches y en la papeleta que su originario José Manuel Ismael.

Llamarse Rojo y ser totalmente anticomunista es demasiado buen gancho electoral como para ahorrárselo por una estúpida cuestión de bautizo. Diputado por la Araucanía, proveniente del riñón duro de RN, aprendió que la derecha de futuro no está en los salones, ni en los clubes y casas de piedras, sino en la pelea por Twitter o YouTube. Un mundo en que la izquierda son los “Rojos” o los “Zurdos” y las conspiraciones de la ONU y la Bachelet, un mundo de enemigos que siempre están a punto de destruirlo todo. Un mundo indignado, asustado, preocupado, al que Rojo Edwards le añade una extraña calma que le ayuda a indignar a todos sus adversarios, sin indignarse casi nunca él.

Cortés, afable, a pesar de su aspecto rudo y rotundo, ofende sin ofenderse, por más que le rebaten con datos nunca admite del todo no tener la razón. La tiene siempre, como la tiene por lo demás cualquiera que prescinda de la obligación de razonar. Sabe de antemano dónde está el bien y el mal, lo que no lo hace enojarse con quien no comparta sus ideas, sino mirarlo con cierta paciencia, como si esperara que la verdad caiga por su propio peso.

Tiene antes de las preguntas todas las respuestas, y antes de todas las respuestas las cosas “muy claras”. Es en este sentido un perfecto héroe de nuestro tiempo. Un hombre que viene de la derecha tradicional, pero que entendió que el tono de la época exige cualquier cosa menos matices, y que ante la complejidad inabordable de nuestros problemas lo primero que había que hacer es convencer y convencer al resto que las cosas son “muy simples.”

A José Antonio Kast lo anima una certeza religiosa, la de ser el salvador de una cierta tribu. Pero sus modales son demasiado suaves, demasiado cuidadosos como para galvanizar un mundo, el de la derecha de la derecha, que necesita sobre todo firmeza, masculinidad, fuerza. Es lo que intuye Rojo Edwards y la razón que explica porqué quiere llamar a votar en contra de un proyecto constitucional que contiene gran parte del programa de gobierno de su partido, el Republicano.

Sabe que esa confianza en la desconfianza, que exploto el 18 de octubre, sigue ahí. Sabe que no hay espacio para la ambigüedad porque vivimos en ella. Y que el miedo, todos los miedos, cualquier miedo es la fuerza de unión más fuerte. Aunque es más fuerte la impresión de resistir, que es lo que todo el mundo postula ser: Resistente de alguna o de todas las resistencias.

“Con todo sino ¿para qué?”, decía un eslogan del estallido. Como nunca nada es “con todo”, quedó flotando el ¿para qué? ¿para qué una nueva constitución si ésta parece funcionar mejor que ninguna otra en la historia de Chile? ¿Para qué, en el caso de los republicanos, jugarse el cuello en aprobar algo que no cambia sustancialmente en nada su propia vida? ¿Para qué contradecir la mayoría que no es tan tonta para creer que una constitución puede resolver los problemas en seguridad, igualdad, inmigración, que estos no la puede resolver nadie del todo en el mundo de hoy?

Rojo Edwards entiende que no tiene sentido ser conservador si no se quiere conservar nada. La derecha tiene hoy el monopolio, que le regaló la nueva izquierda, de ser dueños del debate político e intelectual. ¿Tiene que sacrificar esa ventaja? ¿Vale la pena mostrar ahora las cartas? El debate constitucional obligó a la izquierda a decir más de lo que quería decir de sí misma. Afloraron sus contradicciones y demonios de un modo incontrolable. La nueva Constitución puede hacer lo mismo para la derecha.

Obligar a decir: “Quiero esto”, cuando no se sabe qué se quiere, deja abierta una desnudez que no se resuelve del todo nunca. Estar en la oposición es hoy por hoy, en Chile y en el mundo, la única posición posible. Rojo Edwards nació para eso, para ser oposición, que como nunca gana, nunca pierde del todo. En esa carrera por estar del otro lado, ha conseguido un logro inédito: estar a la derecha de sí mismo o quizás a la izquierda de todos. No se sabe. Lo que se sabe es que no está donde lo esperan. Un descampado que para él parece ser algo así como un hogar.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Mayo 24, 2024

Furiosa: acción, guerras y venganza, los ejes de una brillante distopía. Por Ana Josefa Silva

La esperada precuela de Mad Max: Fury Road es mucho más que conocer la infancia y adolescencia de Furiosa, la súper heroína de las dos más recientes entregas de la saga. La película está tan bien filmada que vale por sí misma. Además una recomendación de la serie que hay que ver y ¿se acuerdan […]

Abogada y académica.

Mayo 23, 2024

Cuenta pública: Los riesgos de la condescendencia. Por Natalia González

Crédito: Agencia Uno.

La condescendencia podría terminar obviando el eventual oportunismo del giro presidencial, además de que le permitiría hoy y mañana culpar al empedrado por lo que no ha podido realizar, sin asumir mayor responsabilidad lo que es un flaco favor para todos. Ello, además de conducirnos a una posible corrección política, siempre vacía, que lejos de […]

Economista y académico de la Escuela de Negocios de la UAI

Mayo 23, 2024

Es el mercado de capitales, estúpido (y te lo dije). Por Pablo Correa

¿Quién va a financiar la inversión para enfrentar las necesidades hídricas dado el cambio climático? ¿de dónde vendrán los balances para que existan Fintech que le compitan a la banca? ¿De dónde vendrá el capital de riesgo para la industria de la biotecnología agroalimenticia?

Kast en España: Las banderas rojas de la democracia. Por Cristóbal Bellolio

A Kast no le interesa mostrar generosidad ni grandeza de espíritu. No es Piñera ni menos Fiú. Su negocio es otro: polarizar afectivamente la conversación para rentabilizar el clima adverso que experimenta el gobierno. Esa fue la receta con la que accedieron al poder Donald Trump, Jair Bolsonaro, y recientemente Javier Milei: a punta de […]

Director ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI)

Mayo 22, 2024

Estimulantes perspectivas sobre las concesiones. Por Carlos Cruz

Aunque hasta no hace mucho tiempo existían temores sobre el futuro de esta industria, estos deberían haber quedado absolutamente disipados debido a los positivos resultados que ha tenido la Alianza Público-Privada al llevar adelante proyectos de inversión de impacto ciudadano significativo y que generan capacidades habilitantes en los territorios.