Febrero 8, 2023

Perfil: Natalia Piergentili, la rebelión de los subsecretarios. Por Rafael Gumucio

Escritor y columnista

Natalia Piergentili encontró en medio de ese esperable velorio que aguardaba a su partido moribundo, una nueva vida. El proceso constitucional anterior le enseñó que las diferencias con el Frente Amplio son algo más que puramente generacionales.


Natalia Piergentili es la cara más visible de un fenómeno inesperado y sin embargo altamente esperable. Presidenta del PPD en gran parte porque nadie más le interesaba serlo, líder política de una centroizquierda de la que todos querían desertar, ha pasado de bailar con la fea, a ser la bonita debutante con la que todos quieren bailar.

Esta curiosa metamorfosis tiene que ver con lo que se podría llamar la rebelión de los subsecretarios. Una rebelión que también se podría llamar la rebelión de los jefes de gabinetes, jefes de servicios, o la de los Seremi. Todos los que, con paciencia ocuparon puestos importantes, pero poco lucidos en el gobierno de Bachelet 1 o 2, pero a los que a la luz de las incoherencias varias del Frente Amplio han visto en sus azotadas espaldas, crecerles alas.

Natalia Piergentili corresponde perfectamente al perfil de esa rebelión. Administradora publica con variados posgrados en universidades españolas, vio culminar una larga carrera de coordinadora de comisiones, asesora parlamentaria, secretaria ejecutiva de coordinaciones de ministros, al ser nombrada subsecretaria de economía en el gobierno final de la presidente Bachelet.

Fue en todos esos cargos discreta y eficiente, no teniendo que explicar ningún escándalo ni recibir ni una medalla rutilante tampoco. Se presentó a candidata a senadora por Santiago, pero el desconocimiento más o menos general de su nombre y trayectoria no le permitió ganar. Se quedó en el partido, su partido, el PPD, uno que simboliza como ningún otro las contradicciones, logros, fracasos, y dudas de la transición. Un partido que es justamente la transición misma, un partido instrumental nacido para la campaña del plebiscito del 88 pero que, al no disolverse al final de esa campaña, se convirtió en la identidad posible de los que no querían que la suya tuviera nada que ver con la guerra fría.

Natalia Piergentili encontró en medio de ese esperable velorio que aguardaba a su partido moribundo, una nueva vida. El proceso constitucional anterior le enseñó que las diferencias con el Frente Amplio son algo más que puramente generacionales.

El Frente Amplio no tiene un modelo de sociedad o de economía fundamentalmente distinto que el PPD, pero su apego a la democracia representativa, y sus derechos y deberes humanos, es fundamentalmente diferente. Su ideología es más o menos la misma, su cultura centralmente otra.

La experiencia fundante del PPD, que es la campaña del NO, se hizo admitiendo que los derechos y deberes del liberalismo clásico no eran solo un “desde” sino un objetivo por los que valía la pena luchar. Algunos se tomaron demasiado libertades con la libertad del liberalismo y se pasaron a los negocios privados con toda la base de datos que le proveyó haber pasado por el Estado. Pero estos errores y algunos horrores no implican que neoliberalismo sea lo mismo que liberalismo, como parecen creer los intelectuales orgánicos del Frente Amplio.

Esta es una diferencia intelectual que muchas veces en el ejercicio diario de la política se puede olvidar. Porque el PPD, al que se le criticó siempre por pragmático, resultón y cambiante, ha encontrado en el Frente Amplio y el Presidente Boric, en particular, un perfecto sucesor. En los incendios el presidente hace lo que debe hacer, que es lo que haría cualquier otro presidente que ama genuinamente su país (como lo han amado todos los presidentes después de la dictadura).

Es a la hora de los indultos, la política exterior, el énfasis en el control de la prensa, su visión de qué es y no es una legítima “protesta” social, en la constitución, donde esa diferencia intelectual se manifiesta plenamente.

¿Lleva esta distancia a la necesidad de dos listas en las elecciones de consejeros constitucionales? La decisión era difícil porque todo lo que diferencia al Frente Amplio del Socialismo Democrático es siempre menos que lo que los asemeja, que es justamente el modelo de sociedad que buscan y la manera gradualista y reformista para alcanzarlo.

¿Qué hacer? Ante el ninguneo constante del que ha sido objeto su generación, Natalia Piergentili ha decidido el honor y el orgullo de declarar su diferencia. No deja de ser una alternativa sana, pero ¿basta?.

Ante los que vuelven a alucinar con la idea de ir llenando el espacio vacío del centro político y los que remueven ese fantasma sería importante recordarles que todos los candidatos que en las últimas 10 elecciones han intentado ese milagro, se han quedado con nada o menos que nada. Basta citar los casos de Longueira y su centro social, la colorida Yasna Provoste, y Sichel, y un etcétera infinito.

La propia Natalia Piergentili perdió ante Fabiola Campillay, una mujer sin historia política, una esforzada trabajadora normal, sin ideología alguna pero que fue víctima de la violencia policial. Ganó porque, por más que se presentaba por la izquierda, su biografía estaba en el centro mismo de la vida de los chilenos. Por más que todo lo que tenga que ver con el 18 de octubre nos resulte triste, horrible o simplemente inútil, no significa que todo haya sido un simple accidente como todos piensan hoy.

Algo que empezó mucho antes (más o menos el 2006) ha puesto en cuestión la manera en que la centroizquierda intentó curar la herida siempre abierta de la desigualdad y el abuso sistemático. Que las respuestas fáciles con que quisimos responder enseguida a esta enorme duda no hayan funcionado mágicamente, no significa que haya automáticamente que volver a las respuestas viejas que probaron no responder nada.

La venganza es dulce, es cierto, pero puede ser por eso mismo empalagosa. Y se sirve fría, es decir, cuando no hay hambre para devorarla. La generación de los subsecretarios despreciada y olvidada vuelve a tener peso político. Pero no debe olvidar a la hora de salir de la condena, que esta condena no fue del todo irracional, que algo hicieron, hicimos, mal para llegar hasta aquí.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Director de Criteria

Abril 21, 2024

Encuesta Bicentenario UC: lecciones para la derecha. Por Cristián Valdivieso

Los chilenos no están anhelando la llegada de la actual oposición al gobierno. Lo que los chilenos buscan es más autoridad, firmeza e incluso autoritarismo ante lo que se vive como una crisis de inseguridad pública y de descrédito de la política. Una suerte de Bukele criollo si se quiere, el que, dicho sea de […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Abril 21, 2024

Maduro: socio controlador de nuestra política exterior. Por Jorge Ramírez

Hace algunos días Nicolás Maduro se dio otro “gustito”: enlodar el honor del recientemente fallecido ex Presidente Sebastián Piñera, acusándolo de que él fue quien trajo delincuentes venezolanos a Chile, tras “conocerlos, contratarlos y apoyarlos en Cúcuta para supuestamente invadir Venezuela”. Una afrenta diplomática, desde todo punto de vista, a la que el Presidente Boric […]

La calidad de la política y la selección del personal. Por Sergio Muñoz Riveros

La selección de los postulantes a los cargos de representación tiene muchos vicios. Sería injusto no reconocer que hay senadores y diputados que cumplen su tarea en un buen nivel, pero hay muchos otros que no merecen estar donde están y que, pese a eso, se las arreglan para ser reelegidos.

Ex-Ante

Abril 20, 2024

La banalización de la política exterior: entre Hezbollah y el Tren de Aragua. Por Kenneth Bunker

Imágenes de un acto de Hezbollah (izquierda) y de integrantes del Tren de Aragua (derecha).

Si el gobierno de Boric admite que el Tren de Aragua está presente en el país, y que además es muy probablemente la banda de crimen organizado más peligrosa del momento, ¿entonces acaso no debiese haber tomado precedencia ante lo que considera que no es una amenaza real? Si Hezbollah no existe, entonces no es […]

Académica del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad Andrés Bello y vocera de la Sociedad de Microbiología de Chile.

Abril 20, 2024

¿Cómo afrontar el dengue? Por Claudia Saavedra

Dado el escenario latinoamericano, que ha visto un aumento significativo de casos, sumado al cambio climático en la región, lo más probable es que tengamos dengue y que no solo llegue a Chile desde los países vecinos. Por lo tanto, esto debe ser visto como una oportunidad para anticiparnos y fortalecer la vigilancia epidemiológica y […]