Enero 27, 2024

Lautaro Carmona: Salvando a la soldado Hassler. Por Rafael Gumucio

Escritor y columnista
Imagen: Agencia Uno.

Su carácter frio e inmóvil es muy útil en cualquier clandestinidad, y radicalmente temible en cualquier purga. Para entender su obsesión por inventar escaramuzas, inmolarse por un par de tontos rematados, y tensionar por nada o por casi la alianza de gobierno, hay que descartar los principios, o el delirio. Las pensiones de gracia, apostaría el dedo meñique, no le importan nada, pero sí le interesa una batalla que tiene como máximo símbolo una mujer: la alcaldesa de Santiago Irací Hassler.


El diputado Lautaro Carmona pertenece a esta larga genealogía de comunistas sureños, a la que pertenecía también el recién fallecido Guillermo Tellier, al que vino de alguna forma a reemplazar. Hijo de profesor y poeta chillanejo, pero administrador público él mismo, Lautaro Carmona es un hombre del “aparato”, un cuadro político que uno puede estar seguro de que no diría nada que el partido no le ordene decir.

Un soldado ejemplar del silencio que traslada una sonrisa que es cualquier cosa menos feliz, y unos ojos que no brillan jamás bajo ninguna circunstancia.

Su carácter frio e inmóvil es, ya lo dijimos, muy útil en cualquier clandestinidad, y radicalmente temible en cualquier purga. Nada mal, lejos del personaje que el capricho, el idealismo y el voluntarismo político del que está haciendo gala al defender unas pensiones de gracia para actores menos que secundarios del estallido social.

La propuesta de terminar en las cortes internacionales para anular el fallo sería una locura en cualquier boca, pero lo es también en los secos y exiguos labios de Lautaro Carmona. Labios que no dicen casi nunca nada de lo que siente, o sueña, labios que suelen solamente informar la posición oficial de un partido que solía permitirse estados de ánimos. Menos si estos contradicen los del presidente y sus ministros más cercanos, haciendo imposible una alianza ya de por si difícil.

Para entender esa obsesión por inventar escaramuzas, inmolarse por un par de tontos rematados, y tensionar por nada o por casi la alianza de gobierno, hay que descartar los principios, o el delirio.

Si Lautaro habla es porque algo más grande que sus palabras lo hacen hablar. Las pensiones de gracia, podría apostar el dedo meñique, no le importan nada, pero si le interesa preparar desde ya la batalla irremediable que nos ocupará las próximas semanas, Una batalla que tiene como máximo símbolo una mujer: La alcaldesa de Santiago Irací Hassler.

Aunque Lautaro Carmona no la menciona aún, es más o menos evidente que su empeño por pelearse a partir de cualquier tema con los socialistas y los PPD, tiene que ver con el gesto de audacia de estos de proponer para la comuna más importante del país, otro nombre que no sea la alcaldesa incúmbete.

Es eso lo que está en juego en la jugarreta de las pensiones de gracia, la sensación de Lautaro Carmona de que, si los socialistas desembarcaran a Irací, su poder de negociación dentro y fuera del gobierno se derrumba irremediablemente. Con la urgencia de hacerle ver a sus socios que el PC juega a ser oposición, la escasa capacidad de maniobra del gobierno puede volverse menos que nula.

Pero ¿Qué tiene que ver Lautaro Carmona con Irací Hassler? El hombre parco de Chile adentro, Lautaro. De origen popular o de clase media esforzada, curtido en la clandestinidad, no tendría por qué perder su capital político, en una joven que sonríe porque sí y porque no, que es difícil escuchar mucho rato sin un analgésico a mano, con una gentileza estresada, que no tiene ningún poder de contención política, que simplemente se dedica a explicar de la manera más complicada lo inexplicable.

Una “niña bien” que está prolongando su trabajo voluntario y que representa justamente todo lo que los comunistas aprenden en los libros de Lenin a odiar: El voluntarismo suicida del izquierdismo. El izquierdismo que el mismo Lenin llamaba enfermedad infantil del comunismo.

Mientras la ministra Jara hace malabares imposibles para salvar la ley de pensiones. Mientras la ministra Vallejo no abandona la sonrisa y la seriedad para encarnar la mejor parte del gobierno, Lautaro Carmona amenaza y se enoja, gime y advierte que no le toquen a Irací ni a Jadue, ni a ninguno de sus soldados en el territorio.

Pero es en el territorio donde justamente la insuficiencia de la formación política, del control de cuadro, de la selección de personal del comunismo posgladys, se hace mas visible. Porque ¿cómo se explica que Daniel Jadue dedique la mayor parte de su tiempo a animador de programas de la televisión iraní sobre Palestina? ¿Y como se explica que Irací Hassler pase lo mejor de su tiempo explicando porque compró una clínica en muchas veces su valor? Escándalos que por cierto no les llegan a los talones a los protagonizados por Cathy Barriga y su consejo municipal de ositos de peluches.

Pero ¿se podía esperar mucho más de la Robotina? ¿No esperaron los que votaron por ella algo rosado y brillante y bailarín que salvara a Maipú de ser Maipú? El que vota comunista no espera osos de peluche, ni matinales, sino una ideología del siglo XX llena de músculos, trabajadores y trabajadoras, subsidios, papeleos, vigilancia en todas las esquinas.

De los comunistas se esperan políticas sociales, se espera seriedad e incluso aburrimiento. Se espera a Lautaro Carmona. Pero el ecofeminismo, pero la perspectiva de género, pero los perritos y los gatitos y la fritanga en carros de supermercado no tendrían que ser parte de la agenda del comunismo chileno clásico. Sobre todo no lo es la debilidad evidente con que la alcaldesa ha ejercido el poder achicando los ojos lo más que puede como para no ver lo que está viendo.

Los socialistas democráticos no han entendido el núcleo de esta contradicción y quieren cobrar por ello. Los comunistas quieren ser jóvenes y defender pedófilos tiradores de piedra, delincuentes más o menos comunes, y una alcaldesa en eterno rodaje. El viejito quiere andar en moto y fumar hongos para soñar un mundo mejor.

Pero este gobierno necesita adultos, desesperadamente adultos que los socialistas se han ido aprontando a ser, quitándole a los comunistas el lugar de columna vertebral de este gobierno. Claro que no gratis, claro que no porque sí. Lautaro Carmona quiere dejar en claro que va a dar batalla, aunque tenga para ello que defender lo indefendible.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Febrero 18, 2024

La (nueva) guerra de los sexos. Por Cristóbal Bellolio

Mujeres y hombres jóvenes haciendo fila para rendir la PAES. Foto: Agencia UNO.

Según estudios recientes, hombres y mujeres jóvenes están tomando opciones políticas muy distintas: ellas van por la izquierda, ellos van por la derecha. Las mujeres de la nueva generación apuestan por las alternativas progresistas que reconocen sin bemoles sus derechos, y los hombres… no están tan seguros. En países tan distintos como Estados Unidos, Reino […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Febrero 18, 2024

Chile en modo catástrofe, Boric en modo vacaciones. Por Jorge Ramírez

El Presidente Boric habla en “Juntos Chile se levanta”, acto en beneficio a los afectados de los incendios forestales en Viña del Mar y Quilpué. Foto: Agencia UNO.

Nadie está obligado a lo imposible. Pero la falta de sentido de urgencia, que supone vacacionar estando a cargo de la conducción del país ante una catástrofe de esta magnitud, constituye una señal muy próxima a la indolencia. Quizás aún hay tiempo para rectificar la decisión y hacer un gesto de entrega a los damnificados […]

Escritor y columnista

Febrero 17, 2024

Perfil: Camila Vallejo, una ausencia incómoda. Por Rafael Gumucio

Imagen: Agencia Uno.

Ser vocera de este gobierno es parte de lo que la hace creíble y querible a los ojos de los votantes. Pero es también lo que la hace cada vez más decepcionante, cada vez menos endosable a los ojos de su partido, el Comunista. Un partido que repite una y otra vez que es el […]

Directora de Investigación de la Facultad de Educación y Ciencias Sociales de la Universidad Andrés Bello

Febrero 17, 2024

Un antes y un después para la centroderecha. Por Stéphanie Alenda

Imagen: Agencia Uno.

El legado de Sebastián Piñera involucra valores como el compromiso con la democracia liberal y la importancia de los acuerdos políticos; un liderazgo que dejó huella por su carácter disruptivo; y figuras políticas depositarias de su confianza. Invita al mismo tiempo a la centroderecha a reivindicar lo sembrado en pos de la construcción de un […]

Ex presidente de la Cámara de Diputados

Febrero 16, 2024

Por qué el mea culpa de Boric cayó como una bomba de racimo en la izquierda. Por Jorge Schaulsohn

Imagen: Agencia Uno.

Para el PC y el Frente Amplio, Boric se pasó de la raya, cruzó un “Rubicón”. Sacrificó el monopolio que sobre los DDHH había mantenido la izquierda. Cometió el “pecado capital” de blanquear a Piñera relativizando su responsabilidad en las violaciones de los DDHH cometidos durante su administración. Responsabilizando también a la izquierda de exagerar […]