Septiembre 26, 2023

La oportunidad de Chile Vamos. Por Álvaro García Mintz

Coordinador de Incidencia Nuevo Trato

La derecha tradicional debe optar entre seguir siendo el vagón de cola de un proceso que va derecho al fracaso, o intentar transformarse en la locomotora de un tren con destino incierto que, si llega a puerto, capitalizará las ganancias y, si no, podrá socializar las pérdidas con todo el sistema político tradicional. Y eso, en la víspera de un ciclo electoral que elegirá gobiernos locales, regionales, parlamento y presidencia, no es poca cosa.


Se abre una oportunidad inesperada para Chile Vamos: solo ellos pueden salvar el proceso constituyente.

La reciente encuesta Cadem demuestra que las únicas razones por las que la ciudadanía se inclinaría a votar “a favor” son, en primer lugar, si el proceso le provee estabilidad al país (21% en contra, 76% a favor) y, en segundo lugar, si la propuesta logra un acuerdo político transversal (43% en contra, 49% a favor).

Es claro que ambas razones están relacionadas: solo un acuerdo político transversal permitiría cerrar el capítulo constitucional y acabar con la inestabilidad que supone mantenerlo abierto. Sin embargo, es interesante comprobar la existencia de un electorado “oposicionista” que estaría dispuesto a votar en contra, incluso si el resultado genera estabilidad al país y es producto de un acuerdo político transversal.

Es un voto de protesta y castigo que viene inclinando la balanza desde 2009, cuando comenzó la era de la alternancia. Un electorado móvil que probablemente votó por el Apruebo de entrada y la Convención 100% electa para castigar a la clase política, que luego decantó por Gabriel Boric cuando representaba “lo nuevo” y que, con el voto obligatorio, se hizo más fuerte, lo que explicaría la magnitud del triunfo del Rechazo primero y de Republicanos después.

La conclusión es evidente: sea cual sea la propuesta constitucional, hay un electorado no menor que va a estar “en contra”. Si seguimos los datos de Cadem, su piso no es nada desdeñable, estaría entre el 21% y el 43%. Cualquier estrategia que busque el triunfo del “a favor” debe partir por evitar que esa base crezca. Por eso, la tesis del Partido Republicano de defender su nicho, apostando a polarizar la elección y, con ello, transformarla en un plebiscito sobre el gobierno, está profundamente equivocada. Con ello, solo logra abonar todo el voto oficialista (más o menos 30%) al piso “oposicionista” que ya existe. Si seguimos así, nos encaminamos a un triunfo del “en contra” de magnitudes similares al fracaso del primer proceso, con las consecuencias conocidas sobre las ideas derrotadas.

¿Cuál es la salida? La que siempre debió ser: un acuerdo político amplio que genere una “casa común” capaz de contener el aumento del “oposicionismo”. ¿Cómo se consigue? A estas alturas, solo de una forma: que Chile Vamos asuma el liderazgo y haga respetar las bases que habilitaron el proceso. En lo medular: que se respete la definición de Estado Social y Democrático de Derechos. Hoy la propuesta hace inconstitucionales las formas de seguridad social en las que cree el progresismo. Sin esa cancha abierta, es imposible que el progresismo chileno concurra en el “a favor”.

Así las cosas, la derecha tradicional tiene la oportunidad de liderar el encuentro de quienes creemos en la política, el diálogo y los acuerdos. No es una apuesta segura, pero visto desde afuera resulta obvio lo que les conviene: deben optar entre seguir siendo el vagón de cola de un proceso que va derecho al fracaso, o intentar transformarse en la locomotora de un tren con destino incierto que, si llega a puerto, capitalizarán las ganancias y, si no, podrán socializar las pérdidas con todo el sistema político tradicional. Y eso, en la víspera de un ciclo electoral que elegirá gobiernos locales, regionales, parlamento y presidencia, no es poca cosa.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Profesor MBA para la Industria Minera. Ingeniería Industrial, Universidad de Chile, y socio de CIS Consultores

Abril 19, 2024

Tiempos recios. Por Marcos Lima

(Crédito: Flickr Cuidro)

Habiendo sido la minería el motor del desarrollo de nuestro país desde el retorno de la democracia, resulta incomprensible que el presidente del principal partido de Gobierno, Lautaro Carmona, en su Congreso Ideológico, siga repitiendo “las espectaculares ganancias de los grupos económicos locales y transnacionales se basan en una explotación indiscriminada de recursos naturales con […]

Directora del Teatro Municipal de Santiago

Abril 19, 2024

¿Has visto alguna vez un desastre más espléndido? Por Carmen Gloria Larenas

La directora del Teatro Municipal de Santiago, Carmen Gloria Larenas, invita a los lectores de Ex-Ante a admirar una de las obras clásicas del ballet Zorba, el Griego, cuyas funciones terminarán este sábado.

Ex-Ante

Abril 16, 2024

XXVII Congreso del Partido Comunista: renovando la ortodoxia. Por Ricardo Brodsky

Crédito: Agencia Uno.

El XXVII Congreso del Partido Comunista no va a modificar un ápice las verdades consagradas por su relato, no va a detenerse en la caída del muro de Berlín, no va a criticar el ultranacionalismo ruso que encarna Putin, no va a criticar ni a Maduro ni a Ortega, no va a aportar nada nuevo […]

Choque civilizacional. Por Mario Waissbluth

La república teocrática de Irán es la que está financiando con dinero y armas a Hezbollah en el Líbano, a Hamás en Gaza y a los Houthis en Yemen, que tienen virtualmente suspendido el tráfico por el canal de Suez. Además, Irán está a menos de dos años de poder enviar misiles con carga nuclear […]

Profesor CIES-UDD

Abril 14, 2024

¿Y por qué no estamos en esa foto? Por Joaquín Lavín

El gran “socio” de Elon Musk debería ser Chile y no Argentina. Los autos eléctricos ocupan tres veces más cobre que los autos convencionales, y nosotros somos el mayor productor mundial. A su vez, ¿qué quiere Tesla de Argentina? La respuesta es obvia: litio para las baterías de sus autos. Pero el segundo mayor productor […]