Julio 5, 2022

Juan Carvajal, ex Secom: “Es una verdadera tómbola este plebiscito”

Marcelo Soto

Juan Carvajal, analista y experto en comunicación estratégica, presidente de Know How Chile dice: “Voy a votar apruebo y tengo mi distancia de puntos que se deben arreglar. Pero la garantía de que haya una nueva constitución es que se apruebe lo que hay y que se mejore. El otro camino es una aventura”.


-Anoche en la cadena, el presidente Boric apareció con dos grandes banderas con el escudo nacional. Y en el cierre de la Convención se escuchó dos veces el himno. ¿Te llamó la atención en términos simbólicos?

-Efectivamente, a veces el pensamiento de izquierda tiende a olvidarse de que la república es la república, que la historia es la historia, que los momentos que vive cada país son parte, como el mismo Boric lo ha dicho, de lo que se esté conquistando hoy día. Me parece muy positivo.

-¿Hay un cambio? Cuando comenzó la Convención hubo polémica cuando se interrumpió el himno nacional.

-No sé, a lo mejor hay un reforzamiento, que puede explicarse en función de toda esta discusión que hubo al principio de la Convención, donde teóricamente algunos ponían en duda el himno, el escudo, y las tradiciones. No lo vi como algo representativo de la Convención, pero sí generó inquietud ciudadana. Y me parece lógico que el gobierno trate de fortalecer esos aspectos.

-La Convención entregó su texto final. ¿Fue un trabajo complejo, con muchas polémicas, pero finalmente cumplió su misión?

-Cuando estos procesos ocurren, con los desmentidos y fakes news, los errores y tonteras permanentes o seguidas de la Convención, hay que pasarlos por cedazo. Y lo primero es que esta Convención es la instancia más representativa, más diversa, que recuerda nuestra historia. Y es sin duda una conquista importante de la democracia chilena, porque logró terminar de manera adecuada su proceso, con un proyecto de constitución que puede gustar o no, que puede tener problemas, pero cumplió básicamente con el itinerario que estaba previsto.

-¿Boric debería desligarse más del resultado de la Convención? Dijo que esto no era un tema del gobierno sino del destino de Chile.

-Primero, es verdad: son dos procesos distintos, aunque los partidarios del gobierno fueron parte de la creación y construcción de esta Convención. Segundo, es parte de una estrategia comunicacional, porque la adhesión al gobierno y la adhesión al apruebo van aparejados. Y tercero, creo que hay que ser justos: el presidente Boric dijo que esperaba que el texto no fuera una propuesta partisana y que fuera razonable para todos.

-Pero parece que a ninguno de los dos le conviene estar ligado al otro. Ambos están abajo en las encuestas.

-Sí. Lo que pasa es que la Convención es un todo muy diverso, muy contradictorio. Hay opiniones de convencionales que francamente si se hubieran impuesto el rechazo tendría mucho más aprobación. Afortunadamente los dos tercios jugaron un rol muy importante para efectos de que la mayoría de las normas tuviera una sensatez.

-¿En términos comunicacionales cómo fue el manejo de la Convención?

-El principal déficit que tuvo la Convención fue el comunicacional. Nunca logró resolver cómo mostrar lo que proyectó el acto final. Es decir, la riqueza de los procesos, construida sobre la base de opiniones tan diversas y que pudieron concluir en acuerdos que con los dos tercios terminaran siendo más o menos razonables.

Eso es una situación que desde el comienzo debió haberse planteado como una estrategia que le diera el sentido de futuro y de largo plazo que tenían estos procesos de discusión.

Creo que lo que salió tiene varios defectos, que deberían ser arreglados, pero en relación a lo que pudo haber sido, a los temores que se generaron, salió bastante razonable en términos generales. Pasamos de un estado subsidiario a un estado de derechos, y creo que eso es un avance de Chile, y pone desafíos muy importantes para el futuro.

-¿Vas a votar apruebo?

-Sí, voy a votar apruebo y tengo mi distancia de puntos que se deben arreglar, como la plurinacionalidad y la justicia indígena. La garantía de que haya una nueva constitución es que se apruebe lo que hay y que se mejore. El otro camino es una aventura, que no necesariamente puede terminar como se quiere. Tengo mis dudas de que la derecha esté dispuesta a jugársela por un cambio.

-En la Convención había en algunos sectores cierta desconfianza hacia la prensa tradicional. Lo dijo Ascanio Cavallo. ¿Percibiste esa tensión?

-Todos los temas relacionados con la libertad de opinión, de información, estuvieron amenazados, en un momento clave, por los sectores más radicalizados, que fueron los que generaron mayor peligro y mayor lejanía a aquellos posibles acuerdos que representaran a todos los chilenos. Existía una visión anti poder que afortunadamente terminó siendo desplazada de las cuestiones principales. Fueron derrotados.

-Las encuestas son muy favorables al rechazo, ¿crees que se puede dar vuelta?

-Son súper relativas las mediciones. Lo primero: esta es la primera elección que vamos a tener con el padrón electoral completo, en una elección obligatoria. No hay parámetros que permitan proyectar tendencias posibles. Hay un porcentaje, que es como el 49% de los votantes, que no sabemos cómo pueden votar.

-¿Tienes un pronóstico?

-Es una verdadera tómbola este plebiscito, en el sentido de no saber cómo se va a manifestar ese gran sector que por distintas razones  ha sido reacio a acudir a las urnas.

El segundo factor es que estamos a dos meses de un plebiscito en el que lo que se está consultando es algo sobre lo cual no se sabía de qué se trataba. Aquí se descorre el velo, se termina un mito. Se va a clarificar que los fondos de las AFP no van a ser pasados a un fondo solidario, que no se van a acabar las isapres y un monton de cosas que circulaban y generaron temor en mucha gente.

Está claro que lo que han registrado las encuestas es una tendencia inicial. Y en general cuando hay tendencias que se consolidan en la sociedad no es tan fácil cambiarlas. Lo decisivo y lo estratégico van a ser las campañas, va a ser la franja, ahí se va a definir la tendencia de voto real.

-Fuiste Secom, ¿cómo has visto el trabajo del gobierno en ese ámbito?

-El aparato comunicacional está enfrentado a problemas muy complicados, porque la base para ejercer un gobierno es la experiencia y creo que aquí llegó un contingente que en un 90% no tenía ninguna experiencia, no solo en las comunicaciones sino en gobernar. Y eso le pasó también al primer gobierno de Piñera de manera muy fuerte.

La inexperiencia ha golpeado muy fuerte al gobierno de Boric. Se están poniendo al día, con la necesidad de coordinarse, de buscar las formas de posicionar mejor las políticas oficiales, de que se proyecte con claridad hacia donde va el gobierno. Es una prueba que los está afectando muchísimo. Objetivamente ha sido así.

Pero para cualquier gobierno sería difícil. Antes de la elección dije que independientemente de la coalición que llegara a La Moneda, el gobierno iba a tener muchos problemas, porque estamos en país muy convulsionado, con fenomenos nuevos que están llegando, como la migración, la crisis económica internacional. Para quien hace comunicación este es un problema grande, grande.

-¿De qué manera evalúas el trabajo de Pablo Paredes?

-Mi opinión es positiva. Los dos problemas más importantes son la seguridad pública y la crisis económica. Y ambos no dependen de una buena o mala comunicación, sino de soluciones más prácticas y concretas. La comunicación entra en la medida que se logre proyectar estrategias que le den visibilidad a las políticas y decisiones que están pasando. Ese es el desafío de verdad.

-Boric ha tenido una caída muy bruca en las encuestas. ¿Lo viviste de esa forma con Bachelet?

-Si miras los datos, en el primer gobierno de Bachelet en los dos primeros años fue muy alta la desaprobación y bien baja su aprobación, y las del gobierno igual. El transantiago fue fatal para nosotros, pasó lo de los pinguinos. Pero tuvimos una inflexión en los dos años restantes. Nos anticipamos a la crisis económica, hicimos varias cadenas, con soluciones previstas. La campaña que había en mi contra, por malos resultados, era grande y sin embargo, terminamos con un 83% de aprobación. Estas cosas hay que mirarlas en movimiento. Hoy, la crisis que tenemos es mucho más profunda que un gobierno en sí.


Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Agosto 17, 2022

Cristián Valdivieso: “El Gobierno se fue convenciendo de que la probabilidad de que gane el Rechazo es cierta”

El socio y director de Criteria, Cristián Valdivieso, sostiene que el triunfo del Rechazo podría fortalecer a los sectores moderados de izquierda y derecha. “Si gana el Apruebo posiblemente Kast tenga un rol más importante. Podría volver a presionar el Gobierno, polarizar, e incluso construir una plataforma presidencial”.

Marcelo Soto

Agosto 17, 2022

Pepe Auth: “Tendría que pasar un evento telúrico para que gane el Apruebo”

El ex diputado Pepe Auth acaba de presentar su último pronóstico sobre el plebiscito del 4 de septiembre: Rechazo 53,6% y Apruebo 46,4%. Cree que es casi imposible que cambie la tendencia.

Marcelo Soto

Agosto 16, 2022

Escritor Gonzalo Contreras y su apoyo al Rechazo: “La cultura de la cancelación va a hundir a la izquierda”

Crédito: Agencia Uno.

El escritor Gonzalo Contreras, protagonista de la narrativa chilena que brilló en los 90 luego del regreso de la democracia, con novelas como “La ciudad anterior” y “El nadador”, explica por qué votará Rechazo: “Mi decisión se debe primero a las glándulas y luego a la razón”.

Marcelo Soto

Agosto 16, 2022

Sergio Parra y violencia en Santiago: “Hubo un desplazamiento de la cultura narco desde las poblaciones al centro”

Crédito: Agencia Uno.

El poeta y socio de la librería Metales Pesados, en el barrio Bellas Artes, dice que al centro entró “una violencia que es más radical, te pueden matar por un celular, o cualquier cosa. Es un cambio muy fuerte, muy brutal”.

Alfonso Peró

Agosto 14, 2022

Andrés Velasco: “Una nueva Convención podría hacer su trabajo en seis meses, apoyándose en un grupo de expertos”

Crédito: Agencia Uno.

El Decano de la Escuela de Políticas Públicas del London School of Economics and Political Science (LSE), dice que, si gana el Rechazo, el país tendrá “la oportunidad de retomar el clima de esperanza del plebiscito de entrada. En ese momento, 80 por ciento del país dijo claramente quería una nueva Constitución. A partir del […]