Noviembre 8, 2022

José Antonio Viera-Gallo: “No es tarea de la Secretaría General de la Presidencia el armado de las testeras de las cámaras”

Marcelo Soto

Este jueves, con la presencia de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, se lanzará el libro Socialismo Democrático en el Nuevo Siglo, editado por Sergio Bitar y el dirigente de la socialdemocracia sueca Claes Brundenius. José Antonio Viera-Gallo escribe un largo ensayo sobre la experiencia chilena y, a su vez, aborda la coyuntura, como la elección de la presidencia de la Cámara de Diputados, donde la ministra de la Secretaría General de la Presidencia, Ana Lya Uriarte, tuvo un rol protagónico. Viera-Gallo se desempeñó en el mismo cargo con Bachelet.


-Tu artículo es una historia del socialismo en Chile, que reconoce la derrota del modelo marxista. ¿Qué impacto tuve esa debacle?

-La fuerza socialista, en sus distintas expresiones y etapas, estuvo marcada mucho tiempo por la idea de que se podía superar el capitalismo en forma rápida o inminente. Eso fue muy propio de la década de los 60. Pero esa esa idea concluyó, se demostró que no era real. Los socialistas quedaron sin un paradigma o parámetros culturales suficientes para enfrentar la nueva realidad. Y no caer en populismos.

-¿Cuáles crees que pueden ser algunas bases de nuevo socialismo?

-Lo mas importante es que las condiciones generales de la vida o de la producción, han ido evolucionando hacia factores que escapan a la lógica del mercado. Y eso genera una nueva plataforma a partir de la cual se puede ir fundando una nueva acción política. A eso algunos le llaman socialización. Otros le pueden llamar globalización. Pero el hecho es que hoy día la vida en común tiene aspectos donde la ley del mercado está limitada.

-¿Allende no tenía un programa, sino que era más bien un manifiesto?

-Sí. Yo creo que la Unidad Popular fue un experimento que tuvo su expresión máxima, como proyecto político, cuando Allende hace el primer mensaje al Congreso Nacional, donde ahí él traza la idea de un camino democrático al socialismo. No así el programa de la UP. Salvo la nacionalización del cobre, la reforma agraria y las tres áreas de la economía, el resto era muy esquemático para lo que hoy nosotros entendemos por un programa político.

-¿Y cómo ves en ese sentido a Boric? ¿Muy apegado al programa?

-Lo que aquí se ha producido es que hubo una generación que se rebeló críticamente frente a la transición. Les tocó experimentar los resabios de lo que había sido la mercantilización de la educación superior. Esta generación llega al poder pero al poco andar se dan cuenta de que gobernar con una perspectiva socialista, comunitaria, de avanzar a los bienes comunes, es bastante complejo en la sociedad contemporánea.

-¿Tiene que dejar el programa y gobernar con mayor pragmatismo?

-Todos los gobiernos tienen siempre una tensión entre lo que es el proyecto original, que es un poco más “utópico” o idealista y después lo que son las emergencias de la realidad. Eso le pasa a todos los gobiernos.

-¿Qué rol está jugando el Socialismo Democrático, que es una de las coaliciones que forma parte del Gobierno?

-Yo creo que en general, donde se ha asumido responsabilidades de gobierno importante, ha habido un buen desempeño. Eso está demostrado en que algunos de los ministros mejor evaluados por la opinión pública son justamente del Socialismo Democrático. Ahora, con esto no quiero decir que todo lo que ocurra o haga el Socialismo Democrático esté perfecto, ni mucho menos. Yo creo que hay luces y sombras en las dos coaliciones. El desafío del Socialismo Democrático es gobernar con responsabilidad y al mismo tiempo pensando siempre en el bien posible o alcanzable. Al final lo que queda de los gobiernos son los resultados, hasta dónde mejoró las condiciones de la gente en los años de gestión del gobierno.

-¿Hay una tensión entre el Socialismo Democrático y Apruebo Dignidad que hace difícil el gobernar?

-Eso pasa en todos los gobiernos en que haya coaliciones amplias o dos coaliciones. Eso mismo ocurre en España, entre PSOE y Podemos. Eso mismo ocurrió en en Grecia y en Portugal. Es inevitable, porque son culturas y experiencias políticas y en este caso generacionales, diferentes. La relación socialista/comunista ha pasado por distintas etapas en la historia de la izquierda en Chile. Lo que es nuevo ahora es la relación entre el socialismo entendido en sentido amplio, o sea PPD, radicales y PS, por una parte, y ahora la nueva generación que se expresa en el Frente Amplio. Eso es lo que está en tensión.

-¿El cónclave ayudó a limar esas diferencias?

-Si. Tengo la impresión de que, en realidad, desde que ocurrió el resultado del plebiscito último se ha producido un mayor acercamiento del gobierno hacia una visión más pragmática de lo que se llama las exigencias de la sociedad.

Creo que el cónclave va en la dirección correcta, digamos. Ahora, esto pasó hace muy pocos días. Vamos a ver hasta dónde ese buen propósito después se expresa en la realidad, pero me parece positivo.

-¿Cuál es tu impresión de lo que pasó ayer sobre la presidencia de la Cámara?

-Las testeras de la Cámara, si bien son de administración, expresan correlaciones de fuerza y acercamiento. Y ahí lo que se produjo es que algunos que preveían que la derecha iba a ser capaz de ganar más adeptos, digamos lo que algunos llaman fuerzas de centro y tener la mayoría. No ocurrió así, sino que al contrario. Las fuerzas del gobierno fueron capaces de mantener el entendimiento básico que tenían con el Partido de la Gente y con la Democracia Cristiana más allá de las defecciones. Y eso produjo el acuerdo. Fue bien estrecho el triunfo.

Una de las que se considera triunfadoras es Ana Lya Uriarte.

-Yo creo que ella es una muy buena ministra de la Segpres. Ahora, no es tarea de la Segpres el armado de las testeras de las cámaras. Pero evidentemente que para ella le facilita su gestión el tener un presidente de la Cámara de las fuerzas de gobierno.

-Transcurridos siete meses, ¿ves a Boric más asentado en el cargo?

-El primer período, hasta el plebiscito, el Presidente esperó un resultado distinto y por tanto no adelantó mucho su gestión de transformación. Pero después del 4 de setiembre el Gobierno tomó nota de lo que ocurrió. Asumió la derrota. Y comienza a desplegar una acción luego del cambio de gabinete. Son casos de gestión propiamente tal y otros de transformaciones.

Es importante, por ejemplo, como signo que se haya aprobado el TPP 11 en el Senado y que el Gobierno se haya comprometido a ratificarlo dentro de este año. Es importante el viaje del presidente  a Tailandia, a la APEC, donde se va a topar por primera vez con el mundo del Asia, donde gran parte de nuestras exportaciones van. Y por otra parte, es importante que estemos ya en discusión abierta de la reforma previsional y la reforma tributaria. Y hay que ver si tiene éxito, como yo espero, el acuerdo constitucional.

-¿Y tú te sientes parte de este gobierno?

-Me siento parte de este gobierno, pero como siempre, yo mantengo mi libertad de juicio. O sea, no soy alguien que esté a ciegas en la política. Espero que le vaya bien al gobierno, mantengo mis propias opiniones.

-¿Hay dos almas efectivamente en el gobierno?

-No sé si dos. Siempre hay varias almas en los gobiernos y dentro de los partidos también.

-¿Cómo ves la crisis de la DC? ¿Hay un vacío en el centro?

-Lo lamento. La  Democracia Cristiana fue un pilar básico del sistema político chileno. Hoy día está atravesando por un fenómeno de dispersión. No sabemos si estos nuevos intentos de formación de partidos de centro, cuál va a ser su real incidencia en la política chilena. Hay muchas cosas que están en pleno desarrollo.

-¿Y si te llamaran al gobierno, aceptarías?

-No creo que me llamen. Yo mantengo mi vocación política, pero creo que cada cosa tiene su momento.

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Abril 25, 2024

Daniel Mansuy y reforma al sistema político: “El Presidente se está inclinando peligrosamente hacia la total esterilidad política”

El académico de la U. de los Andes e investigador asociado de IES, Daniel Mansuy, critica la actitud del Presidente Gabriel Boric frente a la reforma política. “No creo que la clase política se vaya a inmolar”, dice. “(Pero) con estas reglas, es imposible gobernar de modo medianamente razonable. De hecho, estas reglas tampoco permiten […]

Marcelo Soto

Abril 24, 2024

Axel Callís: “Hay gente en el gobierno que cree que los empresarios son enemigos”

El sociólogo y director de TuInfluyes.com, Axel Callís, dice que el mayor problema de la política chilena es el inmovilismo, fomentado por el ideologismo extremo. “El problema es que si un sector actúa con ese nivel de dureza, al otro lado no puedes esperar al Padre Hurtado. El otro bando responde con la misma intransigencia […]

Marcelo Soto

Abril 23, 2024

Kenneth Bunker: “El Presidente está haciendo una suerte de chantaje con la reforma al sistema político”

El cientista político y académico de la Universidad San Sebastián, Kenneth Bunker, critica la pausa que el Presidente Boric puso a la reforma del sistema político, condicionándola a la tramitación de la reforma de pensiones y la tributaria. “Hay muchos más partidos de los que había antes. Y no es solamente a nivel legislativo, sino […]

Marcelo Soto

Abril 22, 2024

Max Colodro: “La derecha está jugando con fuego, dilapidando una oportunidad histórica”

Sociólogo, doctor en Filosofía y académico de la UAI, Max Colodro hace una dura evaluación del papel de la derecha en el fracaso de la moción de censura: “Lo único que hace la oposición es reforzar, fortalecer y relegitimar a Karol Cariola y al Partido Comunista. Es decir, no hubo ningún cálculo, ninguna capacidad de […]

Marcelo Soto

Abril 22, 2024

Juan José Santa Cruz y bajada de Sichel: “Evelyn Matthei le avisó que iba a apoyar a Desbordes. Es súper simple”

Imagen: Agencia Uno.

El empresario Juan José Santa Cruz, uno de los más cercanos a Sebastián Sichel, comenta que el motivo de que declinara postular al municipio de Santiago “fue resorte de los partidos (Chile Vamos), básicamente Renovación Nacional y de Evelyn Matthei. La candidata le avisó que iba a apoyar a Desbordes. Es súper simple. Pero que […]