Agosto 12, 2023

Giorgio Jackson: Adiós a todo eso. Por Rafael Gumucio

Escritor y columnista

Despedido sin cambio de gabinete de por medio, entregado a cambio de nada, la renuncia de Jackson fue más que un acto político, un sacrificio ritual. Una manera muy generacional de alejar el contagio de los “perdedores” y dejar el que lleva la mala noticia fuera del palacio. ¿Por qué ahora y no hace un mes o en un mes? Las razones no son, me temo racionales, sino que tienen que ver con esa mezcla de tincadas y necesidades que componen el modus operandi presidencial últimamente. Una necesidad ciega de lealtad que nadie, a no ser la ministra Orellana siempre al lado, puede satisfacer.


Se quemó el fusible, el pararrayo que concentró todo el odio a una generación que nos esperanzó hasta desesperarnos. El ministro Jackson en torno a quien todas las maldiciones posibles e imposibles giraron estos meses, terminó por irse un día cualquiera, el día menos pensado, un viernes frío de invierno. Ese elemento sorpresa, ese empujar lo inevitable hasta que ya sea demasiado tarde, parece ser parte de un modus operandi presidencial. Una forma de hacer las cosas, o no hacerlas a tiempo, de la que creo que Jackson fue más víctima que victimario.

Despedido sin cambio de gabinete de por medio, entregado a cambio de nada, su renuncia fue más que un acto político, un sacrificio ritual. Una manera muy generacional de alejar el contagio de los “perdedores” y dejar el que lleva la mala noticia fuera del palacio. ¿Por qué ahora y no hace un mes o en un mes? Las razones no son, me temo racionales, sino que tienen que ver con esa mezcla de tincadas y necesidades que componen el modus operandi presidencial últimamente. Una necesidad ciega de lealtad que nadie, a no ser la ministra Orellana siempre al lado, puede satisfacer.

Giorgio se fue. ¿Qué tenía Giorgio Jackson de tan odioso o de tan valioso para que la política chilena girara en torno a él durante tantos meses? Jackson fue odiado por lo mismo que fue querido, por decir exactamente lo que piensa en el minuto menos pensado.

Lo amaron por ser joven, y lo odiaron por lo mismo. Lo amaron por ser de la Católica y lo que terminó por hundirlo fue eso. Esa manera de tejer redes de amistades y compadrazgos aprendidas de otra generación de exalumnos de la católica: El MAPU, que los militantes del NAU y luego de RD siempre admiraron. Claro que el MAPU creía en la revolución primero y luego creyó en la democracia. Nadie en esos tiempos, más rigurosos que los de hoy, podía creer en las dos cosas a la vez.

A Jackson le faltó lo mismo que le sobró: Picardía. Se metió en líos y dejó que sus cercanos se metieran en líos también. Líos de plata y líos de falda y pantalones bastante pocos heroicos ambos. Escenas raras, contabilidades imaginativas, pero sin humor, sin gracias, sin sonrisa. Todo en un tono serio, moralizante, culpabilizador, culpable, pero no de todo culposo. Una desgracia sin gracia que no logró nunca apiadar a nadie. La imagen de un político capaz de articular grupos de poder, de pensar estrategias a largo, corto y mediano plazo, pero carente del placer de seducir, de encantar, de convencer del todo. Un político que no sabe mentir, pero tampoco sabe decir del todo la verdad. Un chileno muy chileno, pero con un nombre y apellido gringo, educado en alemán, que de alguna forma no entiende los chistes, o no entiende que la vida entera es un gran chiste.

Eso que no hay muerto malo, me parece una gran cosa. Es lo único que permite aceptar tu propia muerte, saber que van a hablar bien de ti después. Creo que el primer Jackson, el de las marchas del 2011 fue una figura importante, útil y necesaria en una política anquilosada en sí misma.

El Jackson de entonces dijo algunas verdades que era importante decir y permitió que muchas personas que no tenían acceso a la educación superior la tuvieran. Al margen del real alcance de esos cambios, creo que encausó el debate hacia un lado que necesitaba ser encausado. No+Lucro me parece que dio en el clavo de una necesidad o de un descontento que desvirtuaron los no son 30 pesos y otras vaguedades inconducentes.

Lo que paso después era quizás también inevitable. Esperar de los jóvenes madurez, sabiduría, experiencia, pureza y constancia era un absurdo. Haber creído en ese absurdo fue su fatal error al que se dejó arrastrar el propio Jackson y gran parte de su generación. Casi adolescente Giorgio pensaba como adulto; era esperable que de adulto pensara como adolescente.

La política no era una vocación primera pero el poder enloquece a todos, más aun si se lo mezcla con la idea de pureza o de redención. Jackson manifestó sus ganas de estudiar en Inglaterra en vez de quedarse en Chile gobernando. No se cuán real haya sido su deseo, pero todo indica que hubiese sido para él un mejor destino. Su indudable inteligencia, su audacia, el conocimiento de Chile y su realidad merecen otra oportunidad lejos de las elecciones, en el mundo de la técnica que le interesa mucho más y para el que está mejor dotado.

Jackson hizo muchas cosas mal, pero debo confesar que nunca logró caerme mal. Quizás esto me convierte en un ser extraño en un país que está de acuerdo en solo una cosa: odiarlo.

Nadie merece ser parte de ese reality show en que hemos convertido la política nacional. Él ha sido parte de quienes nos han arrastrado a eso, pero todos los pecados que haya cometido o dejado de cometer lo ha pagado con creces en esta vida. Deja en el camino solo y huérfano al presidente, a cargo de un equipo en que conoce a cada vez menos personas y en que tampoco parece saber muy bien qué papel cumplir. Espero, por todos nosotros, que sepa encontrar ese lugar.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Abogada Internacionalista. Investigadora Senior, AthenaLab

Febrero 22, 2024

La impunidad de Maduro es total y Chile está pagando por su falta de inteligencia. Por Paz Zárate

Nicolás Maduro y su régimen no sólo oprime a su pueblo sino que ha quebrado normas esenciales, como es el respeto a la soberanía de otros países, incluyendo el nuestro. Considerando quiénes son sus aliados globales, las consecuencias de su impunidad pueden ser aun más graves de las que ya hemos visto. Muy probablemente su […]

Abogada Internacionalista. Investigadora Senior, AthenaLab

Febrero 21, 2024

Chile ante La Haya por conflicto Palestina-Israel: cabos sueltos. Por Paz Zárate

La ex subsecretaria de RREE Ximena Fuentes expuso este martes ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Es poco probable que lo que Chile diga en sus escritos o alegatos sirva a las deliberaciones de la Corte. Pero para Chile, la forma y fondo de esta actuación son relevantes. Al interés nacional, que es siempre nuestra consideración primaria, de poco le sirve una política exterior personalista, poco transparente y pretenciosa. Misma cosa […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Febrero 20, 2024

Mubi: 12 películas indispensables para quienes amamos el cine. Por Ana Josefa Silva

Póster de lo nuevo de Molly Manning Walker, disponible en Mubi.

Quien se declara cinéfilo, sabe que esta plataforma es ineludible. Aquí hay clásicos del cine, así como lo más selecto de los últimos años. Hacer esta lista y reducirla a solo 12 títulos es muy difícil. Pero allá va.

Ex-Ante

Febrero 18, 2024

La (nueva) guerra de los sexos. Por Cristóbal Bellolio

Mujeres y hombres jóvenes haciendo fila para rendir la PAES. Foto: Agencia UNO.

Según estudios recientes, hombres y mujeres jóvenes están tomando opciones políticas muy distintas: ellas van por la izquierda, ellos van por la derecha. Las mujeres de la nueva generación apuestan por las alternativas progresistas que reconocen sin bemoles sus derechos, y los hombres… no están tan seguros. En países tan distintos como Estados Unidos, Reino […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Febrero 18, 2024

Chile en modo catástrofe, Boric en modo vacaciones. Por Jorge Ramírez

El Presidente Boric habla en “Juntos Chile se levanta”, acto en beneficio a los afectados de los incendios forestales en Viña del Mar y Quilpué. Foto: Agencia UNO.

Nadie está obligado a lo imposible. Pero la falta de sentido de urgencia, que supone vacacionar estando a cargo de la conducción del país ante una catástrofe de esta magnitud, constituye una señal muy próxima a la indolencia. Quizás aún hay tiempo para rectificar la decisión y hacer un gesto de entrega a los damnificados […]