Estrenos: dos mujeres en las antípodas. Por Ana Josefa Silva

Ex-ante

“De la truculenta historia de Sor Benedetta, filmada como sabe hacerlo Paul Verhoeven, a la encantadora Georgia, una niña que en el Nueva York de los años 20 sueña con pertenecer al Cuerpo de Bomberos en el largo animado Corazón de Fuego”, escribe en su columna la periodista y crítica de cine.


Así de dispares son los estrenos que llegan a sala este finde:

Benedetta

En el siglo XVII, a un pueblo de La Toscana, llega una fervorosa niña católica (más cercana a los delirios místicos que a la fe propiamente tal), llevada a un convento por sus padres. Allí es recibida por la abadesa Felicita (Charlotte Rampling), luego de un regateo por el pago del ingreso. Ya convertida en una siempre inspirada joven, Sor Benedetta (Virgine Effira) empieza a tener visiones —un mix religioso-erótico— y a mostrarse en éxtasis en público (esto es, la capilla con las monjas y al sacerdote del convento). Luego le “aparecerán” estigmas que nunca terminan de convencer a Felicita, pero, como el deán le hace ver, no está nada mal que en el pueblo surja una monja milagrosa, a ver si adquieren el status suficiente como para que el Papa llegue a pensar en él como cardenal.

Como las heridas de manos y pies no sanan pronto, la abadesa le destina una muchacha a cuidarla. Bartolomea ha llegado al Convento huyendo de un padre abusador y de la prostitución y se ha quedado allí por una serie de situaciones azarosas. Entre ambas empieza a insinuarse una relación lésbica que se desata del todo cuando, en vista de tanto milagro, Benedetta es súbitamente nombrada abadesa. Gracias a ello, deja su pequeña y modesta celda y accede a la alcoba “real”, donde la pareja puede dar rienda suelta a su erotismo.

Aunque está basada en el libro histórico de Judith C. Brown, “Immodest Acts”, con esta película en Paul Verhoeven se percibe una necesidad de mostrarse provocativo y epatante, quizás porque a estas alturas es muy difícil conseguir escandalizar al público (occidental, al menos). Y lo que aparece como denuncia a la Iglesia Católica, además de bien conocido, carece del impacto que hubiese tenido en otros momentos más “prestigiosos” de la Iglesia de Roma. La discusión sobre el sufrimiento como el eje del amor cristiano —herencia medioeval— está muy superficialmente abordado. (Los elementos sacrílegos existen solo para los creyentes).

Pero en lo que Verhoeven ha logrado acertar es con historias de mujeres perversillas e indefinibles, como la magnífica Elle (2016, con una inolvidable Isabelle Huppert). Algo que ya había ensayado en Bajos Instintos (1992), que si bien tuvo una recepción regular de la crítica, es una película que permaneció en el imaginario colectivo y marcó para siempre la carrera de Sharon Stone.

En Benedetta, además de las poderosas imágenes —y la cuidadosa ambientación de época— lo más interesante es la permanente ambigüedad que rodea al personaje, un ser manipulador y digno de algún estudio psiquiátrico. Algo no menor, considerando lo explícito y crudo de muchas escenas lésbicas. Porque aún así, la retorcida personalidad de Benedetta desconcierta incluso a la pragmática Felicita y desarma hasta al Obispo inquisidor.

BENEDETTA

  • Dirección: Paul Verhoeven
  • Guion: David Birke, Paul Verhoeven. Basada en el libro de Judith C. Brown (traducido como “Afectos Vergonzosos: Sor Benedetta, Entre Santa y Lesbiana”)
  • Música: Anne Dudley
  • Fotografía: Jeanne Lapoirie
  • Reparto: Virginie Efira, Charlotte Rampling, Daphne Patakia, Olivier Rabourdin, Lambert Wilson
  • Francia, 2021
  • Duración: 131 min.

Corazón de fuego

Este largo animado es una película dinámica, que mezcla aventuras, humor y suspenso para relatar una emocionante historia padre-hija. En el Nueva York de los años ’20, Georgia Nolan es una niña alegre que vive sola con su padre, de profesión bombero. Ella sueña con seguir los pasos de su progenitor. Pero el Capitán Nolan le dice que ¡por ningún motivo! Que este no es un oficio para chicas.

 

Cuando Georgia crece y su padre ya está retirado, el presuntuoso alcalde de la ciudad llega a pedirle ayuda al Capitán: hay un pirómano que ha estado destruyendo los teatros de Broadway. Solo queda uno en pie. Al comienzo no muy convencido, Nolan reasume su rol y logra reclutar a unos cuantos voluntarios no muy aptos para la labor. Georgia aprovecha la circunstancia, se corta el pelo, se pone un bigote y así, disfrazada de chico, se presenta en el Cuartel.

En un gran despliegue de colorido y creación de distintas atmósferas, la cámara va desde los interiores más recónditos hasta los vertiginosos rascacielos en construcción.

La tensión se instala en dos sentidos: por una parte, Georgia tiene que esmerarse en no ser descubierta, y por otro, el singular equipo, en una verdadera labor detectivesca debe no solo controlar los desastres que va dejando el pirómano sino intentar descubrir quién es. Aquí el guión juega de manera muy ingeniosa, entregando pistas e instalando ciertas dudas de manera que, luego de varios giros sorpresivos, los protagonistas (y el espectador) lleguen a dilucidar el misterio. Pero también hay un secreto celosamente guardado en torno a Georgia, y no es solo su disfraz de hombre.

La película es un homenaje a las primeras mujeres que integraron el Cuerpo de Bomberos, a quienes se las presenta al final, junto con los créditos.

Encantadora y ¡muy entretenida!

CORAZÓN DE FUEGO (Fireheart)

  • Dirección: Theodore T y, Laurent Zeitoun
  • Guion: Jennica Harper, Daphne Ballon
  • Historia original: Laurent Zeitoun
  • Música: Chris Egan
  • Fotografía Animación: Jericca Cleland, Guillaume Zimmer
  • Francia, 2022
  • Duración: 1 hora 32 min.
  • Doblada al castellano

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Para saber qué ver en cines y por streaming, no te pierdas el recomendado semanal de Ana Josefa Silva en Ex-Ante.


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Mayo 25, 2022

Macrozona Sur: No alimentemos al monstruo de la violencia política. Por Ricardo Brodsky

No extraña ver que quienes glorificaron hace solo meses a los grupos violentos, como los “delantales blancos” o anteayer “los capuchas” o “la primera línea”, se muestren hoy confundidos y desorientados, buscando fórmulas de birlibirloque para no asumir que esta vez es su gobierno y su proyecto el que está en la mira de la […]

Historiador e investigador del CEP

Mayo 25, 2022

¿Sólo dos opciones: el Apruebo o el caos? Por Juan Luis Ossa

“¿Está el Estado de Chile preparado para satisfacer constitucionalmente lo recogido en el borrador? ¿En cuántos años? ¿No demoran acaso las “transformaciones refundacionales” un período de tiempo que los chilenos no pueden ni quieren esperar? La historia enseña que una cosa es el anuncio normativo, y otra muy distinta su implementación”, dice el académico.

Joaquín Barañao (Red Pivotes)

Mayo 24, 2022

Medioambiente y desarrollo: Toda moneda tiene dos caras. Por Joaquín Barañao

Todos queremos proteger al medio ambiente. No hay novedad en declararlo ni gracia en defenderlo. Si fuera por ganas, no existirían ni el cambio climático ni la pérdida de biodiversidad… El punto es que, en paralelo a ese lugar común, convive el anhelo de una casa calentita en invierno, de transporte motorizado, de plátanos importados […]

María José Abud, investigadora del CEP

Mayo 24, 2022

Salario mínimo y apoyo a MiPymes: ¿y el enfoque de género? Por María José Abud

Histórica ha sido la tramitación del incremento del salario mínimo. No solo por el monto, el más alto en 29 años que llegará a agosto a $400 mil pesos, sino también por los acuerdos alcanzados. Entre ellos, el subsidio de $26 mil pesos a partir de ese mismo mes para empleadores de MiPymes y un […]

Ex-ante

Mayo 22, 2022

Nuestra ciencia ficción de todos los días y el plebiscito constitucional. Por Noam Titelman

Si bien hay cosas que no me gustan en el texto constitucional, son muchas las cosas positivas, que nos ayudarán a sanar varias heridas en nuestro tejido social y tener un marco institucional para crecer con inclusión. Por otro lado, espero que la convención tenga la sabiduría de no enamorarse de su obra, reconociendo la […]