Diciembre 17, 2023

En contra de todos: No era la Constitución, ¡estúpido! Por Jorge Ramírez

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.
Imagen: Agencia Uno.

Algunos de los líderes de la derecha que guiaron la campaña del Rechazo en 2023, prematuramente, decidieron habilitar un segundo proceso constitucional. ¿El error? Hacerlo de manera precipitada e inconsulta. Los electores del Rechazo no querían un nuevo proceso. De este modo, los promotores del A favor navegaron siempre a contracorriente de lo que genuinamente su sector anhelaba.


Los chilenos se han pronunciado con claridad, tomando por segunda vez una posición contraria a la idea de reemplazar la Constitución vigente. En octubre de 2022 rechazaron un texto de izquierda, en 2023 rechazaron un texto liderado por los partidos de la derecha institucional.

En 1992 el principal asesor de la campaña presidencial de Bill Clinton obligó a imprimir y pegar un cartel con la frase “es la economía, ¡estúpido!”, como un recordatorio clave para el equipo estratégico, enfatizando que éste debía ser el tema principal y prioritario para ganar la elección presidencial. La clase política chilena, hoy debiera imprimir un nuevo cartel: “no era la Constitución, ¡estúpido!”

La noche del 5 de septiembre de 2022, tras el triunfo del Rechazo, muchos chilenos sintieron alivio. Parecía que el país se había liberado de la amenaza que representaba que una propuesta constitucional refundacional, identitaria y radical guiara los destinos de nuestro país.

Pero el alivio duró poco. Paradójicamente, algunos de los líderes del sector que guiaron la campaña del Rechazo en 2022, prematuramente, decidieron habilitar un segundo proceso constitucional. ¿El error? Hacerlo de manera precipitada e inconsulta. Los electores del Rechazo no querían un nuevo proceso. De este modo, los promotores del A favor navegaron siempre a contracorriente de lo que genuinamente su sector anhelaba.

En este nuevo escenario, el país nuevamente entraba en un espiral de incertidumbre, esta vez guiado por los líderes que hace un par de semanas habían sido capaces de despejarla. Meses después, los Republicanos, quienes eran contrarios a cambiar la Constitución, triunfaron en una elección que nunca habrían querido ganar, liderando un espacio destinado a cambiar un texto constitucional que se habían juramentado proteger. Quienes estuvieron por la negativa (Rechazo 2022), hoy iban por la afirmativa (A favor 2023). Todo muy confuso.

Mientras tanto, el Gobierno, tras haber hipotecado la oportunidad de implementar la Constitución de sus amores en octubre de 2022, aprendió la lección. El activismo de Boric durante el plebiscito de septiembre de 2022, jugando al límite de la intervención electoral, terminó transformando esa elección en un referéndum en torno a su gestión, por eso, esta vez, mientras el país atraviesa por cuatro grandes crisis: económica, de seguridad, de gobernabilidad y de corrupción, desaparecieron y abrazaron el mutismo.

Tampoco es que Boric y su sector hayan tenido mucho que decir, porque en estricto rigor, las alternativas para la izquierda eran legitimar la Constitución del 80, la de Jaime Guzmán, reformada en 2005 por Ricardo Lagos o resignarse a firmar e implementar la Constitución de José Antonio Kast. La izquierda, hoy no tiene nada que celebrar, enfrentaron un partido decisivo donde la expectativa máxima era algo así como “ojalá empatar”.

La derecha, en medio de la desesperación, al ver que las cifras de la opción A favor no repuntaban, apeló a múltiples artilugios. Relevó una encuesta de dudosa reputación, con sede en Miami, que tornó más atingente que nunca ese dicho relativo a que hasta un reloj roto es capaz de dar dos veces al día la hora exacta.

Luego, intentó hacer del plebiscito un referéndum en contra de Boric, pero cuando aplicas la misma receta dos veces, generalmente, no funciona, y así fue. Con todo, el resultado para el sector pudo ser peor, finalmente logró situarse en torno a su piso de votación histórica: el 44%. Con la Constitución vigente, más legitimada que nunca. La misma Constitución que defendió hasta antes de esta segunda aventura constitucional.

De este modo, llegamos a la situación actual. El país dio un giro en 360 grados, una vuelta completa para llegar a donde mismo. Pasando por la izquierda, virando a la derecha, de la Tía Pikachu, al Profe Silva; de Elisa Loncon a Beatriz Hevia. Con más de 150 mil millones de pesos dilapidados en ambos procesos, considerando toda la logística electoral y los gastos permanentes y asociados a la Convención Constitucional, Comité de Expertos y Consejo Constitucional. Una auténtica farra. Un total despilfarro, que no deja nada.

Lo que comienza mal, termina mal. El fuego octubrista fue nihilista; era destituyente, no constituyente. Todo lo que toca el fuego, está condenado a terminar convertido en cenizas. Esta vez, los chilenos han vuelto a votar en contra, con la salvedad de que esta vez, ha sido en contra de todos.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Febrero 29, 2024

La batalla del diputado Winter. Por Ricardo Brodsky

Imagen: Agencia Uno.

Fernando Atria y Gonzalo Winter parecen olvidar que el principal round de la “batalla Cultural” o de la “disputa ideológica” si se prefiere, ocurrió en el proceso constitucional donde el proyecto populista e identitario de la “nueva izquierda”, sufrió un Knockout el 4 de Septiembre difícilmente reversible para el gobierno actual. Pedirle al presidente Boric […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Febrero 27, 2024

Apple TV+: Las 9 portentosas series por las que vale la pena tener este streaming. Por Ana Josefa Silva

Póster de la serie The New Look de Apple TV+.

No es que sean las únicas, pero elegí aquellas que alguna vez encabezaron mi lista de series favoritas (británicas en su mayoría) de algunas temporadas. A ellas sumé las más recientes y atrapantes y que encabezan esta lista. Bonus Track: un par de películas imprescindibles.

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Febrero 25, 2024

Milei, Trump y Bukele: Claves de la conferencia conservadora más grande del mundo. Por Jorge Ramírez

Imagine usted en un mismo fin de semana tener a Donald Trump, Javier Milei, y Nayib Bukele como speakers principales del evento, con una convocatoria que deja poco a la imaginación, CPAC 2024: “Donde el globalismo morirá”. Con Metallica y Guns N’ Roses como música de fondo. CPAC, de algún modo, es pura irreverencia.

Director de Criteria

Febrero 25, 2024

La oposición: entre ingenua y acomodada. Por Cristián Valdivieso

Hasta ahora, la contracara del gobierno ha sido una oposición nutrida de la frustración ciudadana ante la falta de resultados de La Moneda pero que no ha logrado despertar ni curiosidad ni interés electoral per se. Una que no entusiasma. Una oposición que grita, pero no ofrece, que rasca donde no pica y que parece […]

Maduro opera en Chile con la confianza de tener buenos amigos. Por Sergio Muñoz Riveros

La Moneda debe hacerse cargo de las graves implicancias políticas de lo ocurrido, y eso significa ponerse en todos los escenarios posibles. Sería desastroso que diera muestras de debilidad, o creyera que la diplomacia puede obrar milagros. El propio Boric debe entender que los chilenos juzgarán la forma en que él defienda la soberanía nacional […]