Noviembre 11, 2022

Dos coaliciones y una alianza: por qué y para qué. Por Álvaro García Mintz

Coordinador Incidencia Nuevo Trato

Un nuevo modelo de desarrollo no reemplaza el actual, sino que surge desde él y requiere poner en el centro la innovación y el emprendimiento. No se trata de dejar de ser un país minero, sino que pasar de exportar minerales a exportar servicios e inteligencia minera; no hay contradicción entre crear una Empresa Nacional del Litio y fomentar la inversión privada capaz de aprovechar las oportunidades hoy.


Tras el cónclave oficialista y la elección de Vlado Mirosevic como presidente de la Cámara, el progresismo dio un paso clave hacia su rearticulación. Consolidarla nos obliga a preguntarnos por qué y para qué estamos juntos.

Primero lo evidente: lo que une hoy al progresismo es el ejercicio del poder. Cohabitar el Gobierno justifica esta tregua en la disputa por la hegemonía del sector. Y hasta hace poco muchos olvidaban sus implicancias: todos estamos amarrados al derrotero del Gobierno, y el éxito de los gobiernos no se mide por el cumplimiento del programa, sino por su capacidad de navegar las circunstancias sin perder la dirección comprometida. Hoy urge generar resultados, solo eso permitirá romper la inercia en la aprobación ciudadana. Mas tarde será muy tarde.

Enfrentamos una crisis multidimensional de seguridades y el Ejecutivo está encontrando una narrativa de tres seguridades que necesitamos reforzar. A la crisis de seguridad ciudadana se responde con el Acuerdo Nacional por la Seguridad y con una estrategia focalizada en contra del crimen organizado.

A la crisis de seguridad social con la reforma de pensiones, la ambiciosa agenda para enfrentar el déficit habitacional y la reforma tributaria para financiar derechos sociales. A la crisis de seguridad económica, con fortalecidos incentivos al empleo en pymes, inversión en infraestructura pública, el cierre del triste capítulo del TPP11 y el diseño de nuevas transferencias directas.

Pero junto con la narrativa sobre las circunstancias, el Presidente definió prioridades que marcarán el legado del gobierno: un sello social que incluya la mencionada reforma de pensiones, una importante reforma en salud y un legado “feminista”, creando el Sistema Nacional de Cuidados, que junto con la ley de “papitos corazón” vendría a pagar la deuda con las millones de mujeres que siguen cargando con el costo social y económico de cuidar y criar.

Uno podría  extrañar un legado ecológico, operacionalizando la idea de una transición justa para abordar la crisis hídrica y las metas de descarbonización desde la adaptación climática, la justicia social y la innovación verde. O la posibilidad de legar una verdadera política industrial, que desde la lógica de misiones y con la Banca del Desarrollo, nos encamine por fin a sofisticar nuestra matriz productiva. Pero gobernar es priorizar y, aunque eso no excluye avanzar en estas dimensiones, el Presidente ya trazó un camino ambicioso.

Para recorrerlo, habrá que generar al menos dos condiciones habilitantes. La primera de ellas es quizás la gran ausente de las conclusiones del conclave: necesitamos enfrentar la crisis económica y reimpulsar el crecimiento. Para esto será fundamental que la agenda de inversión públicas se materialice a la brevedad. Se deberán implementar nuevos apoyos focalizados y, sobre todo, dar claras señales a la inversión privada, como la reducción significativa de los tiempos para la obtención de permisos sectoriales, sin comprometer el resguardo del medioambiente y el patrimonio.

La segunda condición es ser capaces de construir mayorías políticas. La alianza de dos coaliciones es un paso fundamental, pero no suficiente. El progresismo no puede seguir disperso en una suma de partidos y marcas que se celan y desconfinan, pero que difieren en rostros y trayectorias, mucho más que en ideas. Pero tampoco puede atrincherarse en los límites del Gobierno.

Deberá ser capaz de sumar otras voluntades, lo que exige al conjunto del progresismo, recalibrar ideología y pragmatismo. Habrá que aceptar, por ejemplo, que la vía chilena hacia un Estado de Bienestar deberá incluir la libertad de elegir el prestador de servicios de salud, educación, pensiones.

Entender que un nuevo modelo de desarrollo no reemplaza el actual, sino que surge desde él y que requiere poner en el centro la innovación y el emprendimiento. Que no se trata de dejar de ser un país minero, sino que pasar de exportar minerales a exportar servicios e inteligencia minera; o que no hay contradicción entre crear una Empresa Nacional del Litio y fomentar la inversión privada capaz de aprovechar las oportunidades hoy.

Comprender que, para desarrollar la infraestructura hídrica y la conectividad vial y digital, el sistema de concesiones es necesario y virtuoso. O que, si queremos robustecer el rol del Estado en la provisión de bienes públicos, servicios básicos y orientación al desarrollo, no podemos ignorar la necesidad de una profunda modernización.

No lograremos construir una narrativa creíble sobre el presente ni un legado respetable, si seguimos en esta lógica obtusa donde cada cual se aferra a sus creencias. Contrastarlas con la realidad para viabilizar resultados es una urgencia.  Y es que  el riesgo principal está en que el legado no sea nada de lo anterior, sino que debamos entregar la banda presidencial a un liderazgo populista o extremista.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Diciembre 5, 2022

Chile, un país con la autoestima dañada. Por Iris Boeninger

Chile necesita recuperar internamente confianzas. Para ello se requiere que todos aquellos que conozcan y sean parte de los problemas, tanto del sector privado como de la política, le expliquen a los ciudadanos en forma concreta y sencilla, la verdadera situación. Dejar la ideología de lado es imprescindible, para poder verdaderamente llegar a acuerdos que […]

Director de Criteria

Diciembre 4, 2022

“Chile no está a la altura de lo que fue”. Por Cristián Valdivieso

El Presidente Boric junto a los exmandatarios Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, entre otras personalidades, durante la inauguración de la estatua del expresidente Patricio Aylwin.

Hoy, como nunca antes en los 30 años de la transición, reina el pesimismo y en el horizonte escasean los claros. El futuro se vive con miedo y tristeza más que con esperanza y, para la mayoría de la población, en los próximos 10 años, la calidad de vida empeorará en el país.

Abogada Internacionalista

Diciembre 4, 2022

El Silala ante La Haya: cabos sin atar. Por Paz Zárate

Imagen del Río Silala, en la frontera entre Chile y Bolivia.

La Corte no se pronunció en 6 de los 8 puntos que en total las partes sometieron a su conocimiento; y en los 2 puntos en que aceptó pronunciarse, lo hizo para denegar lo que se le solicitaba. En otras palabras: la Corte no concedió a las partes nada de lo que pedían.

Ex-Ante

Diciembre 4, 2022

La negociación: disfraces, maniobras y tretas de todo tipo. Por Sergio Muñoz Riveros

Reunión de los partidos políticos en octubre en el marco de los diálogos para el nuevo proceso constituyente.

La idea de un nuevo proceso constituyente es expresión de puro voluntarismo. Fue concebida a la carrera por el gobierno para amortiguar el golpe del Rechazo, pero, como era una maniobra de emergencia, sin que hubiera reflexión sobre sus posibles efectos, terminó convirtiéndose en una trampa para los propios oficialistas.

Ex-Ante

Diciembre 3, 2022

Los dioses de Silicon Valley. Por Noam Titelman

Imagen de la ciudad californiana de San José, considerada como la capital de Silicon Valley.

Detrás de cada historia de emprendimiento exitoso hay un colectivo de personas empujando y, a la vez, evitando los excesos que puede traer la fe ciega en genios individuales. Más aún: hay una sociedad y un orden social que permite que surja la innovación y el desarrollo.