Septiembre 11, 2023

Discurso de Boric por 50 años del golpe: una oportunidad perdida. Por Kenneth Bunker

Cientista político
Crédito: Presidencia

Fue un discurso hecho por la izquierda para la izquierda. Salvo una curiosa referencia al expresidente Piñera, todas las citas fueron de y para próceres y líderes del sector. Quizás con justa razón, pero es importante constatarlo, pues a pesar de haber sido un buen discurso, quedará por siempre gravado que fue un discurso hecho para unos pocos.


En su discurso el presidente saltó hábilmente de hecho en hecho repasando muchos de los problemas que llevaron al golpe de 1973. Habló con autoridad desde lo que se considera es la verdad prácticamente oficial visto desde la izquierda. Dejó en claro que para el gobierno existe una verdad, y solo una, sobre lo acontecido. No dejó espacio para dudas o interpretaciones sobre lo que significa el 11 de septiembre en Chile.

Se saltó casi todo el contexto y fue directo al golpe. Ignoró de forma olímpica el hecho de que en la sociedad chilena hay muchas más versiones sobre lo ocurrido. Así, pudiendo haber tejido una historia más representativa y transversal, unificado a casi todas las versiones en una gran verdad, prefirió subrayar solo una parte, la suya. En retrospectiva, queda la sensación de que pudo haber sido más generoso con el beneficio que da ver el pasado en retrospectiva.

Siendo justo, es uno de los mejores discursos del presidente. Siendo justo también, fue un discurso unilateral. Fue un discurso hecho por la izquierda para la izquierda. Salvo una curiosa referencia al expresidente Piñera, todas las citas fueron de y para próceres y líderes del sector. Quizás con justa razón, pero es importante constatarlo, pues a pesar de haber sido un buen discurso, quedará por siempre gravado que fue un discurso hecho para unos pocos.

Así, es una oportunidad perdida. El presidente pudo, por ejemplo, haber tomado la carta firmada por los partidos de la oposición como un ramo de olivo, y haber reconocido en ello un avance, sobre todo considerando que fue una carta que, despojado de simbolismos, matices y detalles, en lo de fondo, en lo esencial, es prácticamente indistinguible a lo planteado por los mismos partidos del oficialismo.

Cierto, pudo haber sido al revés también. La derecha pudo haber cedido y haber aprovechado la oportunidad para acoplarse de una buena vez al hecho de que existe un consenso de facto en la sociedad que lo ocurrido el día 11 es moralmente reprochable. Pero, se entiende en tanto no es la oposición la que carga con el deber de unir, es el oficialismo. Es el presidente el que debe convocar, después de todo es el presidente de todos, y no solo de algunos.

Es legítimo que Boric tenga una posición sobre lo ocurrido y que lo pueda plantear con fuerza y lealtad desde y hacia su sector político. Es, por lo demás, una reacción natural y hasta genuina, que en el tiempo quizás sea reconocida como especial. Pero al plantear su visión y la de su sector, sin considerar a los demás, perdió una tremenda oportunidad de hacer una propuesta innovadora como lectura y aprendizaje del pasado.

Lo ideal hubiese sido instalar a la unidad por sobre todas las cosas. Aprovechando la relevancia simbólica del aniversario, era una oportunidad perfecta para reconocer que la antigua fractura del pasado sigue vigente en el presente y que hay una necesidad urgente de sellar la brecha cuánto antes. El eje rector debió haber sido la reparación social, planteada desde la madurez moral de un gobierno que llegó al poder sin la misma carga emocional que sus antecesores.

No fue así. La unidad no jugó ningún rol en la conmemoración. Brilló por su ausencia. Lo que en los hechos ocurrió es que se planteó lo mismo que se ha planteado en casi todas las oportunidades anteriores. El fondo del mensaje fue el mismo que el que se ha entregado casi ininterrumpidamente desde 1990. Salvo el anuncio del plan de búsqueda, todo lo demás es más de lo mismo.

Puede tener valor, si se considera la importancia que implica el “nunca más” dentro del sector del gobierno. Pero habría que preguntarse, primero, si el mensaje de los 50 años aportó más que el mensaje de los 40, 30 o 20 años, y después, si habría sido más notable, o por lo bajo más útil, haberse arriesgado, innovado y enviado un mensaje que planteara la unión despojada de todo apellido, sin letra chica.

Que no se mal entienda, el discurso fue un buen discurso, pero fue un discurso apuntado a plantear lo mismo que ya se ha planteado antes. En lo de fondo, en lo que importa, no es un discurso que innova. Mañana, el 12 de septiembre, los chilenos no amanecerán más unidos que el 10. La brecha entre los de allá y los de acá seguirá abierta, la polarización seguirá creciendo y los acuerdos seguirán pendientes.

En lo práctico, no hay ganadores. Se conmemoró el hecho y el país avanzará sin novedades. Una lástima considerando todo lo que ha ocurrido, tanto antes como ahora. En medio de la grave situación actual del país, es especialmente triste. El presidente dice que la unión hace la fuerza y que los acuerdos son importantes, pero acaba de cerrar la conmemoración sin darle un solo guiño a la oposición.

El país está cada vez más lejos de encontrar soluciones a los problemas que las personas dicen ser prioritarias. Todo lo que se gana hablando de pasado e ideología se pierde en el presente y el futuro. Hoy, más que nunca, hay pocos incentivos para construir puentes. La oposición no quiere cooperar con el presidente y el gobierno no quiere cooperar con el consejo constitucional. La unión está más lejos que nunca.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Febrero 18, 2024

La (nueva) guerra de los sexos. Por Cristóbal Bellolio

Mujeres y hombres jóvenes haciendo fila para rendir la PAES. Foto: Agencia UNO.

Según estudios recientes, hombres y mujeres jóvenes están tomando opciones políticas muy distintas: ellas van por la izquierda, ellos van por la derecha. Las mujeres de la nueva generación apuestan por las alternativas progresistas que reconocen sin bemoles sus derechos, y los hombres… no están tan seguros. En países tan distintos como Estados Unidos, Reino […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Febrero 18, 2024

Chile en modo catástrofe, Boric en modo vacaciones. Por Jorge Ramírez

El Presidente Boric habla en “Juntos Chile se levanta”, acto en beneficio a los afectados de los incendios forestales en Viña del Mar y Quilpué. Foto: Agencia UNO.

Nadie está obligado a lo imposible. Pero la falta de sentido de urgencia, que supone vacacionar estando a cargo de la conducción del país ante una catástrofe de esta magnitud, constituye una señal muy próxima a la indolencia. Quizás aún hay tiempo para rectificar la decisión y hacer un gesto de entrega a los damnificados […]

Escritor y columnista

Febrero 17, 2024

Perfil: Camila Vallejo, una ausencia incómoda. Por Rafael Gumucio

Imagen: Agencia Uno.

Ser vocera de este gobierno es parte de lo que la hace creíble y querible a los ojos de los votantes. Pero es también lo que la hace cada vez más decepcionante, cada vez menos endosable a los ojos de su partido, el Comunista. Un partido que repite una y otra vez que es el […]

Directora de Investigación de la Facultad de Educación y Ciencias Sociales de la Universidad Andrés Bello

Febrero 17, 2024

Un antes y un después para la centroderecha. Por Stéphanie Alenda

Imagen: Agencia Uno.

El legado de Sebastián Piñera involucra valores como el compromiso con la democracia liberal y la importancia de los acuerdos políticos; un liderazgo que dejó huella por su carácter disruptivo; y figuras políticas depositarias de su confianza. Invita al mismo tiempo a la centroderecha a reivindicar lo sembrado en pos de la construcción de un […]

Ex presidente de la Cámara de Diputados

Febrero 16, 2024

Por qué el mea culpa de Boric cayó como una bomba de racimo en la izquierda. Por Jorge Schaulsohn

Imagen: Agencia Uno.

Para el PC y el Frente Amplio, Boric se pasó de la raya, cruzó un “Rubicón”. Sacrificó el monopolio que sobre los DDHH había mantenido la izquierda. Cometió el “pecado capital” de blanquear a Piñera relativizando su responsabilidad en las violaciones de los DDHH cometidos durante su administración. Responsabilizando también a la izquierda de exagerar […]