Febrero 13, 2024

Aprendizajes político-comunicacionales de un funeral de Estado. Por Claudia Miralles

Gerenta de Comunicación Estratégica de Imaginaccion
Imagen: Agencia Uno.

Cuesta entender que, instalado un clima de acuerdo, reencuentro y mutuos reconocimientos, donde priman los afectos, las formas y símbolos republicanos, rápidamente se desvirtúen con cuestionamientos que invitan a la cultura de la cancelación y a la nociva polarización, que tanto daño le hace a la política y aleja a la ciudadanía de la democracia.


Por estos días presenciamos la realización de un funeral de Estado que debió conjugar la necesidad de rendir honores a quien detentó la primera magistratura de nuestro país con el dolor de sus cercanos, el reconocimiento público y la necesaria intimidad para la familia que sentía la trágica perdida de su ser querido. Así lo vivimos con las exequias del recién fallecido expresidente Sebastián Piñera (Q.E.P.D).

Desde este punto de vista, es oportuno repasar algunos aprendizajes político-comunicacionales.

En primer lugar, queda de manifiesto que cuando hay voluntad de acuerdo de las partes, el resultado es virtuoso para todos. Frente una tragedia como la que acabó con la vida del expresidente no cabe sacar dividendos pequeños. Así, la tragedia, el dolor y también el reconocimiento hacia el ex presidente se tomaron la agenda pública y permitió al país hacer una pausa para honrar a quien fuera electo dos veces para dirigir a Chile.

Naturalmente, la tragedia permitió a sus ex colaboradores y a su sector político agrupar sus fuerzas y desarrollar un relato de su líder que, si bien muchas veces lo criticaron, fue el único que los llevó democráticamente al gobierno desde Jorge Alessandri. Sus voceros privilegiaron el relato del presidente gestor, con grandes hitos en sus dos mandatos.

Una segunda constatación es que, pese a la baja de la popularidad durante su segundo mandato, recibió el homenaje masivo de una ciudadanía que lo consideró un buen presidente. La escena de largas filas de chilenos y chilenas bajo el sol esperando despedirlo por última vez valen más que mil palabras. Muchos símbolos de su gestión estuvieron presentes: la gesta de los 33 mineros, la batalla por las vacunas durante la pandemia y la épica de reconstrucción tras el terremoto de 2010.

El gobierno, por su parte, desplegó con fuerza el relato y los símbolos de la república. Instaló un clima de respeto, de reconocimiento, y propuso un relato referido al talante democrático del expresidente Sebastián Piñera, que votó por el No en el plebiscito de 1988 y que prefirió soluciones de consenso frente a grandes crisis.

Las acciones del gobierno fueron de respeto desde el minuto uno de la tragedia, representados en la primera vocería de la ministra del Interior, Carolina Tohá, la rápida designación del canciller Alberto Van Klaveren como coordinador del funeral de Estado, la guardia de honor de ministros y la sincera despedida del presidente Gabriel Boric, entre tantos otros gestos.

Cuesta entender que, instalado un clima de acuerdo, reencuentro y mutuos reconocimientos, donde priman los afectos, las formas y símbolos republicanos, rápidamente se desvirtúen con cuestionamientos que invitan a la cultura de la cancelación y a la nociva polarización, que tanto daño le hace a la política y aleja a la ciudadanía de la democracia.

Publicaciones relacionadas

Investigadora senior, AthenaLab

Julio 22, 2024

Kamala Harris, candidata: una historia en tres actos. Por Paz Zárate

Bill Clinton dijo alguna vez que los estadounidenses prefieren un líder fuerte aunque equivocado, a uno correcto y débil. Trump está confiado en su triunfo, pero Harris aún tiene una oportunidad para mostrar fortaleza.

Director de Criteria

Julio 21, 2024

¿Un país normalizado? Por Cristián Valdivieso

El Presidente Boric, junto a sus ministros, realizan un punto de prensa tras la reunión del Gabinete Pro Seguridad. Foto: Agencia UNO.

El error clásico de la comunicación política es no reconocer que la realidad se percibe desde las subjetividades. Las personas no solo viven de hechos y cifras, sino de sus experiencias y emociones diarias. Intentar cambiar el estado de ánimo de la población con ideas de un antes y un después es ingenuo y contraproducente.

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Julio 21, 2024

Camila Vallejo y la piromanía política. Por Jorge Ramírez

En los códigos de la política, culpar a las administraciones anteriores de los problemas presentes es un recurso relativamente habitual, aunque ciertamente desgastado. Sin embargo, hay otra razón por la cual las palabras de la vocera resultan dignas de análisis: omiten que, sobre la base del comportamiento previo, ella y su sector político son responsables […]

Boric será juzgado, ante todo, por lo que haga contra la delincuencia. Por Sergio Muñoz Riveros

Si no hay avances concretos respecto de la desarticulación de las bandas criminales, todo lo demás tendrá valor relativo. Más vale que el mandatario entienda que, en el tiempo que le resta de gobierno, allí radica su tarea principal. Debe escuchar a quienes saben de estas materias con el fin de adoptar las mejores decisiones […]

Ex-Ante

Julio 20, 2024

El riesgo de naufragio. Por Pepe Auth

El Presidente Boric realizando los últimos anuncios en materia de seguridad. Foto: Agencia UNO.

2Está en juego el riesgo de naufragio gubernamental, por cierto, de profundizarse la situación de descontrol de la criminalidad. Pero mucho más importante que eso, está en juego también la preservación de la identidad de Chile, para sus ciudadanos y para quienes nos ven desde afuera como un destino posible para visitar o invertir, como […]