Algo es Algo: Sin fritas no hay paraíso. Por Juan Diego Santa Cruz

Cronista gastronómico y fotógrafo

La papa frita es el mejor acompañamiento y no hay más. Imagínese qué hubiese sido del filete con salsa bearnesa sin papas fritas; ¿qué habría pasado con el Frente Amplio sin chorrillana?; ¿cómo hubiese sobrevivido el pollo al velador?; ¿qué hamburguesa ni que ocho cuartos de libra sin fritas?; ¿qué hubiese sido del ketchup? La respuesta es simple: sin fritas no hay paraíso.


Cuando tenía ocho años tuve que meter los dedos a la olla de aceite hirviendo. ¿La razón? Adentro había papas fritas perfectamente listas que arriesgaban quemarse. Era un rescate y sin duda las consecuencias fueron algo duras, pero no se requiere justificar la hazaña: una papa frita en su punto es algo sublime. Es como ver a Mónica Bellucci ahogarse en los rápidos de un río y no lanzarse a rescatarla.

La papa frita es el mejor acompañamiento y no hay más. Imagínese qué hubiese sido del filete con salsa bearnesa sin papas fritas; ¿qué habría pasado con el Frente Amplio sin chorrillana?; ¿cómo hubiese sobrevivido el pollo al velador?; ¿qué hamburguesa ni que ocho cuartos de libra sin fritas?; ¿qué hubiese sido del ketchup? La respuesta es simple: sin fritas no hay paraíso.

El cultivo de la papa se lo debemos a los peruanos y también a los chilenos de la isla de Chiloé. Pero la papa frita es mérito de alemanes (sin quererlo), de franceses y, tal vez, de los belgas. Desgraciadamente, no de los chilotes.

Los agricultores altiplánicos la domesticaron hace unos ocho mil años en las cercanías del lago Titicaca transformando a la papa en pilar del imperio inca del siglo XV y, sin saberlo, de la alimentación mundial. Acompañados de la ventaja estratégica del chuño, la papa seca, lograron gobernar desde Colombia hasta el río Maule.

El camino hacia la fritura fue largo. En 1560 Pedro Ciesa de León llevó la papa inca hasta el puerto de Sevilla pero, como las papas no aparecían mencionadas en la Biblia, se les creía diabólicas y no se consumieron hasta mucho después. A los europeos les gustaron las flores de la papa más que el tubérculo.

En 1756 cuando comenzaba la Guerra de los Siete Años, el Kaiser Federico el Grande de Alemania y Prusia se empeñó en que se cultivara la papa para no depender solamente del trigo para alimentar a sus tropas y a su pueblo. El Kaiser, que a diferencia de los reyes incas era desobedecido por sus súbditos y no conseguía que cultivaran las papas, mandó a un grupo de “sicólogos” armados con fusiles a un pueblo que se negaba a comerlas.

Los aldeanos se convencieron a tal punto que transformaron a la papa en una fuente fundamental de alimentación prusiana y, sin quererlo, también de la francesa. En esos mismo días cayó preso el agrónomo y naturalista francés Antoine Parmentier. Parmentier pasó siete años en una cárcel de Prusia y sobrevivió a punta de papas al desayuno, almuerzo y comida.

Al volver a su país sin haberse hartado de las patatas, el naturalista logró convencer a los franceses de comerlas. Trabajó para que se  derogaran las leyes que prohibían su cultivo y convenció hasta a Luis XVI de sus beneficios, impulso definitivo que desencadenó, a manos de chef franceses, todo tipo de recetas como el puré y, desde luego, la más importante: las papas fritas.

Los belgas no están de acuerdo con nada de lo que he contado. Ellos reclaman para sí la autoría de la papa frita. Parece que les pasa a menudo eso de andar llevándole la contra a los franceses. Son como nuestra Bolivia. Ellos sostienen que en 1680 unos pescadores del pueblo de Namur se quedaron sin cocinar su amado pescado frito porque se congeló el río y, como no tenían nada que comer, se les ocurrió freír papas. Yo no pondría las manos en el aceite hirviendo por esto, pero que el cuento es bueno, es bueno, y sobretodo es un cuento con un final feliz.

Las papas también son endémicas de Chiloé donde hay más de cuatrocientas variedades. Pero no sólo no hubo imperio ni nada que se le parezca, sino que además perdimos la oportunidad de ser los primeros en freírlas.

Con la papa entre las manos, los habitantes de la isla podrían haber colonizado hasta Buenos Aires y el Palacio de la Papa Frita habría sido chilote. Por desgracia, los chilotes cocinan la papa como si fueran a comerla imbunches sin lengua. El chapalele, bolo alimenticio hecho de papa hervida y harina que más encima se lo echan al curanto, y el milcao, grudo que se hace mezclando papas crudas y cocidas y que lamentablemente se hierven en agua, constituyen de los errores estratégicos más grandes de nuestro país. Imagínese que si los chilotes las hubiesen pelado y tirado a la grasa hirviendo de algún chancho ¡la papa frita sería chilota!

A pesar del sinsabor que deja el haber perdido la oportunidad histórica que las papas fritas fueran creación criolla, es una gloria comerlas porque sin fritas no hay paraíso. Algo es algo.

Recetas para el domingo

Para este domingo dos recetas. Las papas fritas con un método que es trabajoso pero muy recompensante y un puré muy fácil, liviano y singular.

Papas Fritas

  • Para 4 personas.
    • 1 kilo de papas peladas y cortadas.
    • 30 ml. de vinagre blanco o de vino blanco.
    • 2 lt. de agua.
    • 2 litros de aceite de maravilla.
    • Sal

Esta receta es para las papas del supermercado, en general corahilas, pero si se topa con papas yaganas que son más amarillas no dude en comprarlas. Lo mismo sobre los diferentes aceites apropiados para freír: el mejor es el de maní pero es caro y escaso así es que el aceite de maravilla está más que bien. Sobre cómo cortarlas, lo ideal es tener una mandolina pero el cuchillo igual funciona; en cualquier caso, procure que sean flacas, entre 0,5 y 1 cm. por lado.

Al freírlas dos veces se consigue un exterior crujiente, y al congelarlas se obtiene un interior esponjoso. Lo mejor de esta receta es que permite trabajar con anticipación a la fritanga final. Que la receta da trabajo no hay duda, pero también mucha satisfacción.

Corte las papas y consérvelas en agua para que no se pongan negras.

Ponga en una olla las papas con el vinagre y dos litros de agua. Cocine a fuego fuerte hasta que hierva el agua. Cocine por 10 minutos aproximadamente. Las papas deben quedar tiernas pero sin que se desarmen. Cuélelas y póngales sobre toallas de papel para que se sequen completamente.

Mientras se secan las papas ponga dos litros de aceite en una olla grande y caliéntelo a fuego fuerte hasta que llegue a los 200 grados. Si no tiene termómetro puede probar tirando una papa al aceite; ésta debe empezar a freírse de inmediato.

  • Separe las papas en tres o cuatro montones.
  • Fría las papas por 50 segundos, de a un montón a la vez, y revuelva con una espumadera.
  • Saque las papas cuando se cumpla el tiempo y póngalas en una fuente con toallas de papel para que boten todo el aceite.
  • Espere que que el aceite se vuelva a calentar y repita con los montones de papas faltantes.
  • Deje que las papas se enfríen por unos 30 minutos. Continúe con el siguiente paso o, para mejores resultados, congele las papas hasta el día siguiente y hasta por 2 meses.
  • Vuelva a hacer dos o tres montones de papas.
  • Comience a freír a 200 grados por aproximadamente 3 1/2 minutos.
  • Retire las papas de la olla y póngalas sobre toallas de papel. Para que no se enfríen mientras se fríen las restantes, puede ponerlas en un horno a 90º.
  • Coloque todas las papas fritas en un bolo grande y póngales sal.

¡A disfrutar!

Puré de papas con ajo

  • Para 4 personas.

Es mala estrategia cocer papas peladas porque el sabor se queda en el agua de la cocción. Para hacer un buen puré es muy recomendable cocer las papas con cáscara y pelarlas cuando estén calientes, eso sí, además de ser más difícil que pelar papas crudas, uno se quema los dedos y es más lento. Esta receta es con las papas peladas ya que la leche en que se cuecen las papas se aprovecha para formar el puré. No le tema a la cantidad de ajo porque su sabor al cocinarse en leche no es agresivo, sino que suave y dulce.

  • 1 kg. de papas.
  • 1 cabeza de ajo, con los dientes separados y pelados.
  • 2 hojas de laurel.
  • 750 ml. de leche entera.
  • 750 ml. de agua.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.

Corte las papas en cuatro y póngalas en una olla junto al ajo, la leche, el agua y las hojas de laurel. A fuego fuerte cocine hasta que hierva el líquido y a continuación ponga el fuego bajo. Siga cocinando unos 15 minutos o hasta que las papas estén blandas. Cuele las papas pero reserve al menos 200 ml. del líquido. Bote las hojas de laurel. Pase las papas y el ajo por un moledor de papa. En un bolo agregue la leche a las papas hasta obtener la consistencia deseada, agregue el aceite de oliva y sal y pimienta a gusto.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Escritor y columnista

Abril 13, 2024

Perfil: Diosdado Cabello, el omnipotente. Por Rafael Gumucio

Chile y su gobierno son últimamente de los blancos favoritos del humor color hormiga de Cabello. El desprecio con que trata al Presidente de Chile, la pachorra con que se refiere a las bandas de crimen organizado que se han ido convirtiendo en la principal exportación del régimen bolivariano, son algo más que el desahogo […]

Ex-Ante

Abril 13, 2024

Chile y el caso de Ronald Ojeda: Todo tibio. Demasiado tibio. Por Kenneth Bunker

Cuando el canciller venezolano esta semana sugirió que el Tren de Aragua no existe, el gobierno de Chile no hizo más que deslizar un par de críticas. Mientras que la ministra Tohá adoptó un tono parental, hablando de meros “insultos”, la ministra Vallejo esbozó la idea de que el Presidente estaba evaluando llamar a consulta […]

Director ejecutivo del Instituto UNAB de Políticas Públicas y ex ministro de Educación.

Abril 13, 2024

Niños sin matrícula y restricciones para abrir nuevos colegios: ¿Quién paga la cuenta? Por Raúl Figueroa Salas

“La capacidad de gestión de un gobierno, tantas veces ninguneada, es una pieza fundamental de las políticas sociales efectivas. Diagnósticos claros, objetivos precisos y acciones concretas con una mirada local son necesarias para abordar las urgencias. La tendencia a la centralización y deshumanización de las propuestas como una vía de solución tiende a fracasar y […]

Abogado, ex presidente de la Cámara de Diputados

Abril 12, 2024

La dictadura chavista tiene santos en la corte en Chile. Por Jorge Schaulsohn

Imagen: Agencia Uno.

Frente a un hecho gravísimo que comprometió la seguridad nacional, el gobierno chileno no dijo absolutamente nada, trató el crimen como un delito común. Ignoró completamente a la viuda negándose a recibirla. Solo lo hizo ahora ante este nuevo impasse, un gesto que estas alturas aparece como oportunista y cruel. El propio Presidente salió en […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Abril 12, 2024

Las 7 series que hay que ver: humor, thriller, ciencia-ficción, “true-crime”. Por Ana Josefa Silva

Imagen de Eiza González en "El problema de los tres cuerpos", disponible en Netflix.

La mayoría son de este año. Y sí, la mayoría son thriller o de acción, pero muy distintos: algunas son comedias; otras, de humor muy pero muy negro; una es una radiografía a la corrupción; otra, un “true-crime” y también incluí la serie ciencia-ficción que está arrasando en estos días. Además, una serie que había […]