Mayo 15, 2022

Libertad de prensa bajo ataque. Por María Jaraquemada

Directora Ejecutiva Chile Transparente

La Directora Ejecutiva de Chile Transparente aborda la baja de Chile en el ranking anual de libertad de prensa y el escándalo del momento en España, “con la divulgación de que la inteligencia nacional habría utilizado el famoso programa Pegasus -creado en Israel- para espiar a políticos catalanes e incluso al presidente del Gobierno”.


El 3 de mayo se conmemoró el Día Mundial de la Libertad de Prensa, en el cual se realizaron diversas actividades para resaltar su relevancia, amenazas y desafíos, particularmente en América Latina. Una de las principales preocupaciones es la seguridad de quienes cumplen un rol tan clave en nuestras alicaídas democracias. Sin libertad de prensa que fiscalice al poder de turno, los gobiernos autoritarios y/o corruptos están a la vuelta de la esquina y con impunidad.

Probablemente por eso mismo nuestra región se caracteriza por un ambiente de inseguridad hacia la prensa y de impunidad de sus ataques, siendo el año pasado la segunda más mortífera del mundo. México muestra la peor cara en este asunto: en lo que va del año, la organización Reporteros Sin Fronteras señala que ha habido más asesinatos de periodistas en dicho país que en Ucrania.

Lamentablemente en todos lados se cuecen habas. Esta semana falleció en nuestro país una periodista asesinada reporteando las manifestaciones del 1 de mayo y otra en Palestina reporteando un campo de refugiados. Nuestro país descendió 28 puestos en el ranking anual de libertad de prensa, principalmente por ataques y agresiones sufridas por periodistas, algunas de ellas de manos de la policía y organismos de inteligencia militar. No olvidemos casos de periodistas como Mauricio Weibel -que destapó el Milico-Gate- que fue espiado de una manera fraudulenta por la inteligencia estatal, amparado por la justicia.

A esto podemos sumarle el escándalo del momento en España, con la divulgación de que la inteligencia nacional habría utilizado el famoso programa Pegasus -creado en Israel- para espiar a políticos catalanes e incluso al presidente del Gobierno. Para quienes no conocen este programa, es como el que supuestamente se utilizó en Chile en la Operación Huracán, pero uno de verdad y que han comprado gobiernos de todo el mundo para espiar a periodistas, activistas de derechos humanos y anticorrupción, como también a políticos de oposición.

En nuestra región se ha conocido que se ha utilizado al menos en México y El Salvador. Ignoramos si nuestro país también lo ha adquirido o utilizado, pero hay estimaciones que al menos 45 países -más y menos democráticos- lo tienen.

Lo anterior implica una grave vulneración a los derechos humanos y la libertad de prensa. Sin duda que las actividades de inteligencia son clave para resguardar la seguridad nacional y que hasta en los países más desarrollados y neutrales cuentan con ella. La guerra en Ucrania probablemente llevará a que varios países vuelvan a gastar más en materias de defensa y las labores de inteligencia asociada. Sin embargo, es clave que ésta sea bien utilizada, no solo por un tema de no violar derechos humanos como la libertad de prensa -algo básico en una democracia que se precie de tal-, sino para que ésta sea realmente efectiva.

Por esto, tenemos que pensar en cómo podemos modernizar nuestro sistema para que cumpla sus fines -lo que ha estado en cuestionamiento post estallido con informes como el monitoreo de redes sociales-, realmente sirva para detectar posibles actividades que atentan contra la seguridad de las personas y controlar el avance del crimen organizado.

Para esto se requiere que los recursos que se tienen realmente se utilicen en esto y no en espiar o intervenir las comunicaciones de activistas, dirigentes sociales y periodistas que incomodan al poder, además de sistemas de control externo efectivos. Muchos países desarrollados en los últimos años han avanzado en esta línea, ya sea dándole más poder de control a sus Congresos o a entidades independientes del gobierno de turno.

En momentos en que la seguridad se vuelve un tema relevante, requerimos una verdadera inteligencia estatal, pero ésta no puede estar fuera de control y perseguir a quiénes buscan fortalecer nuestra democracia y no a quienes realmente la socavan.


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Julio 3, 2022

Avanzar en digitalización del Estado puede mejorarles la vida a las personas. Por Noam Titelman

La agenda de digitalización es una gran oportunidad para el actual gobierno y para el país. Quizás no sea un aspecto que cope la atención del debate público, pero puede tener un tremendo impacto en la vida de las personas. Ojalá el actual gobierno, con apoyo transversal, avance decididamente en esa dirección.

Director de Criteria

Julio 3, 2022

El Apruebo y la dificultad de separar el mensaje del mensajero. Por Cristián Valdivieso

El sector que aboga por la victoria del Apruebo apuesta a que, con el cierre de la Convención, las huellas que dejaron las polémicas no serán determinantes, y que la campaña logrará transcender la amargura ciudadana para así centrarse en el contenido de una propuesta constitucional que, en su visión, sí estaría en sintonía con […]

Ex-ante

Julio 2, 2022

El espíritu constituyente: Una oportunidad perdida. Por Kenneth Bunker

El texto fue escrito desde la revancha, y con actitudes seudo autoritarias. Se excluyó a sectores políticos completos del proceso y se adoptaron reglas que no se adoptaría en ninguno de los países de los cuales se ha mencionado que podrían servir de modelo para Chile. Es, para efecto de toda evaluación técnica, un fracaso.

Ex-ante

Julio 2, 2022

Daniel Stingo, víctima de si mismo. Por Rafael Gumucio

La escuela política de Stingo fueron los matinales. Sin un animador al lado se anima demasiado y cae en el insulto, el desprecio, hablando de “mi platita” como si preocuparse de ello fuera de tonto, o riéndose de la edad de Ricardo Lagos o de la preocupación por la propiedad privada de un poblador de […]

Ex Presidente de la Cámara de Diputados

Julio 1, 2022

Gabriel Boric: El vía crucis de un Presidente que no quiere (o no puede) ser líder. Por Jorge Schaulsohn

No veo al Presidente como un líder empoderado para manejar una situación política y económica compleja que empeorará. Ni tampoco explicándole a la ciudadanía qué es lo que él quiere y necesita, cuál es su visión para salir del impasse político-económico-social y constitucional, sino más bien evadiendo la realidad, minimizando los errores.