Enero 19, 2021

Cambio de mando en EEUU: el tipo de gobierno que hará Biden, el centrista

Patricio Navia
Foto: Europa Press.

Mientras en muchos otros países el poder siempre aparece asociado a la persona—de ahí el exceso de líderes caudillistas en América Latina—en Estados Unidos, el poder siempre ha estado asociado a la presidencia. La persona que ocupa la oficina oval y se sienta en el resolute desk, posee el poder mientras ocupe ese cargo.

  • A sus 78 años (los cumplió el 20 de noviembre de 2020), Joe Biden será el presidente que asuma el poder con más edad en la historia de Estados Unidos. Con 1 metro 83 centímetros de estatura, este abogado titulado en la Universidad de Syracuse al norte del estado de Nueva York en 1968 es un político de carrera.
  • Habiendo sido electo concejal en el condado de New Castle en Delaware en 1970, Biden nunca más volvió a trabajar en el sector privado. Después de 2 años como concejal en el condado más poblado de Delaware—que incluye a la capital del Estado, Wilmington, Biden se presentó tempranamente, a los 29 años, como candidato al Senado en Delaware en noviembre de 1972.
  • Desde enero de 1973 hasta enero de 2009, Biden fue reelecto 6 veces como senador por Delaware. En 2008, aunque era también candidato vicepresidencial de Obama, Biden ganó de forma concurrente su última elección a senador por Delaware.

Retiro y regreso: Después de servir como vicepresidente de Obama por dos periodos, Biden decidió no presentarse como candidato en las primarias presidenciales del partido demócrata en 2016. La muerte de su hijo mayor, Joseph Biden III, (“Beau”) producto de un cáncer fulminante a los 36 años lo hizo retirarse de la política.

  • Después de haber perdido trágicamente a su esposa Neilia y su hija Naomi de un año de edad en un accidente automovilístico en 1972, la muerte de Beau—el hijo favorito de Biden, que había además iniciado una promisoria carrera como fiscal electo en el estado de Delaware—fue demasiado para este experimentado político.
  • Pero tres años después, el polémico y controvertido estilo de gobierno de Trump y las políticas que había implementado el presidente republicano hicieron que Biden abandonara su retiro y decidiera competir por la nominación presidencial demócrata.
  • Biden se sumó a una cancha con muchos candidatos y su estilo de hombre tranquilo, unificador, centrista y moderado pareció no prender entre los votantes demócratas. Después de las primarias de Iowa y New Hampshire, Biden parecía derrotado. Pero después de una clara victoria en South Carolina—un estado con muchos votantes negros—Biden revivió y terminó quedándose con la nominación presidencial.

Paralelo con Aylwin: Aunque las comparaciones nunca son perfectas, si hubiera que buscar un político chileno que se parece a Joe Biden, el primer nombre que se viene a la cabeza es el de Patricio Aylwin.

  • Igual que Aylwin, Biden siempre fue un político que buscó ubicarse al centro de su partido. Cuando el Partido Demócrata se corrió a la derecha, Biden también lo hizo. Cuando el partido—y el país—se corrieron un poco más a la izquierda, adoptando posiciones más tolerantes respecto al matrimonio igualitario y los derechos de las minorías, Biden también abrazó esas causas. Biden es un político que busca posiciones moderadas, pero que va evolucionando a la par de la sociedad.
  • Sus críticos argumentan que Biden no tiene posiciones marcadas sobre nada, que se mueve para donde va el sol. Pero, igual que Aylwin, Biden ha ido evolucionando de la misma forma que evoluciona el país. Nunca ha sido el campeón de ninguna nueva causa. Las banderas que ha defendido siempre han sido aquellas que la mayoría de la población apoya.
  • No es un progresista que busca saltarse torniquetes ni un conservador que resiste contra los cambios sociales. Biden siempre avanza moderada y pausadamente por el centro.

Un miembro de la elite: Con una vida entera como parte de la elite política estadounidense, Biden también conoce muy bien muchos temas, pero nunca ha sido un obsesivo micro manager. Por eso, Biden se siente cómodo nombrando gente técnicamente capaz y políticamente hábil.

  • El gabinete que ha anunciado—y que comenzará a ser fácilmente confirmado por el Senado en los próximos días—está repleto de estrellas, expertos y políticos con ambición de sucederlo. Para Biden, eso no es problema. Al contrario, con su experiencia, y dada su edad, Biden—al igual que Patricio Aylwin cuando asumió el poder en 1990—sabe que su gran desafío es lograr la reconciliación nacional. Con su estilo sanador, Biden buscará ser el presidente que vuelva a unir a los estadounidenses.
  • Para eso, deberá combatir a los radicales de izquierda en su partido y deberá lidiar cuidadosamente con la molesta presencia de Donald Trump en la arena política—la comparación de Trump con Pinochet es polémica, pero al menos hay una similitud en que tanto los demócratas como los republicanos preferirían que Trump se retirara ya de la política, pero es improbable que eso ocurra en los próximos 4 años.
  • Biden no va a intentar refundar a Estados Unidos. Al contrario, buscará más bien reconstruir la fortaleza institucional que se debilitó durante el cuatrienio de Trump.
  • Más que reformas radicales, Biden buscará impulsar reformas que generen amplios consensos. Porque su foco estará en la recuperación de la economía—y para eso, se centrará también en una campaña de vacunación contra el Covid-19 de 100 millones de personas en sus 100 primeros días de gobierno—Biden buscará construir un discurso de unidad y un mensaje de que en Estados Unidos caben todos.

Medidas polémicas y resistidas:  Es verdad que algunas de sus medidas serán polémicas y resistidas.

  • Su decisión de aumentar impuestos a los más ricos y a las empresas generará rechazo, pero probablemente logrará ser aprobada en el Congreso, incluso con votos republicanos.
  • Su decisión de regularizar a más de 12 millones de inmigrantes ilegales también será controvertida, pero ayudará a que millones puedan entrar a la economía formal. Su compromiso con que Estados Unidos vuelva al acuerdo de París y que el desarrollo compatible con la protección al medioambiente sea el norte de su gobierno es una visión ampliamente compartida por los estadounidenses y celebrada en el mundo.
  • Biden no es un socialista de closet ni un estatista desenfrenado. La izquierda del partido demócrata históricamente ha desconfiado de Biden precisamente por su disposición a forjar acuerdos con los republicanos. Biden está dispuesto a llegar menos lejos con tal de que haya un apoyo más amplio a las reformas que se impulsen. Su registro de votación mientras fue senador dejan muy en claro sus posiciones moderadas y centristas.
  • Para los chilenos que se acuerdan de los años de la transición, el estilo y la personalidad de Joe Biden les harán recordar, guardando las diferencias que producen 30 años, la forma en que Patricio Aylwin intentó unir al país, lidiar con el complejo legado de Pinochet (y su permanente presencia en la política chilena) y, a la vez, hacer que su primera prioridad fuera el crecimiento económico y la reducción de la pobreza.
  • Nada garantiza que el gobierno de Biden sea exitoso, pero es claro que este católico practicante de misa semanal, hombre de familia, político de carrera y abogado de hablar tranquilo y de discurso unificador tiene un mensaje y una estrategia que cambio moderado, gradual y pragmático que le vienen muy bien a un país que está profundamente dividido y polarizado respecto a la figura de Donald Trump.

 

 

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Octubre 3, 2022

[Confidencial] “Al fin. Te estuvimos esperando cinco años”: el erróneo mensaje del Presidente a la nueva embajadora de EE. UU.

Embajadora Bernadette Meehan, Presidente Gabriel Boric y canciller Antonia Urrejola. Créditos: @USAmbCL (Twitter)

La legación norteamericana efectivamente no tuvo un embajador, pero solo durante tres años y medio. Bernadette Meehan se presentó ante Boric el viernes 30 de septiembre.

Eduardo Olivares C.

Octubre 3, 2022

[Confidencial] Subsecretario Ahumada agenda viaje a Singapur para reunión de países del TPP11 en medio de alta tensión política en el oficialismo

Subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, José Miguel Ahumada. Créditos: Subrei

El jefe de la Subrei tiene previsto participar en una cita ministerial en que se evalúa el desempeño del tratado que Chile no ha aprobado. Su viaje podría suspenderse a último momento. Ahumada y la canciller Urrejola estuvieron esta mañana en La Moneda.

Marcelo Soto

Octubre 3, 2022

Cristián Valdivieso y las lecciones del caso Bolsonaro para Chile: “Hay un voto oculto contra el progresismo”

El socio y director de Criteria, Cristián Valdivieso, sostiene que hay importantes datos que analizar en la reciente elección brasileña, donde Bolsonaro sorprendió al sacar una votación mucho mayor a la esperada: 43%, a cinco puntos de Lula, con 48%. “Hoy manda la lógica del día a día y los valores materiales, lo cual hace […]

Ex-Ante

Octubre 2, 2022

Lula y Bolsonaro se enfrentarán en segunda vuelta en la elección más polarizada de la historia de Brasil

Con un 92,99% de los votos escrutados, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva obtiene un 47,46% frente a un 44,05% del actual mandatario Jair Bolsonaro. Con el resultado, ambos se enfrentarán en segunda vuelta el 30 de octubre. El vencedor asumirá el 1 de enero.

Eduardo Olivares C.

Septiembre 30, 2022

Álvaro Jana: estrategia de las side letters del TPP11 “es un desincentivo a la inversión. Es un mal mensaje”

Álvaro Jana, abogado y ex jefe de la Direcon

Como jefe negociador de Chile desde la Direcon, Álvaro Jana encabezó las primeras tratativas del Acuerdo Transpacífico cuando Estados Unidos ingresó a la mesa de conversaciones. Hoy tiene una mirada crítica de la estrategia de side letters que lleva adelante el Gobierno con José Miguel Ahumada a la cabeza.